www.economiadehoy.es

ENTREVISTA

José Manuel de Riva, Presidente de AMETIC.
José Manuel de Riva, Presidente de AMETIC.

José Manuel de Riva, Presidente de AMETIC

José Manuel de Riva define las actividades de Ametic (Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales) como un hipersector que engloba: "Electrónica, Comunicaciones, Tecnologías de la Información, Contenidos Digitales, Medios y Servicios, que participan y son el fundamento de la Nueva Economía, nos referimos a ella como economía del conocimiento o economía digital, un contexto clave para el desarrollo futuro de nuestra sociedad. Estamos convencidos de que las empresas y las tecnologías que representamos están en la base de una auténtica transformación del tejido productivo tradicional".

¿Qué es la economía digital?

La economía digital es simplemente la economía, porque hoy en día todo es digital. No hay ninguna actividad económica, no hay ningún proceso de generación de valor o de riqueza que no tenga algo de digital, que no tenga que ver con la digitalización. Por eso todos los ámbitos de la economía son digitales y lo van a ser cada vez más.

¿Cuál es el nivel de digitalización en España?

Está en una situación deficiente, no suficientemente desarrollada. Por muchos motivos. Si nos comparamos con los países de nuestro entorno, vemos que lo que nuestras empresas invierten está por debajo en el esfuerzo por la digitalización. Además, la apuesta que ha hecho el Gobierno por la digitalización siempre ha estado en un segundo plano, siempre ha quedado para después. Es verdad que en algunos aspectos hemos hecho algún esfuerzo y en algunos temas particulares estamos por encima de la media, pero el balance no es positivo.

¿Por qué esta falta de interés de los gobiernos?

Bueno, eso habría que preguntárselo a ellos, pero, en general, porque creo que lo digital no ha dado nunca problemas, o sea, los gobiernos se han preocupado de otras cosas. Lo digital se ha venido desarrollando básicamente por iniciativa privada, por iniciativa de las empresas, incluidas las empresas de infraestructuras. Así se han logrado unos niveles de uso de las capacidades digitales tanto a nivel doméstico, ciudadano y de empresa relativamente satisfactorios, y a los políticos no les preocupa o no se dan cuenta es que en esta carrera tenemos que ir todos de la mano. Tiene que haber un consenso de Estado.

Lo cierto es que si no nos damos cuenta de que esto es una materia a largo plazo donde estamos compitiendo a nivel global y donde, además, la competitividad de nuestro país se va a medir en términos de cómo estamos de digitalizados, siempre vamos a ir a la zaga. Los países que han invertido más en digitalización son los países que van a la cabeza en crecimiento y en productividad.

Es una carrera a largo plazo, una carrera que no tiene una meta definida, la meta está muy arriba. Es muy difícil ver hacia dónde nos va a llevar todo esto dentro de 20 ó 25 años, por eso la carrera seguirá existiendo, sustentada, básicamente en tres puntos clave: el primero, la educación; el segundo, la I+D y el tercero, la industria, que no se han cuidado. Si nos estamos quedando rezagados en estos tres pilares, cada vez nos costara mayor esfuerzo estar en los puestos de cabeza.

¿Qué puesto ocupamos con relación a nuestros socios europeos? ¿Y cuál deberíamos ocupar en función de nuestra importancia económica?

No habrá ni crecimiento, ni un futuro industrial para nuestro país, si no nos marcamos como objetivo ubicar a España, entre 2018 y 2020, en el top 20 del índice NRI (Networked Readiness Index) del World Economic Forum, y en el top 10 del índice europeo DESI (Digital Economy and Society Index).

En el año 2015 España ocupaba el puesto 34 en el NRI y el puesto 14 en el DESI, muy lejos de donde necesitaríamos estar para poder afirmar que estamos y estaremos entre los países desarrollados.

Estos índices miden el nivel digitalización en la sociedad y en las empresas y ahí hay algo que no nos debe inducir a error. Cuando el Gobierno habla de estas cosas, dice que tenemos muchos smartphones, mucha telefonía móvil, mucha conexión a Internet en todo el territorio con lo cual estamos muy bien. Eso es una parte de los índices, pero lo más importante es como se utiliza, porque que yo tenga un smartphone no significa que esté digitalizado, es mucho más que eso. No significa que la sociedad este digitalizada y tampoco que lo estén las empresas que son las que, en general, van a tirar de la economía, del empleo, de la creación de riqueza.

Al no invertir en tecnología después de la crisis se perdieron muchas inversiones, se perdieron grandes proyectos tecnológicos que hubieran transformado las empresas. En general, en la economía española estamos en una situación donde no se afrontan ni se hacen grandes proyectos de inversión a largo plazo. También las empresas tienen que entender que tener una página web no significa que hayas transformado tus procesos productivos.

En septiembre organiza el XXX Encuentro de Telecomunicaciones y Economía Digital, ¿cuáles son los objetivos de este encuentro?

Este año celebramos el 30 aniversario por lo que queremos hacer un encuentro con mayor impacto a todos los niveles, no centrado en tecnología, ni aplicaciones concretas sino más en cómo España debe transformarse digitalmente para afrontar los retos de futuro.

Hemos introducido mesas de debate, siete mesas redondas donde vamos a debatir sobre temas transcendentales que van a impactar en nuestro futuro y que van a cambiar la forma de hacer las cosas como, por ejemplo, en la industria, las smartcities, la ciberseguridad, el mundo de la educación y de los futuros empleos que van a surgir, como consecuencia de la transformación digital. También vamos a hablar de temas regulatorios, de Europa. Lo que pretendemos es hacer un foro de debate que transmita a la sociedad y al Gobierno que está por venir. No creo que para esa fecha tengamos ya un nuevo ejecutivo pero, al menos, espero que los políticos que nos escuchen nos tengan en cuenta.

Una de las cosas que hemos solicitado desde AMETIC es que se cree un Ministerio de Economía y Sociedad Digital que agrupase todas las actividades que tienen que ver con la digitalización, para tratar de buscar mejor coordinación. Desde mi punto de vista, las TIC han estado un poco relegadas dentro de un Ministerio que tenía otras prioridades. Las TIC nunca han sido motivo de preocupación dentro del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, o no lo han sido con la intensidad que nos hubiera gustado.

¿Un ejemplo de lentitud sería todo lo que se ha hablado de la digitalización de la justicia, lo que ha pasado y como siguen los juzgados?

La Justicia es un claro ejemplo de que la digitalización en el ámbito de las administraciones públicas ha estado a la cola de las prioridades políticas. Concretamente, se nombró un CIO (Chief Information Officer) de la Administración Pública que tenía, en teoría, las funciones de agrupar, coordinar y planificar una acción conjunta a nivel de la Administración Central y los resultados han sido muy pobres.

En general, la Administración Pública, quitando algunas excepciones no está suficientemente digitalizada, la ventanilla única electrónica es un mito y la gran barrera es la propia idiosincrasia del funcionario y las estructuras muy recias y poco flexibles que hay.

¿Los licenciados que salen ahora de las facultades de Económicas, Empresariales o de Administración de Empresas tienen una idea clara de que es la digitalización de la economia?

No, precisamente una de las cosas que nosotros estamos pidiendo es que a las carreras técnicas se les de un vuelco orientándolas más a entender que es la digitalización. La digitalización no es solamente tecnología, no es aplicar una herramienta o un sistema a un problema, es más un cambio de reglas de juego. Los mercados cada vez son más globales, más difusos y más abiertos. Los ciclos de los productos cada vez son más cortos y es necesario trabajar con gran volumen de datos y con una gran globalidad. Que tú ahora mismo estés tomando una decisión aquí y puedas poner a disposición de millones de usuarios un producto cambia las reglas del juego, desde el punto de vista de las oportunidades pero también desde el de las amenazas. Ese cambio de mentalidad no se aprende en un máster de tres semanas o seis meses, es algo que tiene que comenzar desde abajo, incluso desde la EGB. Hay que reinventar la educación, hay que crear sociedades más disruptivas que premien el talento y el emprendimiento. Es necesario saber trabajar en modo colaborativo, entender que el talento se puede multiplicar si sabes moverte en un mundo colaborativo.

Nos gustaría que el nuevo Gobierno, en la legislatura que está por venir, entienda que la digitalización de la economía no sólo es un tema de presupuestos y recursos, sino que es un tema en el que se pueden hacer mejores cosas con los mismos recursos, pero queriendo hacerlas. El nuevo Gobierno debería apostar por la formación dual que ha sido un éxito en los países que nos rodean. Toca orientar la educación y la formación hacia el mundo empresarial.

De vez en cuando se oye que se devuelven fondos estructurales de la Unión Europea que las empresas o los organismos no consumen. ¿Cómo es posible?

Por ejemplo, en 2015 dentro del PLAN AVANZA del Ministerio de Industria, los fondos disponibles eran, en su mitad, para ayudas directas y no se han asignado, porque dicen que no han encontrado los proyectos de calidad suficiente y necesaria para poder recibir estas ayudas. Con lo cual muchas empresas se han quedado con proyectos a mitad de camino, teniendo en cuenta que el mundo de la innovación es muy complicado ya que está sometido a mucho riesgo e incertidumbre. Me parece muy grave la no asignación de los recursos disponibles y de ayudas de Bruselas por no encontrar proyectos adecuados.

----------------------------

CLAVES PARA GANAR LA REVOLUCIÓN DIGITAL EN ESPAÑA, SEGÚN AMETIC

  • AMETIC considera indispensable un compromiso político real y a gran escala del nuevo gobierno con la Economía Digital.
  • La Economía Digital es la gran apuesta europea por la recuperación y el crecimiento y España necesita adherirse a unos principios básicos: desarrollar un Mercado Digital Único Europeo (sin fronteras, sencillo, con reglas equilibradas y eficaces) y promover una transformación digital de los sectores productivos que ayude a alcanzar un peso de la industria del 20% en nuestro PIB. Esto requiere, además, una apuesta decidida por el incremento en la inversión en I+D+i, una mejor maquinaria formativa y una Administración modernizada gracias a las nuevas tecnologías.
  • La razón por la que consideramos que se trata de una prioridad absoluta la ciframos en que no habrá ni crecimiento ni un futuro industrial para nuestro país si no nos marcamos como objetivo nacional ubicar a España en el top 20 del índice NRI (Networked Readiness Index) del World Economic Forum y en el top 10 del índice europeo DESI (Digital Economy and Society Index) entre 2018 y 2020. En el año 2015 España ocupó el puesto 34 en el NRI y el puesto 15 en el DESI (por debajo de la media europea a pesar de haber mejorado respecto a 2015), muy lejos de donde necesitaríamos estar para poder afirmar que estamos y estaremos entre los países desarrollados.
  • En materia de innovación es indispensable incrementar la inversión en I+D+i al menos hasta el 3% del PIB, unificando la gestión de todos los esfuerzos de I+D+i en una única agencia nacional mandatada por los Ministerios con competencias sectoriales y elevando la deducción fiscal por proyectos de innovación tecnológica como mínimo hasta el 18%.
  • La Compra Pública Innovadora ha de convertirse en palanca de transformación digital, debiendo alcanzar el 3% de la inversión nueva de las AAPP y habilitar la figura del “Chief Innovation Officer” y/o la del “Chief Digital Officer” en todas las Administraciones Públicas.
  • Será clave desarrollar líneas de proyectos tractores durante la legislatura con una relevante masa crítica de presupuesto para posicionar al país como referencia internacional en dominios como Smart Cities, Industria 4.0, e-Health, Infraestructuras Inteligentes de transporte, etc; así como en áreas de especialización tecnológica como 5G, Internet 3D, uso del Cloud Computing y Big Data tanto por el sector privado como en todos los servicios de las Administraciones Públicas para su transformación digital.
  • Es recomendable lanzar un mínimo de 10 macroproyectos de transformación digital de los sectores productivos en España entre 2016 y 2018 en sectores estratégicos como el turismo, el textil, el de automoción, el agroalimentario, el químico, el farmacéutico, el naval, el aeroespacial, el de defensa, el de maquinaria, etc. Se creará en el Congreso de los Diputados una nueva comisión de “Economía Digital y reindustrialización de España” que habrá de seguir estos proyectos tractores y garantizar que se desarrollan y que cuentan con los medios adecuados para hacerlo.
  • En materia regulatoria es fundamental reducir la presión fiscal específica que soporta el sector y avanzar en la implementación efectiva de la Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones y en el cumplimiento de la Ley 20/2013 de Garantía de la Unidad de Mercado, para desarrollar los reglamentos pendientes y promover la adaptación de las normativas autonómicas y municipales.
  • En materia de formación, se potenciarán las vocaciones STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) entre los jóvenes, incorporando desde la educación primaria las oportunas asignaturas de contenido tecnológico adaptadas a la nueva realidad digital, así como un programa de sensibilización permanente sobre la seguridad y la confianza en lo digital y fomento de la cultura emprendedora. Es urgente una reformulación de la Formación profesional (FP) y la formación universitaria que resuelva el actual desajuste entre la demanda de las empresas y la oferta de profesionales procedente del sistema educativo español. Se habilitarán medidas fiscales o económicas que incentiven la colaboración Universidad-Empresa y la formación dual.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.