www.economiadehoy.es
De izqda. a dcha.: Luis Lombana, CEO de Ficosterra; Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente; Arancha de la Mata, directora de Relaciones Institucionales y Comunicación de Ficosterra.
Ampliar
De izqda. a dcha.: Luis Lombana, CEO de Ficosterra; Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente; Arancha de la Mata, directora de Relaciones Institucionales y Comunicación de Ficosterra.

Ficosterra comparte con el Secretario de Estado de Medio Ambiente el comienzo de los ensayos internacionales del proyecto de Naciones Unidas (UNDP-OIC)

jueves 07 de octubre de 2021, 10:02h
El equipo directivo de Ficosterra presenta a Hugo Morán los detalles de los ensayos que acaban de iniciarse en México y en Marruecos como parte del Ocean Innovation Challenge. id:76589
El equipo directivo de Ficosterra, empresa de biotecnología marina y única española seleccionada por el Programa de Naciones Unidas para el Progreso y el Desarrollo para afrontar el Ocean Innovation Challenge (OIC), ha dado a conocer al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, las características de los primeros ensayos del OIC que acaban de iniciarse en México y en Marruecos, como parte de los esfuerzos para impulsar el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 14.

Como portavoz de Ficosterra, su CEO Luis Lombana, ha expresado su agradecimiento al Ministerio por el interés en esta iniciativa. “Es para nosotros un honor representar a nuestro país en el Ocean Innovation Challenge, aportar y avanzar en nuestro expertise y colaborar en la transición ecológica en la que están virando todos los ámbitos de la sociedad. En nuestro caso, aplicamos la economía circular a nuestro proceder y aprovechamos los bienes que la naturaleza nos proporciona para mejorar nuestros cultivos, reducir la contaminación y ayudar a que los agricultores tengan más rentabilidad”.

Un equipo multidisciplinar formado por 20 ingenieros agrícolas, biotecnólogos, técnicos de laboratorio y químicos de Ficosterra, de la Universidad Hassan II de Marruecos, y de GN Productores Agrícolas de México, coordinarán los ensayos que se alargarán hasta mediados de 2022.

Para que la investigación sea completa y aplicable, Ficosterra realizará dos tipos de estudios en brócoli. Uno de ellos será en laboratorio, para lo que se emplearán 50 macetas en el interior de cámaras con condiciones ambientales controladas. El otro diseño experimental será en el campo a gran escala, ½ hectárea, en condiciones reales de cultivo agrícola. En ambos casos, la compañía empleará sus marcas ficosagro ® y cystium-k ®, de origen 100 % natural y certificadas para la agricultura orgánica.

De estas pruebas se medirán distintos parámetros. Entre ellos, el peso de la planta con y sin raíces, de las hojas, el nitrógeno y fósforo suministrado, y lixiviado resultante; así como el aumento de la productividad. Con estos datos, se quiere demostrar que con los productos bioestimulantes elaborados a base de extractos de algas pueden incrementar hasta un 15 % de media el rendimiento de las cosechas, al tiempo que disminuye la contaminación de los acuíferos por lixiviación. Se estima que 13 millones de toneladas de fósforo y nitrógeno llegan al mar debido a la fertilización excesiva de los cultivos, un exceso que inevitablemente termina filtrándose en acuíferos, ríos y mares, según un estudio del líder oceanógrafo y climatólogo Seitzinger en 2010.

Esta tecnología y la aplicación de soluciones innovadoras derivadas de la agricultura sostenible ofrece una oportunidad de desarrollo en los países de origen donde se realizarán estos ensayos: Marruecos y México. Por un lado, permite a los agricultores locales ser los primeros en experimentar con tecnología puntera en el manejo de los cultivos ahorrándoles costes respecto al empleo de métodos convencionales. Por otro, genera nuevas oportunidades laborales a medio y largo plazo.

En España, Ficosterra lleva 4 años probando con éxito sus productos eco-friendly en cultivos de alfalfa, arándano, cítricos, fresa, patata, sandía y tomate de industria, en Andalucía (Almería y Huelva), Castilla y León (Burgos y Palencia), Valencia y Murcia. Para ello, ha contado con la colaboración de universidades como las de Almería, León o Valladolid; centros de investigación como el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) del CSIC o el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), así como de agricultores y clientes, como Guivarto en Almería, o Valenzuela & CiA en Huelva. En estas investigaciones ha quedado patente que la productividad se incrementa entre el 10 y el 15 %, según el tipo de cultivo, además de que los productos son aplicables a todo tipo de agricultura (ecológica, convencional, intensiva y extensiva).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios