www.economiadehoy.es

Casi el 10% de los beneficios de las aerolíneas europeas provienen de las tasas adicionales

Casi el 10% de los beneficios de las aerolíneas europeas provienen de las tasas adicionales
Ampliar
martes 26 de febrero de 2019, 07:08h
El equipaje facturado supuso la mayor fuente de ingresos de estos servicios, seguido por la elección de asiento. id:42322
Flightright, líder internacional en la defensa de los derechos de los pasajeros aéreos, analiza el impacto que suponen las tasas adicionales provenientes de los servicios a la carta ofrecidos por las aerolíneas sobre el precio final de un vuelo.

En 2018, casi el 25% de los ingresos de las aerolíneas europeas lowcost, incluida Rusia, provino de las tasas adicionales, y es que, según el estudio anual de CarTrawler sobre ingresos por servicios complementarios, la totalidad de las compañías aéreas europeas (lowcost y tradicionales) ingresaron 19.833 millones de euros por tasas adicionales durante 2018, lo que significa que el 9,7% de sus beneficios provinieron de este tipo de servicios. Según el informe, las 3 principales compañías europeas que obtuvieron mayor cantidad de ganancias por servicios a la carta fueron easyJet, Lufthansa Group y Ryanair.

El equipaje facturado supuso la mayor fuente de ingresos de estos servicios, seguido por la elección de asiento, aunque a una distancia considerable. Por ejemplo, Ryanair indicó que en el año fiscal 2018 el 50% de sus clientes pagó por asignación de asiento, y un 20 % lo hizo por embarque prioritario.

“Para la mayoría de viajeros ahorrarse dinero a la hora de comprar un billete de avión es un aspecto fundamental y se guían por el coste del billete para elegir entre una aerolínea u otra”, destaca Laure Marc, responsable de Comunicación Internacional de Flightright. “Pero la realidad es que el precio final del vuelo puede acabar incrementándose al añadir estos servicios complementarios y distar de la cantidad que se pensaba pagar por él”.

Las tasas adicionales repercuten sobre todo en las tarifas de las compañías de bajo coste, que ofrecen billetes baratos para destinos de corta distancia, resultando que por ejemplo el precio de un billete que en principio era una “ganga” puede llegar a encarecerse hasta un 50% o incluso multiplicar por dos su precio. “Además, es interesante saber que los vuelos lowcost son precisamente los que luego reciben más reclamaciones en España, según los datos que hemos recogido a lo largo de 2018”, comenta Laure Marc.

Flightright repasa a continuación estas tasas adicionales y otros gastos extraordinarios:

Facturación de equipaje

Normalmente un billete de avión de tarifa básica no incluye la facturación de las maletas, sobre todo en las aerolíneas lowcost, y sólo permite viajar con uno o dos bultos como equipaje de mano. Se puede optar por una tarifa superior que incluya una o varias maletas facturadas, o elegir la tarifa básica y facturar el equipaje como extra, bien online o a posteriori en el mostrador del aeropuerto, pero esta opción suele salir más cara que durante el proceso de compra a través de la web.

La facturación online de una maleta cuesta entre los 10€ y los 12€ en Ryanair hasta los 10 kg o 25€ a 40€ para otros bultos más pesados, los 10€ y los 32€ en Vueling para la primera maleta, o entre los 7,9€ a 42,36€ en easyJet, dependiendo del peso del equipaje, y permitiendo las dos últimas hasta los 23 kg/maleta sin tener que pagar por sobrepeso. Si la facturación se realiza en el mostrador del aeropuerto, el precio asciende a 20€ con Ryanair (hasta 10kg, con suplemento de 11€ por kg), a 50€ con Vueling y a 47€ con easyJet.

Recientemente Ryanair anunció que, desde noviembre de 2018, sólo se podrá acceder al avión con un bolso o mochila pequeños. Los clientes que no dispongan de embarque prioritario y quieran viajar además con una maleta de mano, tendrán que facturarla con coste previamente online o en los mostradores de Ryanair. En Italia, por ejemplo, esto ya ha generado controversia y los tribunales han multado estas prácticas.

Selección de asiento

Habitualmente las compañías de bajo coste cobran al pasajero por elegir asiento. En caso de que desees sentarte en una zona en concreto de la aeronave, para tener por ejemplo más espacio para las piernas, o viajar en las primeras filas, tendrás que pagar una tasa adicional para poder hacerlo. En Ryanair el precio de los asientos oscila entre los 3€ y los 7€, en Vueling entre los 1,99€ y los 27,99€ y desde los 2,99€ hasta los 39,49€ en easyJet, dependiendo del tipo de asiento.

Impresión de la tarjeta de embarque

Algunas aerolíneas cobran por imprimir la tarjeta de embarque en el mostrador del aeropuerto a aquellos pasajeros que rehúsan de utilizar la facturación online, como en el caso de Ryanair que cobra 20€ por pasajero, o la compañía Volotea, que recientemente ha sido demandada por cobrar 30€ por realizar este servicio, al considerarse una cláusula abusiva. Es importante recordar que Flightright recomienda siempre a los pasajeros aéreos conservar la tarjeta de embarque como prueba de presencia a bordo o en el momento del embarque. Esto puede evitar muchos problemas a la hora de reclamar las indemnizaciones a las pueden tener derecho en caso de hacer frente a cancelaciones o retrasos de más de tres horas.

Embarque prioritario

Ryanair o Vueling ofrecen la posibilidad de adquirir por una cantidad extra (6€ a 10€) la tarjeta de embarque prioritario que ofrece una serie de ventajas, como embarcar los primeros en el avión o garantizar que tu equipaje de mano irá en los compartimentos de cabina y no en bodega. En el caso de Ryanair implica poder viajar con dos bultos de mano a bordo. Su adquisición suele estar limitada a alrededor de 90 pasajeros por vuelo.

Otros gastos extraordinarios

Además de las tasas adicionales, existen otros gastos extras que un pasajero debe asumir a la hora de ir a coger un avión, como el coste de comida y bebida durante el vuelo, o el del transporte para llegar al aeropuerto, bien mediante transporte público o mediante vehículo propio, lo que supone tener que dejar el coche en el parking del aeropuerto.

  • Comida y bebida a bordo

La mayoría de los vuelos no incluyen ningún tipo de bebida o comida gratuita a bordo, a no ser que el vuelo sea de larga distancia, donde la compañía está obligada a servir a los pasajeros al menos una comida sin coste. Además los precios de la comida a bordo suelen estar encarecidos, e incluso tener precios más elevados que en el propio aeropuerto. Una botella de agua dentro del avión cuesta 3€ con Ryanair, 2,10€ con Vueling o 2,5€ con easyJet, mientras que una lata de refresco puede salir alrededor de los 2,50€ en estas tres compañías. Afortunadamente subir comida y bebida (comprada después del control de seguridad) al avión está permitido.

  • Transporte para llegar al aeropuerto

El billete de metro para llegar desde cualquier punto del centro de Madrid a cualquiera de las cuatro terminales de Barajas, y viceversa, tiene un suplemento de 3€ a la tarifa ordinaria del viaje, costando entre 4,50€ y 5€, mientras que, en el caso de Barcelona, para llegar o salir de El Prat, el precio del boleto de metro es de 4,60€. Un taxi hacia o desde el centro de la capital al aeropuerto tiene una tarifa fija de 30€, y el precio del taxi en Barcelona para realizar este servicio oscila entre los 23€ y 30€.

Además si te trasladas en tu propio vehículo y quieres dejarlo en el parking del aeropuerto, tendrás que pagar una tasa que puede llegar a valer incluso más que el precio que costó tu vuelo. La tasa de parking de Aena de larga estancia en Barajas T4 se sitúa entre los 16€/día con reserva (22€ sin reserva), hasta los 45€/semana con reserva y 77€/semana sin reserva. En El Prat los precios se sitúan entre los 14€/día con reserva (20€ sin reserva) hasta los 54€/semana con reserva y 91€ sin reserva.

Todas estas tasas adicionales y gastos extra, aunque asumibles por tener costes individuales pequeños, acaban sumando y encareciendo el precio por el que se adquirió el vuelo. Además, como algunos de estos gastos se pagan a posteriori, como la comida a bordo o el transporte al aeropuerto, no se valoran en el momento de comprar el billete, pero si realmente hiciéramos cuentas, no saldrían los números.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.