www.economiadehoy.es

Kia Niro 1.6 Emotion EcoHybrid

Kia Niro 1.6 Emotion EcoHybrid
Ampliar

Un moderno y equipado híbrido autorrecargable a medio camino entre un turismo y un SUV

domingo 28 de junio de 2020, 23:28h
Aunque existen dos versiones híbridas del Niro, con la misma potencia y prestaciones, enchufable y autorrecargable, hemos elegido esta última pues presenta un mayor grado de “independencia” y porque, en teoría, tiene un mayor número de competidores con los que poder comparar. id:60216
Si bien en la entradilla hemos comentado el que esta versión híbrida del Niro puede tener más competidores en el mercado, la realidad es que por el momento solo se puede decir que haya uno y de la marca más especializada en híbridos, el Toyota C-HR, que al igual que el Niro se configura como un SUV de contenidas dimensiones. Ahora bien, si analizamos las posibilidades de utilización por espacio disponible en el habitáculo y en el maletero, el Niro se queda realmente solo, gracias sobre todo a esa configuración de su carrocería entre turismo y SUV.

Ya que hemos comentado la fisonomía y la configuración del Niro, comencemos su análisis por esa línea. Con unas dimensiones que no llegan a los cuatro metros y medio (4,355 m), se puede decir que es un coche compacto, que puede presumir de una más que generosa anchura y un habitáculo envidiable, en el que cuatro pasajeros pueden viajar tan cómodos, en lo que a espacio se refiere, como los de un coche de dimensiones exteriores mucho mayores e incluso si en la parte trasera se ubican tres personas, si tienen una complexión que pudiéramos llamar “normal”, tampoco irían incómodos en exceso, como no sea el pasajero central, pero por la propia configuración del asiento, no por falta de espacio.

Aunque el Niro lleva ya unos años en el mercado y de hecho le probamos por primera vez en su día, hace muy poco que ha recibido unos retoques estéticos exteriores, que naturalmente incorpora esta versión híbrida. Estos retoques han modernizado y sobre todo han personalizado más a este original SUV. Así, nos encontramos con un nuevo frontal, pues tanto la parrilla en negro brillante y los paragolpes son de nuevo diseño. La mencionada y estrecha parrilla la conforma una rejilla de rombos diamantizados que se van cerrando, de fuera adentro, hasta que en la parte central apenas se convierte en puntos. El paragolpes ha aumentado de volumen en detrimento de la parrilla y a cada lado de este en unos generosos habitáculos se sitúa la luz de día conformada por cuatro zonas lumínicas en cada lado, en forma de timón de flecha. En la parte más baja se encuentra la generosa entrada de aire en cuyos extremos se sitúan los pequeños faros antiniebla. Un frontal muy logrado y elaborado, que se complementa perfectamente con los faros de led situados en las esquinas y que se prolongan lateralmente con los intermitentes formados por una barra de led, y con las acertadas formas del capó motor.

La visión lateral es la menos llamativa del modelo pues su zona acristalada, de tres ventanillas, es simplemente correcta y se va estrechando según se avanza hacia la trasera y las barras del techo apenas sobresales de éste. Los pasos de rueda están protegidos por una zona de plástico, que se prolonga por debajo de las puertas y de las partes inferiores de ambos paragolpes. Las llantas de 18” en esta versión, son de un bonito y deportivo diseño. Por su parte, en la trasera Kia vuelve a tener más imaginación y vuelve a marca la personalidad del Niro y sobre todo su generosa anchura. Digamos que esta compuesta por dos zonas diferenciadas, una muy inclinada, la luneta y otra casi vertical, que va desde la parte baja de la luneta hasta el difusor de aire. Ahora bien, esto no quiere decir que esa zona no esta profusamente trabajada en cada detalle y que formas sinuosas recorran los extremos de este panel posterior, la parte media del portón o la parte baja del paragolpes. Es de destacar la generosidad de la visera alerón que cubre casi hasta la mitad de la luneta, aunque la verdad que no perjudica en absoluto la visión hacia atrás del conductor. Son igualmente grandes los grupos ópticos, con tecnología led para frenos y situación y analógica para el intermitente, de tal manera que “invaden” parte de la propia luneta y del lateral de la carrocería. Desde luego visión identificativa hay más que de sobra. En los laterales, y emulando los mencionados cubículos delanteros para la luz de día, pero de menor tamaño, se sitúan la luz de marcha atrás y los catatiópticos.

El habitáculo, como es de presumir por el aspecto exterior del coche y como ya hemos indicado, es amplio, confortable y transmite una elevada sensación de calidad y tecnología, sobre todo si nos fijamos en su moderno salpicadero, que en la última renovación ha sido modificado acertadamente. En este destacan las incrustaciones de aluminio con el negro brillante de la zona del acompañante y de parte de los paneles de las puertas. Estos detalles, más los de la iluminación ambiental y sobre todo el moderno cuadro y la generosa pantalla multifunción completamente integrada en el propio diseño del salpicadero, a lo que hay que sumar un número indeterminado de teclas, botones, etc., hacen que realmente transmite mucha tecnología y un completo equipamiento, como así es.

El cuadro es realmente una pantalla de 7 pulgadas que se puede configurar y que en cualquiera de las opciones elegidas resulta muy fácil de entender y sobre todo que refleja el flujo de energía de la batería y el motor, el cuentavueltas, la velocidad, nivel de combustible, autonomía y un largo etcétera, todo ello a base de barras luminosas o guarismos o sea sin ninguna aguja. Por su parte la pantalla multifunción, es de 10,25 pulgadas y además de también reflejar el nivel de batería, las opciones de motorización en un momento dado, etc., ofrece un sistema multimedia que la marca denomina UVO Connect, que contiene un protocolo de comunicación entre el coche y una aplicación de smartphone, que permite consultar en este último, datos como el estado general del vehículo, el porcentaje de carga de la batería y dónde se encuentra estacionado. El sistema es compatible con Android Auto y con Apple CarPlay y ofrece también un eficiente GPS fácil de manejar.

Los asientos delanteros de piel, tienen un magnífico aspecto y de hecho sujetan muy bien el cuerpo y proporcionan un alto grado de confortabilidad. Una vez sentado ante el volante de forma rápida y fácil, pues la regulación es eléctrica, nos encontramos con una postura ideal, eso sí, rodeado de botones e interruptores pues el equipamiento con el que contamos es realmente abrumador en esta versión, hasta tal punto que prácticamente ningún coche de su categoría cuenta con tantos elementos y de muchas superiores pocos disponen de tanto. Siguiendo con los asientos y una vez ya dicho el espacio que ofrece el trasero, digamos que éste se puede abatir en una proporción de 60/40, para aumentar según las necesidades, la capacidad del maletero de 410 litros como mínimo, pero que puede llegar hasta los 1.408, si el citado asiento está abatido del todo.

La terminación es buena y los materiales empleados son calidad, lo que contribuye a que no se oiga la más mínima vibración, aunque se circule por zonas bacheadas. Como ya hemos dicho, el equipamiento del Niro es muy abundante y entre los elementos de ayuda a la conducción podemos destacar, el Sistema de Gestión de Estabilidad de Kia, el programa electrónico de estabilidad (ESC), que proporcionan estabilidad, tracción y seguridad en todas las condiciones, el programador de velocidad activo, frenada automática de emergencia con detección de peatones, advertencia y mantenimiento automático en el carril (con tres configuraciones: aviso en caso de cambio involuntario, corrección automática mediante la dirección o mantenimiento en el centro del carril; operativo entre 55 y 180 km/h), detector de vehículos en el ángulo muerto (desde 30 km/h) y de tráfico perpendicular al retroceder, lectura de señales de tráfico….. a los que habría que sumar los de confort, como el sistema de entrada y arranque sin llave, volante con calefacción, asientos con regulación eléctrica, calefacción y ventilación, función de aparcamiento automático, zona de carga de móviles inalámbrica y un larguísimo etcétera.

El sistema de propulsión del Niro híbrido, consiste, por un lado, en un motor de gasolina 1.6 GDI, una batería de iones de polímero de litio, un motor eléctrico de 32 kW y una caja de cambios de seis velocidades con doble embrague. Este nuevo motor constituye la primera combinación del ciclo Atkinson, recirculación de gases de escape refrigerada (EGR), inyección directa de gasolina (GDI) y una carrera del pistón muy larga con un diámetro estrecho de los cilindros para maximizar el rendimiento térmico. La eficiencia y las emisiones están asimismo mejoradas mediante el sistema de recuperación de calor del escape, que acelera la fase de calentamiento del motor porque conduce el refrigerante hacia un intercambiador de calor en el sistema de escape.

Este motor de 1.580 c.c. dispone de un rendimiento de 105 CV de potencia a 5.700 r.p.m.y 147 Nm de par a 4.000 r.p.m., mientras que el motor eléctrico rinde 44 CV y obtiene un par de 170 Nm., siendo la suma de ambos motores cuando trabajan juntos a toda potencia de 141 CV y un par de 265 Nm. Por parte la batería es de iones de polímeros de litio de 1,56 kW/h., siendo la más ligera y eficiente que ha utilizado Kia hasta el momento, con un 50% más de densidad de energía y un 13% más de eficiencia energética que en las baterías de los principales rivales. Con un peso de sólo 33 kg y un avanzado relé de potencia, la batería del Niro puede regenerar energía eléctrica durante la deceleración. Recuperación de energía que según hemos podido comprobar durante la prueba es realmente rápida, lo que favorece una mayor utilización del motor eléctrico y ahorran combustible.

Ya que hablamos de ello digamos que el consumo medio apenas supera los 4 litros a los 100 kms., mientras que las emisiones se sitúan en solo los 88 grs/km. de CO2 en ciclo combinado. Las mencionadas potencias se muestran más que sobradas para impulsar con eficacia al Niro, aunque no para que las prestaciones sean muy deportivas, pero realmente esa no es la concepción del coche, que se muestra siempre muy ágil y capaz de mantener una alta media de velocidad, cifra que se sitúa en su máxima indicación en los 170 km/h. Y ya que mencionamos prestaciones digamos también que la aceleración de 0 a 100 km/h es de 11,5 sgs. Como hemos insinuado no son cifras espectaculares, pero a la hora de conducir el Niro no echamos de menos falta de brío, pues insistimos, es muy agradable de utilizar en toda circunstancia.

A diferencia de otros híbridos, que emplean un variador continuo para cambiar de velocidades, en el Niro acompañando al eficiente motor nos encontramos una caja de cambios automática que es la última versión de la 6DCT de Kia. Solución que nos parece mucho mejor y más agradable de manejar, pues proporciona además una respuesta más directa e inmediata, con una conducción más divertida que las tradicionales de variador (e-CVT). Como su denominación indica dispone de 6 velocidades que admiten una utilización totalmente automática, sin que por cierto se note apenas el engranaje de una a otra relación y también otra en modo manual, bien moviendo la palanca selectora hacia el conductor para seleccionar el modo Manual Sports y seguir las velocidades con pequeños toques o utilizarla también en los pulsadores situados tras el volante.

Con el selector del cambio en automático, el Kia Niro trabaja en lo que la marca denomina como modo ECO. Un modo en el que se busca maximizar el consumo y la dirección cuenta con un tarado más suave. Por su parte la utilización manual implica un comportamiento Sport y una dirección algo más dura. Como curiosidad digamos que Kia ha desarrollado una nueva máquina eléctrica integrada en la caja de cambios (Transmission-Mounted Electric Device TMED) para que la caja DCT trabaje mejor dentro del sistema de propulsión híbrido. El TMED permite que la plena potencia del motor térmico y el eléctrico se transmita de forma paralela a la caja de cambios, con una mínima pérdida de energía.

El Niro está equipado con una suspensión delantera independiente MacPherson, ajustada para que proporcione el mejor tacto de dirección en el centro, reacciones inmediatas a los movimientos del volante y estabilidad a gran velocidad. El Niro también tiene una suspensión trasera independiente, de tipo multibrazo con dos brazos inferiores. El resultado es una marcha confortable en todas las condiciones con cada rueda capaz de absorber independientemente los baches o los golpes, al tiempo que asegura una gran estabilidad y agilidad. Se ha prestado especial atención al tacto del freno. Aplicando las lecciones aprendidas a través del desarrollo de dos generaciones del Optima Híbrido, así como del Soul EV de propulsión completamente eléctrica, los ingenieros de Kia han diseñado el sistema de frenada regenerativa del Niro para que se combine uniformemente con los frenos hidráulicos de fricción. Consecuentemente, la deceleración se siente de forma más consistente y lineal que en otros híbridos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios