www.economiadehoy.es

Aumento brusco de las insolvencias en Brasil

Aumento brusco de las insolvencias en Brasil
Ampliar
jueves 03 de septiembre de 2020, 10:16h
La recesión económica tiene un impacto importante en el rendimiento empresarial y la situación del riesgo crediticio de casi todos los sectores clave del país. id:62634
El impacto de la pandemia de coronavirus ha puesto fin al modesto repunte económico registrado en Brasil desde 2017. De acuerdo con las estimaciones de Crédito y Caución, su PIB se contraerá un 6,2% en 2020. La vulnerabilidad de la economía brasileña se debe a su alta dependencia del sector de servicios y las exportaciones de productos básicos, así como a una elevada deuda pública. La propagación masiva del coronavirus en Brasil y las medidas de confinamiento tienen un grave impacto en la demanda interna. Las exportaciones, afectadas por la fuerte disminución de la demanda de China, Estados Unidos y Argentina, se contraerán este año con la única excepción positiva de las exportaciones de soja.

En este contexto, el riesgo de impago en todos los sectores ha crecido significativamente y se prevé que las insolvencias empresariales aumenten bruscamente en un 17% en 2020. La producción y venta de automóviles, bienes de consumo duradero, electrónica, servicios y textil se están viendo afectadas por las medidas de confinamiento y el aumento del desempleo. En el sector servicios, hoteles, restaurantes, bares, y las empresas relacionadas con el turismo están sufriendo gravemente la caída del consumo. Las exportaciones de algunos productos básicos están disminuyendo debido a la crisis global. La industria del petróleo y el gas, que ya se encontraba en una posición difícil antes de la pandemia, está sufriendo a causa de los bajos precios. El deterioro de la demanda en el sector del petróleo o de la construcción afecta a otras industrias como maquinaria, metalurgia y acero. Además, las empresas cuyas cadenas de valor dependen en gran medida de las importaciones se están viendo afectadas negativamente por el debilitamiento del tipo de cambio del real.

Para apoyar la economía, el Banco Central proporcionó medidas de liquidez y redujo los tipos de interés varias veces en el primer semestre de 2020, hasta un mínimo histórico del 2,25% en junio. Las autoridades federales ya anunciaron un paquete de medidas fiscales que suponen casi el 10% del PIB, y no se descartan medidas adicionales. Debido estos estímulos, se espera que el déficit público sobrepase el 15% del PIB en 2020, y que la deuda pública aumente hasta el 91%. El déficit ya era la principal debilidad económica del Brasil antes del brote de coronavirus, aunque el riesgo de refinanciación y de impago de la deuda soberana se ve mitigado por el hecho de que la mayor parte de la deuda se financia internamente (87%), en moneda local (95%) y el gobierno es un acreedor externo neto.

Brasil es vulnerable a los cambios en el sentimiento de los inversores. El aumento de la aversión al riesgo de los mercados financieros mundiales, que provocó grandes salidas de capital de los mercados emergentes debido a la pandemia de coronavirus, también ha dado lugar a una mayor presión sobre el real. Sin embargo, un sector financiero fuerte, unas reservas oficiales considerables y unas necesidades de refinanciación externa relativamente bajas permiten que el tipo de cambio flexible actúe como amortiguador. Siempre que la aversión al riesgo internacional disminuya una vez que la pandemia de coronavirus remita, se espera que el real recupere sus pérdidas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios