www.economiadehoy.es
AleaSoft: Analizando el mito del Nord Pool: Energía limpia y precios bajos
Ampliar

AleaSoft: Analizando el mito del Nord Pool: Energía limpia y precios bajos

jueves 20 de junio de 2019, 07:09h
Para el público en general, la producción de electricidad en los países nórdicos es el ideal a alcanzar: energía limpia y a precio bajo. id:46715
Pero esa imagen también tiene parte de mito: ni siempre los precios son los más bajos, ni toda la producción de electricidad es limpia y libre de emisión de CO2 y gases de efecto invernadero en general. En el siguiente artículo, AleaSoft analiza el mercado eléctrico de los países nórdicos y sus perspectivas de futuro.

El mercado mayorista de electricidad de los países nórdicos, gestionado por la empresa noruega Nord Pool, agrupa siete países divididos en dieciséis zonas de mercado: seis zonas de mercado en Noruega, cuatro en Suecia, dos en Dinamarca, una en Finlandia y una en cada una de las tres repúblicas bálticas: Estonia, Letonia y Lituania.

Estos siete países alcanzan un consumo de electricidad de alrededor de 420 TWh anuales, un consumo inferior al de Alemania o Francia, pero mayor que el de España, Italia o Reino Unido. Por ello, se le considera uno de los mercados eléctricos más importantes de Europa que, además, es de los más extensos territorialmente y con interconexiones tanto hacia el sur con Europa continental como hacia el este con Rusia y Bielorrusia.

Precios del mercado mayorista de electricidad
De las dieciséis zonas de mercado del Nord Pool, los precios más bajos se encuentran en las zonas de mercado de Noruega, Suecia y Dinamarca. Los precios más caros se suituan en Letonia y Lituania, mientras que Estonia y Finlandia se encuentran a medio camino, pero más cerca del grupo de países con precios más bajos.

Desde 2016, se ha incrementado claramente la convergencia de precios entre todas las zonas de mercado y en los próximos años esa será la tendencia, a medida que incremente la capacidad de las interconexiones entre las zonas de mercado. Durante el año 2018, las dieciséis zonas de mercado registraron exactamente el mismo precio y estuvieron completamente acopladas durante 1703 horas, un 20% del tiempo. Este fenómeno del acoplamiento total en el Nord Pool se produjo tan solo un 9,3% de las horas en 2017 y un 4,3% en 2016.

El operador del mercado también publica un “precio del sistema” que representa el precio que se obtene en cada hora sin tener en cuenta limitaciones en la capacidad de las interconexiones, es decir, considerando infinita la capacidad de interconexión entre todas las zonas de mercado. En 2018, el promedio del precio del sistema fue de 43,99 €/MWh, un 50% más alto que en 2017 y un 63% más alto que en 2016. Este incremento de precio está correlacionado con incrementos parecidos en el resto de mercados eléctricos europeos y con incrementos en el precio de los combustibles (63% de incremento de precio del gas TTF y 53% del precio del carbón API 2 desde 2016) y del precio de los derechos de emisión de CO2, que se ha triplicado durante los dos últimos años.

Aun gozando de una gran cantidad de energía renovable en su mix de producción de electricidad, se observa cómo los países nórdicos se ven afectados por las variaciones de precios de gas y carbón, y también de los derechos de emisión de CO2. Esto se debe a que la mayor parte de su generación renovable es hidroeléctrica, una fuente gestionable cuyo precio de oportunidad está influenciado, entre otros, por el precio de las ofertas de las tecnologías térmicas, ya sean de las propias zonas de mercado nórdicas o de otros países como Alemania a través de las importaciones de electricidad.

Los precios negativos no son algo extraño en el mercado Nord Pool, aunque en los últimos años solamente se han dado en las dos zonas de mercado de Dinamarca, con un valor mínimo de ‑200 €/MWh en 2012, mientras en 2018, el precio mínimo horario fue de ‑15 €/MWh. Dado el poco volumen de estas dos zonas denle el conjunto del Nord Pool, estos precios negativos no aparecen en el precio del sistema, que en 2018 tuvo un precio horario mínimo de 2,17 €/MWh.

Comparado con el resto de mercados europeos, el mercado eléctrico nórdico ha sido históricamente el de precio más bajo, disputándose esta condición con el mercado alemán, pero resultante claramente ganador durante la última década.

Potencia instalada
La potencia hidroeléctrica domina claramente la capacidad de producción de electricidad en los países nórdicos, con un 45% del total de capacidad instalada. La mayoría de potencial hidroeléctrico se sitúa en Noruega y Suecia, con 29 GW y 16 GW respectivamente, aunque también representa una fracción importante del parque de generación en Finlandia (3 GW y un 18% de la capacidad total del país) Letonia (1,5 GW y un 54% del total) y Lituania (1,0 GW y un 29% de toda la potencia nacional).

Seguidamente de la potencia hidroeléctrica se sitúa la capacidad eólica, con el 15% de toda la potencia de producción del mercado. Los parques eólicos se encuentran situados principalmente en Suecia, con 7,5 GW y el 18% de la capacidad del país, y Dinamarca, con 4,8 GW y el 32% del total nacional.

El resto de tecnologías renovables son ya claramente menos presentes en los países nórdicos. La capacidad solar, con 0,7 GW, representa el 0,6% del total del parque nórdico concentrado prácticamente en su totalidad en Dinamarca, y el resto de tecnologías renovables se sitúan al 2,4% de toda la capacidad instalada.

La nuclear se sitúa como tercera tecnología en los países del Nord Pool en cuanto a potencia instalada, por detrás de la hidroeléctrica y la eólica. Solo dos de los siete países cuentan con reactores nucleares: Suecia, con 8,6 GW donde la nuclear representa el 21% del total de la potencia instalada del país, y Finlandia, con 2,8 GW y el 16% del total de la potencia nacional.

El conjunto de renovables y nuclear, que son tecnologías sin emisiones de CO2, representan el 73% del total de la capacidad de producción de electricidad en los países nórdicos.

Las tecnologías térmicas de generación de electricidad con gas, carbón y fuel-oil, representan el 19% del parque de producción de electricidad. La distribución de la potencia térmica entre los distintos países es muy dispar. Mientras Suecia y Noruega tienen nula o muy poca capacidad térmica, en el resto de países estas tecnologías representan una fracción considerable de su parque de producción. Por ejemplo, en Estonia la potencia térmica representa el 76% de su capacidad total; en Dinamarca, el 59%; en Lituania, el 48%; y en Finlandia y Letonia, el 39%.

Mix de producción de electricidad
En cuanto a la electricidad finalmente generada con cada tecnología, no sorprende que la gran mayoría, concretamente el 53% en 2018, provenga de las centrales hidroeléctricas. En segundo lugar, se encuentra la producción de las centrales nucleares que supera a la producción de los parques eólicos aun teniendo una menor capacidad instalada. En 2018, la generación nuclear supuso el 21% de toda la electricidad producida, frente al 9,8% de la eólica.

Las tecnologías renovables en su conjunto representaron el 62% del total generado en 2018. Si se añade la producción nuclear, el valor asciende al 84% de la producción. Esta generación es nula o muy baja en emisiones de CO2, lo que sitúa a los países nórdicos en una posición privilegiada de cara a la eliminación completa de la emisión de gases de efecto invernadero en el sector de la producción de electricidad.

También los precios históricamente bajos del mercado Nord Pool están relacionados con esta gran parte de la generación de electricidad con tecnologías renovables y nuclear, tecnologías con costes variables y de oportunidad bajos.

La generación térmica de electricidad con gas, carbón y fuel-oil, por su parte, se situó en 2018 en el 8,8% del total de la producción.

Además de los intercambios de electricidad entre los propios países del mercado Nord Pool, éstos también tienen interconexiones con Rusia, Países Bajos, Polonia, Bielorrusia y Alemania. Durante los últimos seis años, el saldo de intercambio de electricidad con Rusia siempre ha sido importador con 11,7 TWh netos importados en 2018. El segundo balance de intercambios más importante ha sido con los Países Bajos, esta vez en sentido exportador con un saldo de 3,7 TWh exportados en 2018. El balance con Polonia ha tendido a aumentar en los últimos años y desde 2007 el saldo neto es exportador, siendo en 2018 de 3,6 TWh.

El futuro de la energía nuclear y las renovables
Como ya se ha visto, el nivel de emisiones de la producción de electricidad en los países del Nord Pool es muy bajo gracias a las renovables, prácticamente toda hidroeléctrica, y la nuclear. De cara a disminuir aún más las emisiones, todos los países del Nord Pool apuestan en mayor o menor medida por el incremento de la capacidad renovable y la reducción de la generación con combustibles fósiles, sobre todo carbón y fuel-oil.

Con respecto a la tecnología reina ahora mismo, la hidroeléctrica, solamente Noruega tiene planes para aumentar su potencia instalada de manera notable en el futuro. En cuanto a crecimiento, la eólica está en prácticamente todos los Planes de Energía y Clima como apuesta importante de cara al incremento de la capacidad renovable. Y aunque podría parecer que la tecnología solar tiene poco recorrido en latitudes tan altas, el incremento de la generación con esta tecnología se espera que sea muy importante en los países del Nord Pool, y si bien no alcanzará los niveles de generación de la hidroeléctrica ni de la eólica, a largo plazo podría llegar a cubrir un 5% de toda la demanda de electricidad.

En cuanto a los combustibles fósiles, hay una intención clara de reducir la generación con carbón en Suecia, Finlandia y Dinamarca, los países que más usan este combustible. Pero su eliminación completa no se percibe en un horizonte cercano. También es muy clara la voluntad de reducir la generación con fuel-oil en Estonia, el país que más lo usa con mucha diferencia, pero, de nuevo, su erradicación total no se espera en el medio o largo plazo.

Finalmente se encuentra el dilema de la tecnología nuclear: no emite CO2 pero requiere la gestión de sus residuos. Los dos países con reactores nucleares en la actualidad afrontan el futuro de manera muy distinta. Por un lado, Finlandia tiene previsto prácticamente duplicar su potencia nuclear en los próximos años. Por el otro lado, Suecia prevé cerrar progresivamente todas sus centrales empezando en los próximos años, pero con un empuje final a partir de 2035 para tener todas las centrales apagadas en 2050.

Todo ello mientras se prevé que la demanda de electricidad vaya incrementándose en los próximos años, aunque se espera que sea a un ritmo muy bajo, una media en torno al 0,5% anual a largo plazo. También hay que tener en cuenta que hay trece proyectos planificados para incrementar la capacidad de interconexión de los países del Nord Pool con países terceros en los próximos quince años que podrían incrementar la capacidad de interconexión en más de 10 GW.

Para más información, se puede consultar el siguiente enlace: https://aleasoft.com/es/panorama-mercados-electricos-europeos-paises-nordicos/

Artículo original AleaSoft: Analizando el mito del Nord Pool: Energía limpia y precios bajos publicado en comunicae.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.