www.economiadehoy.es

Este es un breve resumen del informe quincenal Degussa Marktreport

El oro frente a los riesgos de negligencia

El oro frente a los riesgos de negligencia
Ampliar
miércoles 23 de junio de 2021, 13:08h
El 10 de junio de 2021 se publicaron las cifras de la inflación estadounidense en mayo de 2021. Mostraron que la inflación anual de los precios al consumidor en EE.UU. fue del 5%, el nivel más alto en 13 años, por encima del 4,2% del mes anterior. id:73228
Además, el "índice de precios al consumo básico" subió un 3,8% en comparación con el año pasado, el mayor salto en casi tres décadas. Aunque las cifras de inflación fueron más altas de lo esperado, los mercados financieros han reaccionado con bastante calma.

O eso parece. Los tipos de interés en EE.UU. apenas se movieron; de hecho bajaron ligeramente, lo cual no es lo que cabría esperar si los inversores temen un aumento de la inflación; asimismo, los precios del oro y la plata bajaron tras la publicación del IPC el 10 de junio.

¿Quizás los inversores esperaban una inflación aún mayor, de modo que la publicación de los datos supuso algún tipo de alivio y les animó a comprar en el mercado de bonos? O los inversores esperan que la inflación no sea un problema real, que resulte ser temporal y que los bonos a los precios actuales sean una ganga. ¿O hay algo más en juego? No se puede descartar que la Reserva Federal esté interviniendo y comprando bonos para evitar que los tipos de interés suban, ya que esto no sólo canaliza nuevo dinero hacia las arcas del Tesoro, sino que deprime activamente los tipos de interés del mercado.

Esta política se conoce como "control de la curva de rendimiento". Un banco central puede ponerla en práctica con bastante facilidad, con o sin anuncio oficial. Dado su poder de compra ilimitado, el banco central puede señalar sus intenciones a las mesas de negociación de los grandes bancos y a los fondos de cobertura, induciendo así eficazmente al mercado a mantener los tipos de interés en el nivel políticamente deseado. No sería de extrañar que la FED ya hubiera introducido extraoficialmente algún tipo de régimen de control de la curva de rendimiento. Ciertamente, no es demasiado descabellado sugerir que el mercado de bonos se ha convertido en una especie de "mercado falso" si ese es el caso.

Un mercado en el que los tipos de interés ya no reflejan las expectativas reales de crecimiento e inflación de los agentes del mercado, sino que se rigen predominantemente por la expectativa del tipo de interés que quiere fijar el banco central, un tipo de interés que no se corresponde con la realidad económica, sino que se fija en función de las necesidades financieras del gobierno. Dicho esto, no debería sorprendernos que los tipos de interés no hayan subido con el aumento de la inflación de los precios. Y con la actual política monetaria, parece poco probable que los tipos de interés suban en breve.

Para ser más precisos: Es poco probable que los tipos de interés en términos reales -es decir, ajustados a la inflación- vuelvan a ser positivos en breve. El nivel de endeudamiento -no sólo en Estados Unidos, por cierto, sino también en muchas otras partes del mundo- ha crecido demasiado para que la Reserva Federal esté en condiciones de volver a situar los tipos de interés reales por encima de la línea cero. Es posible que la Reserva Federal opte por una reducción de los tipos de interés en algún momento (permitiendo así que los rendimientos a largo plazo suban y que la curva de rendimiento se incline un poco), pero es poco probable que los rendimientos a corto plazo vuelvan a los rendimientos "reales" en un futuro próximo.

Es una perspectiva que no augura nada bueno. Los tipos de interés artificialmente reprimidos, por no hablar de los tipos de interés reales negativos, causan problemas: exceso de consumo, desajustes de los precios en los mercados financieros, mala inversión, burbujas especulativas, sobreendeudamiento, inflación de los precios en general, etc. De hecho, el entorno monetario actual -caracterizado por la impresión crónica de dinero por parte de los bancos centrales y su política de tipos de interés excepcionalmente bajos- está sembrando las semillas de la próxima crisis, cuando sea que llegue, y en cualquier forma que se presente.

La posesión de oro físico es una posibilidad para contrarrestar el espectro de riesgos, o más bien de incertidumbres, que se está desarrollando. El valor de cambio del metal amarillo no puede ser degradado por los bancos centrales que utilizan las imprentas. Además, el oro no conlleva ningún riesgo de contrapartida, no puede entrar en mora. En este punto, es posible que la gente no quiera enfrentarse a la realidad y actuar en consecuencia; puede descuidar los riesgos de inflación y de impago. Esto podría explicar por qué -desde nuestro punto de vista- el precio del oro sigue siendo bastante bajo y ofrece a los inversores una oportunidad atractiva para aumentar, o ampliar, su exposición al oro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios