www.economiadehoy.es
Acuerdo de impuestos corporativos del G7: ¿Quién gana, quién pierde?
Ampliar

Acuerdo de impuestos corporativos del G7: ¿Quién gana, quién pierde?

viernes 11 de junio de 2021, 13:13h
Antes de la cumbre del G7 de este fin de semana, analizamos quién ganará y quién perderá con la tasa impositiva mínima global propuesta recientemente de al menos el 15% para las empresas. id:72790
Entre los grandes países de Erosión de Base y Traslado de Beneficios (BEPS) para los que se disponía de datos, encontramos que Polonia, España, China y los Países Bajos son claros ganadores; Estados Unidos, Reino Unido, Rusia e Italia son relativamente ganadores; Francia, Japón y Canadá no están ganando ni perdiendo y que Irlanda, Brasil y Hungría son claros perdedores del trato. La decisión del G7 ha iniciado un proceso de negociación crucial, que incluirá una reunión virtual de más de 130 naciones el 30 de junio para acordar los cambios propuestos por la OCDE en relación con la fiscalidad global bajo el paraguas de la iniciativa BEPS. A continuación, se celebrará una cumbre del G20 en Venecia el 9 de julio para la aprobación de estos acuerdos y luego se espera una posible aprobación en octubre de 2021 durante otra reunión del G20. Mientras tanto, y dado el respaldo de Estados Unidos a las propuestas de la OCDE, surgieron tensos debates y negociaciones en países como México (necesidad de reducir las lagunas fiscales), Irlanda (necesidad de aumentar la tasa impositiva corporativa del 12,5%), Hungría y el Reino Unido ( propuesta de excluir actividades financieras del convenio).

La iniciativa BEPS tiene como objetivo revertir la caída a largo plazo de la tasa impositiva corporativa legal (Figura 1) en el contexto de la crisis de Covid-19, que indujo un fuerte aumento de la deuda pública mundial y, por lo tanto, creó una gran necesidad de encontrar nuevas recursos.

Figura 1 - Tasas impositivas legales sobre sociedades (%)

Aunque la eventual implementación de este acuerdo llevará mucho tiempo debido a problemas de ratificación, la iniciativa representa un momento único de convergencia fiscal global. A largo plazo, la tasa impositiva mínima global para las empresas multinacionales podría afectar el crecimiento potencial de las economías a través de diferentes canales:

  • El canal de repatriación de capital o crecimiento de la productividad : los países con tasas impositivas corporativas inferiores al 15% serán menos atractivos y las EMN podrían verse tentadas a repatriar capital a su economía nacional. Es probable que esta repatriación produzca un choque de productividad positivo en la economía que se beneficia de ella, mientras que el país que experimenta una salida de capitales registrará un choque de productividad negativo con consecuencias a largo plazo.
  • El canal de términos de intercambio: los países que se benefician de la repatriación de capitales también reforzarán sus capacidades de producción y, por lo tanto, reducirán su dependencia de las importaciones (lo contrario para países con tasas impositivas inferiores al 15%, que podrían enfrentar una mayor dependencia de las importaciones).
  • El canal de la deuda pública : la repatriación de capital contribuirá a reforzar el potencial de crecimiento de las economías que ven el flujo de capital de regreso a casa. Esto creará nuevos recursos fiscales y contribuirá a reducir el nivel de deuda como porcentaje del PIB, o al menos reducirá su ritmo de crecimiento. Por el contrario, los países que ven deteriorarse su competitividad fiscal debido al impuesto mínimo global podrían tener más dificultades para estabilizar su deuda pública.
  • El canal de inversión pública o efecto crowding-in / crowding-out: los países que ganan en competitividad gracias a este reequilibrio global podrían tener un mayor incentivo para aumentar el tamaño de la inversión pública como porcentaje del PIB, en particular en un contexto donde la demanda de Se espera que los bienes públicos aumenten después del Covid-19. Este canal de transmisión es ambiguo en términos de impacto, ya que podrían producirse efectos tanto de entrada como de salida. Suponemos una continuación de la tendencia de cinco años que precede a la creación del impuesto.
  • El canal de ingresos por impuestos corporativos o canal de redistribución : mayores ingresos tributarios corporativos como porcentaje del PIB podrían seguir un movimiento de repatriación de capital para países con una tasa de impuesto corporativo superior al 15%. Los países con tasas impositivas corporativas inferiores al 15% sufrirán un menor nivel de competitividad y registrarán salidas de capital, seguidas de menores ingresos fiscales que normalmente se obtienen de las ganancias corporativas de empresas extranjeras.

Para identificar a los ganadores y perdedores de esta decisión histórica, primero estimamos el potencial de crecimiento de una muestra de 16 economías (entre el primer trimestre de 1993 y el cuarto trimestre de 2020) en función del crecimiento de la productividad, el crecimiento de la población activa y la participación de las importaciones en el total. economía, la participación de la inversión pública como porcentaje del PIB, la deuda pública como porcentaje del PIB y la participación de los ingresos tributarios-fiscales corporativos como porcentaje del PIB (ver el anexo 1 para los resultados precisos de nuestras estimaciones). A continuación, estudiamos el impacto en cada variable después de un choque, lo que nos permite tener en cuenta los diferentes canales de transmisión mencionados anteriormente.

Suponemos que el tamaño del shock en cada canal dependerá de la brecha entre la tasa del impuesto corporativo de un país en 2020 y el nivel del 15%. En consecuencia, identificamos tres grupos de países: el Grupo 1 (pequeña distancia) tiene una distancia tomada en el primer tercil de todas las distancias, el Grupo 2 tiene una distancia media y el Grupo 3 una distancia alta en comparación con el umbral del 15% (ver Tabla 1, y apéndice para detalles completos sobre otros supuestos).

Tabla 1: Distancia entre la tasa impositiva corporativa actual y la tasa impositiva mínima global del 15%.

Para cada canal de transmisión, estimamos el impacto sobre el potencial de crecimiento, teniendo en cuenta los diferentes tamaños de los choques determinados por la distancia entre la tasa impositiva nacional y el impuesto mínimo global del 15%. En este sentido, simplificamos al extremo el análisis de sensibilidad diciendo, por ejemplo, que el país que se encuentra en el grupo 1 (distancia más cercana al nivel de impuestos del 15%) registraría una desviación estándar de 1.5 del choque de productividad (contra 1 y 0.5 choque de desviación de la productividad para los países del grupo 2 y del grupo 3). Nuestros resultados asumen “en igualdad de condiciones” y apuntan principalmente a presentar algunos elementos de sensibilidad (ver Tabla 2) con respecto al proyecto de una tasa impositiva mínima global para las empresas.

Tabla 2 - Impacto en el crecimiento potencial debido a una tasa impositiva corporativa mínima global del 15%

La mayoría de nuestro panel con una tasa de impuestos corporativos superior al 15% se beneficiaría de tal acuerdo. Sin embargo, los países con tasas impositivas corporativas por debajo del 15% verían su potencial de crecimiento afectado negativamente.

Encontramos que Polonia sería el principal beneficiario (+ 0,8 puntos porcentuales de un potencial de crecimiento de 5 años del 3,4%), seguida de España (+ 0,77 puntos porcentuales de un potencial medio del 0,7%) y China (+ 0,67 puntos porcentuales de un potencial del 6,6%). La producción potencial de EE. UU. Aumentaría en 0,34 puntos porcentuales al pasar de 1,80 en promedio entre 2015-2019 a 2,1. Para países con una tasa impositiva corporativa superior al 25%, como Japón, Francia y Brasil, nuestro análisis enfatiza que su ganancia de variación de crecimiento potencial es menor y casi insignificante o incluso negativa en el caso de Brasil. Por ejemplo, la variación del crecimiento potencial de Francia para establecer una tasa impositiva corporativa mínima del 15% sería cercana a cero (-0,05 puntos porcentuales desde un potencial medio del 1,3%). En este contexto, está claro por qué esta categoría de países insiste en elevar la tasa impositiva mínima global propuesta. En general, consideramos que se requeriría una velocidad promedio de convergencia para alcanzar el nuevo nivel de potencial de crecimiento que eventualmente refleje un nuevo estado de competitividad o atractivo. En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, registrar un shock positivo de + 0.3pp sobre el potencial de crecimiento del 1.8% requeriría entre 2 y 3 años para ser completamente visible.

Los países con una tasa impositiva corporativa por debajo del 15% perderían en gran medida con una tasa impositiva mínima global. Irlanda, cuya tasa impositiva actual es del 12,5%, podría ver caer su crecimiento potencial en -2,14 puntos porcentuales (desde un potencial de crecimiento del 5,9%). Esta importante caída debe interpretarse con cautela, pero puede dar una idea de por qué Dublín se ha opuesto a una armonización fiscal europea. Asimismo, Hungría, cuyo tipo impositivo actual es del 9%, podría ver reducido su potencial de crecimiento en -1,85 puntos porcentuales (desde un potencial medio de crecimiento del 2,9%).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios