www.economiadehoy.es
Ebury elabora una guía con los indicadores esenciales para predecir el comportamiento del mercado de divisas
Ampliar

Ebury elabora una guía con los indicadores esenciales para predecir el comportamiento del mercado de divisas

martes 01 de junio de 2021, 12:23h
Ebury, la fintech especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, ha elaborado una guía con los principales indicadores que los directores financieros y los inversores deberían tener en cuenta para pronosticar el movimiento de las divisas y tomar decisiones informadas sobre la estrategia de negociación o la solución de cobertura más adecuadas. id:72363
“Pronosticar el comportamiento de cualquier mercado de activos es un ejercicio particularmente desafiante, y se basa en un análisis exhaustivo y en la revisión constante de un amplio conjunto de variables en continuo cambio”, declara Enrique Díaz-Álvarez, director de Riesgos de Ebury y responsable del equipo de análisis de la firma.

“Si bien muchos inversores identifican patrones en los precios históricos para determinar las fluctuaciones a corto plazo, generalmente son factores contextuales, ya sean políticos, económicos, monetarios o psicológicos, los que determinan el comportamiento de la moneda a medio-largo plazo”, añade Díaz-Álvarez.

El mercado de divisas es el mercado financiero más grande del mundo, con un volumen diario de operaciones equivalente a más de 6,5 billones de dólares. Y el hecho de que las fluctuaciones en los tipos de cambio puedan tener un impacto significativo en las cuentas de pérdidas y ganancias de las empresas, hace que la tarea de predecir los movimientos de las divisas se convierta en una herramienta importante para proteger sus resultados.

Los dos métodos clásicos para analizar y pronosticar los mercados financieros son el análisis fundamental y el análisis técnico. El primero analiza los factores externos no relacionados con los movimientos de precios del activo en sí, mientras que el segundo usa gráficos para predecir las tendencias futuras de los precios.

Pues bien, Enrique Díaz-Álvarez explica que “en Ebury pronosticamos los movimientos de las divisas desde un punto de vista fundamental, sin utilizar el análisis técnico, lo que nos lleva a centrarnos en un conjunto de detalles que combinan aspectos políticos, económicos, financieros, realidades fiscales, monetarias y, ahora también, variables de salud subyacentes a los países y sus monedas”.

El equipo de análisis de Ebury, del que también forman parte Matthew Ryan y Roman Ziruk, ha compartido cuáles son, en su opinión, los principales indicadores que los directores financieros y los inversores deberían tener en cuenta para pronosticar el movimiento de las divisas y tomar decisiones informadas sobre la estrategia de negociación o la solución de cobertura más adecuadas.

La experiencia que atesora este equipo de analistas ha permitido a Ebury clasificarse repetidamente entre los mejores pronosticadores para una gran cantidad de divisas en las clasificaciones de precisión de Bloomberg. Así, en el cuarto trimestre de 2020, Ebury se situó como el pronosticador número uno en el cruce EUR / USD, colocándose por encima de un grupo de más de 60 instituciones financieras en todo el mundo.

Entre las principales áreas que son objeto constante de escrutinio por parte de Ebury, se encuentran las siguientes:

1) Política monetaria de los bancos centrales. La política monetaria por parte de los bancos centrales es uno de los determinantes más importantes para los tipos de cambio y, en particular, para las expectativas de los tipos de interés futuros. Un banco central que adopte un sesgo agresivo e indique un endurecimiento en la política monetaria y tasas de interés más altas, generalmente desencadenará una apreciación en la moneda nacional. Un sesgo moderado, que apunte a una flexibilización de la política monetaria y tasas de interés más bajas, conducirá a una depreciación de la moneda nacional.

La mayoría de los bancos centrales basan su política monetaria en las perspectivas de inflación del país. Así, una inflación por debajo del objetivo, generalmente se cumple con recortes de tipos, y una inflación por encima del objetivo con alzas de tipos. Los responsables de la política monetaria también tienen en cuenta las perspectivas de crecimiento del país, la solidez de su mercado laboral y, en algunos casos, el tipo de cambio del país. En este sentido, los indicadores más importantes son las tasas de interés del banco central y el valor de las compras de activos.

Es necesario recordar, además, que los bancos centrales comunican sus decisiones en materia de política monetaria a través de declaraciones, actas de reuniones, conferencias de prensa y proyecciones macroeconómicas.

2) Desempeño y perspectivas macroeconómicas. Los diferenciales de crecimiento entre países son una de las principales herramientas que se utilizan para pronosticar el comportamiento de las monedas. Para medir el desempeño económico, los analistas de Ebury observan indicadores que incluyen el PIB, los índices de gerentes de compras (PMI), las ventas minoristas, los pedidos de bienes duraderos y la producción industrial.

La salud del mercado laboral de un país es también un factor clave que indica su situación económica. Por tanto, Ebury presta mucha atención a indicadores como las nóminas no agrícolas (NFP), las ofertas de trabajo (JOLTS) y las solicitudes semanales de desempleo en EE. UU., además de a las tasas de desempleo y crecimiento salarial en el resto del mundo.

3) La fortaleza de los fundamentos macroeconómicos de un país es un aspecto particularmente importante para las monedas de los mercados emergentes. Esta variable se puede medir observando indicadores como la balanza comercial y los datos de la cuenta corriente, las reservas de divisas (en relación con el valor de los meses de importaciones) y las cuentas financieras.

4) Sentimiento global hacia el riesgo. La percepción del riesgo en el mercado por parte de los inversores se puede medir mediante indicadores de seguimiento, tales como los índices de acciones, rendimientos de bonos soberanos, índices de divisas de mercados emergentes y flujos hacia divisas consideradas como activos refugio. Durante los períodos de incertidumbre, los inversores tenderán a favorecer las divisas de menor riesgo, conocidas como monedas "refugio". Durante los períodos de auge, en los que los inversores se sienten confiados, tienden a favorecer las divisas de mayor riesgo, incluidas las de los mercados emergentes.

5) El examen de la política fiscal se lleva a cabo mediante la revisión de una serie de ratios, como la deuda con respecto al PIB, el déficit con respecto al PIB, la estructura de la deuda (el porcentaje de deuda que está denominada en moneda extranjera) y el coste del servicio de la deuda del país.

6) Para los países que dependen en gran medida del sector primario, los precios de las materias primas son importantes para predecir el comportamiento futuro de sus monedas. Los analistas de Ebury vigilan de cerca los precios del petróleo Brent y del West Texas, en particular, así como los índices de precios de materias primas generales, en concreto el índice de precios de materias primas CRB y el índice de materias primas de Bloomberg.

7) El entorno político y geopolítico de un país puede ser más o menos propicio para atraer inversión extranjera y fomentar el crecimiento económico. Los inversores generalmente reaccionan desfavorablemente a una desviación del statu quo político y tenderán a vender la moneda del país durante sus períodos de incertidumbre.

8) Por último, pero no menos importante, está la pandemia del COVID-19, cuya evolución se ha convertido en uno de los factores determinantes del mercado de divisa desde principios de 2020. Los analistas de Ebury prestan mucha atención a la capacidad de las autoridades de cada país para hacer frente a las tasas de contagio y frenar el número de fallecimientos, así como al ritmo de vacunación para prever el horizonte de apertura de las respectivas economías.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios