www.economiadehoy.es

André Citroën, el visionario que cambió el automóvil

André Citroën, el visionario que cambió el automóvil
Ampliar

En 1919, el Citroën Tipo A fue el primer vehículo fabricado en gran serie en Europa

domingo 29 de marzo de 2020, 23:38h
Democratizar el automóvil, acercarlo lo más posible a las personas para tener en cuenta sus necesidades de movilidad y hacer que se sientan arropadas por la marca y confortables en sus vehículos, fueron los grandes ejes de la estrategia comercial de André Citroën, todo un visionario que creó una nueva forma de entender la movilidad y la relación con los clientes. id:56874
Citroën nació en 1919 de la mano de un ingeniero visionario, André Citroën, que sentó las bases del comercio, la posventa y la industria del automóvil tal y como los conocemos actualmente. André ya demostró sus capacidades técnicas incluso antes de graduarse en la Escuela Politécnica de París cuando crea, en 1901, junto a algunos compañeros de clase, la empresa Citroën, Hinstin y Compañía especializada en la fabricación de unos engranajes muy peculiares, con dientes en forma de espiga. Una innovación que aseguraba un funcionamiento silencioso y estable, además de asegurar una mayor fiabilidad. Ahí nació el logo del doble chevrón, uno de los símbolos más antiguos y reconocidos en la industria del automóvil.

André Citroën descubre este sector con su entrada en la marca Mors en 1906 como Director General. La empresa, especializada en vehículos de lujo de altas prestaciones, estaba al borde de la quiebra. Hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial transforma la empresa de arriba abajo: reorganiza la producción, el estudio de las necesidades de la clientela, la gama de productos, la gestión logrando doblar las ventas y multiplicar su facturación por diez. Tras la firma del armisticio de un conflicto en el que los taxis ayudaron a defender París y los tanques hicieron su aparición en los campos de batalla, André Citroën es consciente de que el automóvil es la industria del futuro.

Sin embargo, el enfoque debía ser radicalmente distinto al que se había impuesto en Europa durante la “Belle Époque”: no podía quedar confinado a una pequeña élite, sino que debía convertirse en el medio de transporte que proporcionara movilidad a todas las personas. En 1919, escribe: “Hay que producir rápido, bien y de un modo eficiente para poner los productos que se fabriquen al alcance del mayor número posible de consumidores”. André ya tenía la madurez y la experiencia suficientes para plasmar su visión en su propia marca de automóviles: nacía Citroën.

Ciento un años y unos 55 millones de vehículos después del lanzamiento del Citroën Tipo A, el primer automóvil europeo fabricado en serie, Citroën siempre ha sido fiel a la filosofía innovadora y al compromiso con las personas mediante la democratización de las innovaciones de su fundador. La carrocería todo acero, la tracción delantera, los frenos hidráulicos, la suspensión hidroneumática, los faros giratorios… tienen un rasgo en común: fueron innovaciones lanzadas por la Marca en vehículos que marcaron su época por su éxito comercial. Esta aceptación por parte del gran público fue clave para que estas tecnologías se generalizaran y acabaran cambiando el automóvil para siempre.

La apuesta por la Red Comercial fue de las grandes innovaciones de André Citroën. El objetivo era, y sigue siendo, estar cerca de las personas, teniendo en cuenta sus necesidades expectativas y opiniones. André Citroën fue el primero en comprender que fabricar el mejor de los automóviles posibles no bastaba para asegurar la rentabilidad de una empresa. Así, captó la importancia de la publicidad e iluminó la Torre Eiffel con su nombre durante 10 años. Inventó el concepto de relaciones públicas, promovió las grandes hazañas que fueron los Cruceros, cuidó la notoriedad de su marca cubriendo las carreteras de Francia con indicadores...También vio la necesidad de dinamizar constantemente a la red comercial, creando la formación profesional continua y la comunicación interna... En todas las acciones que emprendía, se mostraba siempre pragmático y concreto.

El concesionario era tanto un punto de contacto con las personas, con una presencia y unos escaparates muy cuidados que se renovaban periódicamente, como un taller posventa y un auténtico centro de reunión social. El Garaje Banville de París fue un buen ejemplo: en sus 16 pisos, además del taller posventa y el showroom de vehículos, contaba con piscina, tres canchas de tenis y un hoyo de golf. Se llegaron a disputar carreras de coches en sus rampas.

Pero si Citroën y sus vehículos no podían llegar a las personas, no había problema: para eso estaban las Caravanas Citroën. Estos cortejos de automóviles de la Marca recorrían las carreteras de Francia, España, Italia, Alemania… y convertían su paso en todo un acontecimiento. Se organizaban bailes y festejos populares, los colegios cerraban y la marca presentaba sus productos, recogiendo tanto pedidos como las opiniones y de las personas que los probaban, que permitían adaptarse a sus necesidades. Citroën también estaba muy cerca de las necesidades de movilidad en ciudades y pueblos, con el lanzamiento de flotas de taxis y automóviles equipadas con vehículos con el sello del Doble Chevrón.

En una época en la que todo lo que rodeaba al automóvil estaba, literalmente, por hacer, André Citroën llenó las carreteras y las ciudades de Francia y otros países europeos con señales de tráfico e indicadores en los que se podía distinguir el doble chevrón. Era una forma de realizar un servicio a la sociedad, promover la seguridad vial y seguir facilitando la vida de las personas, una preocupación constante para este empresario pionero que se anticipó al merchandising creando una completa línea de juguetes, maquetas y vehículos a pedales. El objetivo declarado de esa mini-gama de automóviles era lograr que las primeras palabras de los niños fueran “mamá”,” papá” y “Citroën”. Cerca de las personas desde la más tierna infancia.

Actualmente, Citroën sigue fiel a la filosofía de tener a las personas en el centro de su actividad. Con la llegada de las últimas tecnologías, la red comercial de la Marca puede disponer de herramientas digitales para escuchar la opinión de sus clientes, como Citroën Advisor. o hacer más sencilla la vida de las personas, otra de las grandes preocupaciones de André Citroën. Así, la app My Citroën está pensada para facilitar la relación de las personas con su vehículo, con funciones y tutoriales que pueden activarse desde el móvil. Hoy en día, la Boutique Citroën sigue funcionando también online en la e-boutique lifestyle.citroen.com

En materia de producto, Citroën, como hace 100 años, apuesta por una gama de vehículos innovadores, de diseño moderno y atrevido. Además, sus modelos están concebidos pensando en la comodidad y el confort de las personas que van a viajar a bordo. El programa Citroën Advanced Confort garantiza comodidad tanto física (con sus asientos, aislamiento sonoro, suspensiones, huecos portaobjetos…) como mental con una configuración que facilita de manera intuitiva el uso de las tecnologías y las funciones de ayuda a la conducción que incorporan.

Más de un siglo después, la marca que fundó Citroën mantiene sus valores fundamentales: cercanía a las personas, confort de referencia y una experiencia única a bordo. Las tendencias de diseño, las tecnologías, las formas de enfocar la movilidad… se transforman, pero el espíritu pionero y transgresor de André Citroën sigue estando totalmente vigente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.