www.economiadehoy.es

Casas en las alturas: vivir el lujo desde la copa de un árbol

Casas en las alturas: vivir el lujo desde la copa de un árbol
Ampliar
sábado 20 de marzo de 2021, 12:18h
Las consecuencias de la COVID-19 en la calidad de vida en las ciudades y el aumento del compromiso con el medioambiente han provocado una nueva tendencia al alza en el mercado inmobiliario de alta gama: el auge de las casas de lujo en los árboles, una forma innovadora, sostenible y única de vivir el lujo. id:69638
Durante la infancia, muchos niños juegan a crear su propio espacio privado dentro de casa, un rincón en el que se sienten protegidos y dan rienda suelta a su creatividad. Probablemente sea a causa de las películas por lo que muchos tengan grabada la imagen de este cobijo de la niñez en su mente con la forma de una casa de madera en un árbol, pero lo cierto es que este tipo de refugio ya ha estado con nosotros desde tiempos en los que la altura era la única forma de huir de los ataques de animales salvajes. Hoy, el deseo de evasión sigue estando vigente, pero no está motivado por las inclemencias de la naturaleza, sino por el estilo de vida actual. Nacho García-Milla la nueva figura inmobiliaria que localiza el hogar ideal para cada cliente, ha identificado que esta ingeniosa forma de hacer arquitectura está conquistando a muchos players inmobiliarios que buscan convertir su vivienda en un oasis de tranquilidad donde desligarse de la ciudad para convivir en sintonía con la naturaleza.
“Fue en 2014 cuando Phillip Jodidio publicó la obra que iniciaría el boom de esta tendencia: Tree Houses. Fairy Tale Castles in the Air. Desde entonces, han surgido numerosas empresas especializadas en este tipo de viviendas, especialmente en América, pero cada vez son más los países europeos adeptos a esta tendencia” afirma García-Milla. En España, se va abriendo paso poco a poco en el mercado inmobiliario de alta gama, precisamente unida a otra tendencia al alza: la búsqueda de casas sostenibles de lujo. “En tiempos en los que la conciencia ambiental ha crecido enormemente, la casa del árbol puede convertirse en el símbolo definitivo de la vida en simbiosis con la naturaleza, minimizando al máximo el impacto en el entorno”. Además, el miedo al contagio de COVID-19 en las ciudades, la proliferación del teletrabajo y el aumento de medidas restrictivas han provocado que cada vez sea mayor el interés de muchos por huir hacia espacios rurales poco masificados. “Ahora más que nunca, se han hecho latentes los grandes beneficios que tiene para la salud el vivir en el campo y las casas en los árboles se están convirtiendo en un tipo de vivienda muy cotizada en el mercado inmobiliario de lujo”.
Nacho García-Milla reconoce los grandes factores añadidos que suponen vivir en una casa árbol de alta gama: una localización y diseño únicos. “Cada vivienda permite vivir a sus compradores completamente inmersos en un entorno natural privilegiado y el diseño del inmueble se adapta perfectamente a la forma de un árbol, único en el mundo. Este factor hace que cada casa sea realmente exclusiva, puesto que no habrá otra igual en el mundo”. Asimismo, estas casas se están convirtiendo en un referente en sostenibilidad en el mercado de inmuebles de lujo, ya que la mayoría de estos inmuebles están construidos con materiales naturales o reciclados y constan de paneles solares y de sistemas de reciclado de agua de lluvia, así como cuentan con un aislamiento térmico de alto rendimiento. También se tienen en cuenta otros parámetros como que la orientación de la vivienda permita el mejor aprovechamiento de la luz. La clave reside en que el impacto ecológico sea mínimo. A continuación, García-Milla ofrece una selección de los principales aspectos que caracterizan a estas singulares viviendas prime:
Ubicación. Se da prioridad a espacios rurales aislados, donde poder disfrutar de la paz que ofrece la naturaleza. El haya, el roble, el arce y los abetos son los árboles más adecuados para construir este tipo de casas, por lo que es conveniente, a la hora de tomar la decisión del emplazamiento, optar por bosques en los que predomine cualquiera de estas especies. También es esencial verificar que el árbol esté sano para que la casa tenga una estructura firme, puesto que será la columna vertebral del inmueble.
Arquitectura y diseño. Un experto debe realizar un estudio fitosanitario para evaluar el estado del árbol y garantizar la seguridad de sus futuros habitantes. Con esta información, se pondrá en marcha el proyecto arquitectónico. El respeto a la naturaleza debe guiar todo el proceso y es importante crear una estructura que trabaje con el medio ambiente, no en su contra, complementando su belleza y afectando al entorno lo menos posible. La arquitectura se levanta por encima del suelo y depende del apoyo de los árboles, eliminando la necesidad de construir grandes cimientos. A partir de esta premisa, el único límite del diseño será la imaginación.
Materiales y espacios. Se reducen al mínimo exponente las necesidades de materiales, de espacios y de metros cuadrados, puesto que, en este tipo de viviendas, el verdadero lujo reside en la conexión del habitante con el entorno. Se da preferencia a la utilización de materiales ecológicos, que se camuflan con el entorno, pero también existen reinterpretaciones futuristas de la casa del árbol que fusionan la naturaleza y la modernidad, y optan por materiales como el hormigón, el hierro, el vidrio o el acero. En cualquiera de los casos, se da preferencia a espacios abiertos y compartidos y a la utilización de grandes ventanales que proporcionen la impresión de estar al aire libre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios