www.economiadehoy.es

Alfa Romeo Stelvio 2.0 Q4 Auto.8

Alfa Romeo Stelvio 2.0 Q4 Auto.8
Ampliar

280 CV de estilo deportivo italiano

jueves 10 de enero de 2019, 23:30h
Con la personalidad inconfundible de la marca, el Stelvio, como la mayoría de sus hermanos, muestra una personalidad única que le hace, por un lado, parecer un SUV fuerte y poderoso y por otro un deportivo de considerables dimensiones.
Hasta el lanzamiento del Stelvio, Alfa Romeo no había “explorado” el mundo de los llamados SUV o todocamino, pero la gran demanda en el mercado de este tipo de vehículos, ha hecho que Alfa se haya decidido a ofrecer un vehículo de esas características, es decir, no un todoterreno puro, sino un modelo con aspecto de ello por su mayor altura y su compacta apariencia, aunque su tracción integral le permite salir fuera de la carretera con cierta eficacia y esta versión además hacer verdaderos “pinitos” de conducción deportiva.

Exteriormente el Stelvio no puede disimular su procedencia, con líneas generales suaves y sencillas, sabiamente distribuidas a lo largo de toda la carrocería que no muestra señales radicales, pero que transmiten una innata elegancia y el saber hacer de los productos diseñados por los italianos. Pero no debemos olvidar la otra característica ya particular de Alfa Romeo, la de la deportividad, pues esas sinuosas y elegantes líneas, también trasmiten una contundencia deportiva, con unos pasos de rueda que sobresalen de la carrocería, dando un aspecto más ancho y poderoso al coche que, como no dispone además de un frontal inconfundiblemente Alfa Romeo que, desde el legendario 1.900 de principios de los años cincuenta y con distintas evoluciones, está compuesto por el típico “trilóbulo”, con el triángulo invertido central y las dos rejillas de custodia laterales en su parte inferior más o menos evolucionadas, que en este caso se convierten en grandes entradas de aire, para la parte inferior del motor y los frenos delanteros, además de alojar en la derecha el radar de proximidad. Los faros son estrechos y contiene la luz de día de led y un faro bi-xenon direccionable de una sola óptica, es raro que aún no incorpore la tecnología led en estos faros principales. En resumen un frontal inconfundible y muy logrado, solo “roto” por la siempre antiestética matrícula.

Lateralmente se aprecia claramente la compacidad de modelo, pues su longitud de 4.687 mm. no es excesiva, aunque si puede presumir de una anchura generosa. Esa apreciación de ser un coche compacto viene dada también por su propio diseño, pues el techo baja decididamente hacia atrás, desde su mitad, como si quisiera envolver la parte trasera redondeada, pues la luneta continua esa curva descendente. Es esta versión, las llantas son de 19” y tienen un llamativo diseño exclusivo. En la visión de esa parte trasera destacan también las líneas redondeadas y hasta la visera situada sobre la luneta tiene esas líneas. Como los grupos ópticos son también estrechos como los faros, pero en esta ocasión con tecnología led, la chapa con sus estudiadas y sinuosas líneas dominan el portón, mientras que el paragolpes en su parte inferior es de plástico sin pintar para formar una línea de continuidad con la parte de la carrocería bajo las puertas y el arco que adorna el paso de las ruedas. Un liso difusor de aire de color aluminio y dos dimensionadas y redondas colas de escape, “adornan” esta bonita trasera del primer SUV de Alfa.

Como ocurre en el exterior, el habitáculo también es sencillo y sin grandes alaracas creativas. Todo está en su sitio y todos los mandos son accesibles, pero no hay nada que llame la atención como no sean las dos redondeadas viseras que “rompen” la recta línea de la parte superior del salpicadero. Debajo de esas dos viseras otras más envolventes protegen los dos relojes habituales de cuentavueltas y velocímetro, lo que recuerda de alguna forma a modelos de antaño de la marca. Estos dos indicadores están separados por una pantalla de 7 pulgadas que facilita información sobre el estado del coche, ordenador, etc. En el centro del rectilíneo salpicadero se sitúa la pantalla multifunción de 8,8”, completamente integrada, tanto que si no se activa el arranque y se ilumina pasa completamente desapercibida. No es táctil y se maneja desde un botón situado en la consola junto a los asientos delanteros. Bajo ella encontramos las salidas de aire horizontales, mientras que las laterales son redondas, y más abajo los mandos del climatizador. Todo muy sencillo y con un aspecto al que quizás le falte algo de sofisticación, es decir que los materiales parecen demasiado rudimentarios, faltos de elasticidad. Aún así, no hay que negar que a la hora de su utilización no encontramos ni vibraciones ni desajustes, todo esta muy bien terminado y todo muy racionalmente dispuesto.

Los asientos tienen un buen aspecto deportivo de piel en esta versión, sujetan muy bien el cuerpo y sus reglajes eléctricos y el del volante no plantean ningún problema para cualquier tipo de anatomía. El trasero es más adecuado para dos personas, pues el túnel de la transmisión es bastante alto y la persona que iría en el centro tendría más dificultad para ir más cómodo. El maletero tiene unas formas muy regulares y capacidad es de 525 litros, que se puede aumentar al abatir el respaldo trasero en tres partes a elegir. La apertura y el cierre del portón es eléctrica.

El equipamiento es bastante completo, aunque se echan de menos algunos elementos que ya son casi habituales hoy en día, como es el que se proyecte información elemental en el parabrisas, espacio para la recarga de móviles por inducción, que los faros sean de led o que los asientos no sean ventilados (Si lo son calefactados). Independientemente de estos elementos, sí encontramos otros que aportan una gran seguridad a la conducción y al confort. Entre los primeros encontramos el sistema de frenado integrado (IBS) que asegura una frenada rápida y precisa (Como hemos podido comprobar), aviso de colisión frontal y freno de emergencia autónomo con detección de peatones, Aviso de salida de carril LDW, detector de ángulo muerto (BLIS) con detector de tráfico de cruce en la parte trasera o el control de crucero activo (ACC), etc. Entre los segundos, los de confort, el Stelvio además de incluir los más habituales de hoy en día, ofrece un gran despliegue de posibilidades de infoentretenimiento, con reconocimiento de voz, conectividad para los teléfonos móviles, un equipo de sonido de primera, como hemos podido comprobar que incluye altavoz adicional de graves, etc.

En esta ocasión la unidad de prueba montaba un motor de dos litros de gasolina, de cuatro cilindros, todo en aluminio, con distribución del tipo Multi-Air electro-hidráulica, monoárbol, que desarrolla una potencia de 280 CV a 5.250 r.p.m y un par de 400 Nm a 2.250 r.p.m. Va situado en posición transversal, dispone de inyección directa, turbo de geometría variable, intercooler…..Un motor todo aluminio que, como es de esperar en un Alfa tiene una respuesta rápida y contundente a los requerimientos del acelerador, lanzando al coche con decisión hacia delante y además con un sonido lejano bastante agradable. Las recuperaciones no se quedan atrás y gracias a lo bien estudiadas que están las relaciones del cambio automático, no se pierde ni un instante aunque haya que pasar desde una velocidad alta a casi parado y viceversa. Las velocidades van entrando una tras otras sin tirones, ni dudas y con contundente precisión. Desde luego la caja automática ZF de 8 relaciones es de las más eficaces que hemos probado en bastante tiempo, además de su suavidad, interpreta rápidamente la forma de conducir y así se adapta a las circunstancias. La caja de cambios, si se quiere se puede utilizar de forma manual, cosa que no es realmente necesario dada la rapidez de funcionamiento, se dispone de unos enormes pulsadores situados tras el volante. Tan grandes que al utilizarlos se roza involuntariamente bien el mando del limpia o el de las luces. La velocidad máxima se sitúa en los 230 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h en los 5,7 segundos.

El Alfa Romeo Stelvio cuenta con el nuevo selector Alfa DNA, que modifica el comportamiento dinámico del vehículo seleccionado por el conductor: Dynamic, Natural y Advanced Efficiency (nuevo modo de ahorro de energía). En concreto, el modo Dynamic acentúa las prestaciones y la maniobrabilidad reactiva. La respuesta de la dirección es más precisa, el frenado es más inmediato y los sistemas de control electrónico no interfieren con el placer de la conducción deportiva. El modo Natural es perfecto para contextos urbanos y autopistas. La maniobrabilidad se adapta al confort y a la economía de combustible. Por último, el nuevo Advanced Efficiency maximiza el ahorro de energía y minimiza los niveles de emisiones. Por cierto, el consumo medio se sitúa en los 7 litros.

El Stelvio es un coche que, a pesar de su volumen, se muestra ágil y rápido por lo que las curvas de las que deriva su nombre, son un elemento natural. A esa agilidad contribuye, por un lado su rapidísima dirección y por otro su excelente bastidor derivado del no menos excelente Giulia. Las suspensiones con paralelos deformables en ambos ejes, se comportan con una envidiable eficacia y disfrutan de un muy bien estudiado compromiso entre el confort y la seguridad. Como para rematar un conjunto tan Alfa Romeo, los frenos están más que de sobre a la altura de las prestaciones y son eficaces y potentes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.