www.economiadehoy.es

Alternativas para pedir financiación en tiempos de cuarentena

Alternativas para pedir financiación en tiempos de cuarentena
Ampliar
jueves 07 de mayo de 2020, 12:07h
Tanto a través de la banca online, de sus aplicaciones móviles o por vía telefónica los bancos han activado diferentes formas telemáticas para que podamos solicitar préstamos online sin tener que salir de casa. id:58285
A pesar del estado de alarma, los bancos siguen operando y es posible conseguir financiación. Tanto a través de la banca online, de sus aplicaciones móviles o por vía telefónica los bancos han activado diferentes formas telemáticas para que podamos solicitar préstamos online sin tener que salir de casa. Tanto la solicitud como la negociación, el envío de documentación o la firma del contrato se puede hacer a distancia. Según nuestra necesidad de financiación o la rapidez con la que necesitemos el dinero tenemos diferentes alternativas para conseguir la liquidez que necesitamos, nos explica el comparador de créditos HelpMyCash.com.

¿Qué tipo de crédito elegir según mi perfil?

El tipo de crédito que elijamos deberá ser acorde a nuestras necesidades de financiación. Eligiendo el préstamo más adecuado no solo conseguiremos condiciones más adaptadas a nuestro proyecto, sino que nos ayudará a ahorrar. Si lo que queremos es aplazar una compra no muy elevada en varias cuotas, entonces podremos acudir a las tarjetas de crédito, por ejemplo, pero si nuestra necesidad de financiación es superior a los 1.000 euros, utilizar una tarjeta de crédito para aplazar las compras podrá salirnos más caro que utilizar otro tipo de préstamos.

Por esta razón, nos explica el comparador HelpMyCash, es importante comparar las alternativas que tenemos y realizar pequeñas simulaciones de los pagos aplazados para saber cuánto pagaremos en total por esta financiación y cuál de todas nuestras opciones será la más barata.

Además, contraer una deuda implica una obligación de pagar una cuota cada mes, por lo que antes de solicitar este tipo de créditos, sobre todo si lo que buscamos es liquidez durante el estado de alarma, es imprescindible estar completamente seguros de que podremos hacer frente al pago de las mensualidades.

3 opciones para obtener el préstamo que buscamos

La primera alternativa, también la más rápida, es comprobar si nuestro banco nos ha preaprobado un crédito. Muchas entidades analizan nuestro perfil con nuestra información como clientes (ingresos, ahorros, gastos, etc.) y nos aprueban una cantidad de financiación concreta. Así, si tenemos un préstamo preconcedido, podremos solicitarlo directamente desde la banca online de nuestra entidad, el cual se transferirá generalmente en las siguientes 24 horas. Además, al ser ya clientes, apenas tendremos que enviar documentación y podremos realizar la firma del contrato de manera telemática. El precio será más o menos competitivo en función de nuestro perfil.

Si no tenemos un préstamo preconcedido o la cantidad y las condiciones que nos ofrecen no se adaptan a nuestras necesidades, entonces podremos acudir a nuestro banco o a otra entidad para solicitar un préstamo personal desde cero, siempre comparando diferentes ofertas para acudir a la que mejor se adapte a nosotros y la que mejores condiciones nos ofrezca. Debido al estado de alarma y las gestiones de créditos ICO o moratorias de financiación a los afectados económicamente por el coronavirus, puede ser que el proceso ser más largo que de costumbre, entre una y dos semanas, por lo que tendremos que ser pacientes.

La tercera opción son las tarjetas de crédito. Tanto en nuestro banco como en otras entidades que ofrecen tarjetas sin cambiar de banco. Si aprueban la línea de crédito, podremos obtener financiación para aplazar compras (en función de nuestro perfil, la línea de crédito será de un importe reducido o de varios miles de euros). No obstante, debemos tener en cuenta que, si la debemos solicitar desde cero, como el plástico se envía por correo postal, generalmente se tardará alrededor de dos semanas en recibir la tarjeta. Las tarjetas de crédito son de media considerablemente más caras que los préstamos personales, por lo que si las usamos, lo ideal es que financiemos solo importes reducidos y a corto plazo. En caso contrario, un préstamo personal nos resultará más barato.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


+

0 comentarios