www.economiadehoy.es

Cupra Formentor Hybrid Plug-in 204 CV

Cupra Formentor Hybrid Plug-in 204 CV
Ampliar

El atractivo, moderno y compacto Formentor se apunta a la etiqueta 0

Por Mariano García Viana
miércoles 15 de septiembre de 2021, 23:06h
Dos son las versiones que ofrece el Cupra con tecnología híbrido enchufable, una de 204 y otra VZ de 245 CV, los motores eléctrico y gasolina, son los mismos y la diferencia de potencia viene dada por la programación electrónica del sistema. id:75896
En esta ocasión hemos elegido para la prueba el modelo más “pequeño”, por ser más económico, casi 7.000€ pues además de mayor potencia el VZ tiene mayor equipamiento y por ofrecer unas prestaciones, funcionamiento y comportamiento, prácticamente iguales, la diferencia de equipamiento es mínima y en cambio la autonomía eléctrica es algo mayor.

El Cupra híbrido enchufable, monta un motor de gasolina TSI de cuatro cilindros, de 1.395 c.c., cuyo rendimiento es de 150 CV entre 5.000 y 6.000 vueltas y el par de 250 Nm entre 1.550 y 3.500 r.p.m. Un motor moderno de concepción, todo de aluminio, con dos árboles de levas en culata, inyección directa de combustible, turbo de geometría variable e intercooler. Su funcionamiento es suave y muy silencioso, incluso cuando aceleramos con brío y sube de vueltas, su rumorosidad nunca es excesiva e incluso en los períodos de transición mecánica, cuando se pone en marcha después de circular en eléctrico o después de un Star&Stop, cuando no hay ya batería, apenas si se siente y hasta hace dudar de cual motor, o si son los dos, esta empujando al coche.

El motor eléctrico, también situado transversalmente junto al de combustión, proporciona una potencia de 116 CV y un par de 330 Nm, con lo que la combinada entre ambos motores se sitúa en los 204 CV y el par en los 350 Nm. Como es fácil de adivinar las prestaciones son más bien altas, con una velocidad máxima de 205 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 7,8 segundos, no son rabiosamente deportivas, pero permiten una conducción como tal, debido también a la nobleza del coche, como luego veremos. La batería de iones de litio, situada bajo el asiento trasero, tiene una potencia de 12,8 kWh. Por su parte los tiempos de recarga se cifran, en un cargador de 2,3 kW, un enchufe doméstico, en algo más de 5 horas desde 0 carga y desde el mismo punto, pero en un cargador de 3,7 kW en 3 horas y media. La autonomía en modo eléctrico total, teóricamente es de 59 km, pero en la práctica, con una conducción decidida, tanto en ciudad como en carretera, como realmente pide el coche por su talante, la autonomía apenas pasó de los 44 kilómetros, teniendo en cuenta que quedaban aún 8 kilómetros en el contador para llegar a 0.

El Formentor e-HYBRID permite elegir el modo híbrido óptimo en función de cada necesidad de conducción. Así, y desde la pantalla de info-entretenimiento, el conductor podrá seleccionar entre el e-Mode (100 % eléctrico), Hybrid automático (modo híbrido normal), o Hybrid manual. En este último, el conductor podrá elegir a su vez, si quiere reservar para más adelante un porcentaje determinado de la energía almacenada en la batería y circular mientras tanto exclusivamente con el motor de gasolina, así como solicitar al sistema la recarga de la batería hasta alcanzar un porcentaje deseado, permitiendo utilizar el modo eléctrico puro cuando llegue a la ciudad, y evitar así las emisiones y el ruido generado por el motor térmico. Por su parte, el conductor también tiene a su disposición el selector de los modos de conducción CUPRA Drive Profile, disponibles en el volante, que integra además las levas del cambio, para su manejo manual y dos botones satélites, uno para los modos de conducción, y otro para arrancar o parar el motor. El CUPRA Drive Profile, ajusta el modo de hibridación del sistema de propulsión, la respuesta tanto del motor como de la caja de cambios DSG, la dureza de la dirección, el funcionamiento del climatizador y del control de crucero adaptativo y predictivo, así como la suspensión, gracias al Control Dinámico de Chasis (DCC) que varía la firmeza de los amortiguadores pilotados en tres posiciones. La mencionada caja de cambios automática, de doble embrague, es de seis velocidades y tecnología “Shift-by-Wire”, que no tiene ninguna conexión mecánica entre el mando selector y la transmisión, que supone una reducción de peso de un 75%, con respecto al cambio automático tradicional y basa su manejo en el concepto de detección de movimiento “Minishifter”, se acciona desde una pestaña situada en la parte horizontal de la consola y su manejo es sencillo y exacto, mucho mejor que la rueda que suelen utilizar otros coches automáticos.

Con respecto al comportamiento, señalemos que el Formentor Plug-in no plantea el más mínimo problema por muy rápido que se le maneje. La amortiguación más bien dura, unido a un chasis muy robusto, hacen que el coche se inscriba en las curvas con una facilidad encomiable, sin sorpresas desagradables y salga de ellas con una agilidad asombrosa sin que la carrocería se incline en demasía, pues aunque el Formentor en general, este catalogado como un SUV, su comportamiento y su talante es el de un turismo deportivo, muy bien equipado, tanto en elementos de confort y ayuda a la conducción como en los de seguridad y con un equipo de frenos de cuatro discos ventilados super eficaces.

Hay que destacar sobremanera, la personalidad que irradia este primer modelo diseñado íntegramente por Cupra. Llama la atención sin lugar a dudas, la prominente y vertical parrilla a base de rombos situados diagonalmente y lo mismo se puede decir de la gran entrada de aire inferior, de la misma composición que la parrilla y el que los faros antiniebla estén incrustados en la parte alta del paragolpes, inmediatamente debajo de los angulosos faros principales que naturalmente son de tecnología led. Dos entradas de aire verticales, completan un frontal muy conseguido, en lo que a diseño se refiere, que continua en la visión lateral.

Exteriormente el Formentor muestra claramente su compacidad y que además sabe mezclar unas formas sinuosas y suaves, como la que recorre la parte media y baja de las puertas, con otras aristas angulosas y marcadas, como la que se inicia en los faros y recorre la carrocería hasta el final de las puertas delanteras o la que se inicia en la mitad de la puerta trasera y finaliza sobre el grupo óptico posterior. También hay que señalar los abultados pasos de rueda, protegidos por una banda de plástico, como una concesión al mundo de los SUV. Las llantas son de 18 pulgadas y lucen un sofisticado y moderno diseño. Por su parte la trasera, que sigue mostrando ese aire de compacidad, gracias a que el techo baja hacia la luneta y al generoso alerón que la cubre, aunque no perjudica la visión trasera como hemos podido comprobar. Los pilotos son de tecnología led, contando con los intermitentes dinámicos y están unidos por una lumínica franja roja. Como en el lateral del coche, en esta zona también se unen las formas suaves, bajo esa citada línea roja, con la angulosa arista que recorre todo el panel posterior por encima de la matrícula.

El interior del Formentor es práctico y funcional, sobrio y sin grandes extravagancias de diseño, pero bien terminado y ajustado en todos sus elementos. El cuadro de instrumentos, el Digital Cockpit, es una pantalla de 10,25” que se puede configurar con varias opciones, todas ellas muy luminosas y fáciles de interpretar y que incluye información específica del sistema híbrido enchufable y que también son ofrecidas en la pantalla de info-entretenimiento. Ésta se sitúa de forma superpuesta en el centro del lineal salpicadero, es de 12 pulgadas y algunas de cuyas funciones se pueden activar y manejar con la voz, siendo además compatible con Apple CardPlay, con AndroidAudo y estar conectada a internet permanentemente gracias a la tarjeta eSIM que lleva dentro de ella. Gracias a ello se puede acceder a servicios en línea, descargar aplicaciones, etc. Los ocupantes están “envueltos” por una agradable línea lumínica de led, que puede cambiar de color según varias opciones. Precisamente esa banda de color, independientemente de elegido, se torna roja en la esquina del salpicadero a modo de avisador de vehículo en el ángulo muerto (BLIS), lo que resulta realmente útil pues no hay que girar la cabeza hacia el retrovisor y ver el avisador naranja habitual, para saber que no podemos cambiar de carril pues hay un vehículo próximo por el que queremos ocupar.

Los asientos delanteros con el reposacabezas integrado en el respaldo, tienen una configuración deportiva y algo dura, lo que no le exime de ser cómodos incluso en viajes largos y con virajes a derecha e izquierda, pues el cuerpo queda bien sujeto tanto en banqueta como en respaldo. Los reglajes son eléctricos por lo que es sumamente fácil acoplarse debidamente ante el volante. Además de las teclas del volante y de los pulsadores para luces tras la izquierda del mismo, el coche no ofrece más mandos físicos, pues la mayoría de las funciones se activan a través de la pantalla multifunción, incluido por ejemplo el climatizador, lo que obliga de alguna manera a desviar la vista de la carretera para manejarlo.

Si los ocupantes delanteros pueden viajar más que cómodamente, dos personas en el trasero casi los pueden igualar, pues disponen incluso de salidas regulables del climatizador, aunque no se puede decir lo mismo de una posible tercera en la parte central, que quedaría algo flotante por la propia configuración del asiento. Por su parte el maletero, en esta versión híbrida, tiene una capacidad de 345 litros, algo menos que las versiones de combustión solamente, pero que se pueden ampliar hasta los 1.415, abatiendo totalmente el asiento trasero. En él existen ganchos para fijar la carga, mientras que el portón para acceder a él se puede abrir eléctricamente desde el puesto de conducción o pasando el pie por debajo del paragolpes trasero.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios