www.economiadehoy.es
La falta de suelo logístico amenaza el potencial de Barcelona para acoger nuevos centros de distribución para la Europa del sur
Ampliar

La falta de suelo logístico amenaza el potencial de Barcelona para acoger nuevos centros de distribución para la Europa del sur

viernes 08 de febrero de 2019, 11:21h
Las grandes operaciones formalizadas a caballo de 2018 y 2019 todavía acentúan más la baja disponibilidad de suelo logístico en el área metropolitana de Barcelona. id:41670

La Cámara de Comercio de Barcelona alerta de que el agotamiento de la oferta de suelo logístico dentro del área metropolitana compromete la localización de nuevos centros de distribución de escala regional europea en Barcelona.

En términos generales, el comportamiento de la demanda se ha caracterizado últimamente por un elevado ritmo de absorción por parte del mercado de la oferta disponible de suelo y de techo logístico fruto del incremento de la actividad económica, como consecuencia , fundamentalmente, de la sostenida apuesta exportadora de las empresas catalanas (a pesar de los signos de desaceleración de los últimos meses) y de la eclosión del comercio electrónico.

Así pues, el mercado immologístico ha ido absorbiendo el producto que se había quedado vacío durante la crisis, ha ido empujando al alza las rentas de alquiler y los precios de compra y está estimulando el retorno a la promoción de nuevas naves, con una capacidad remarcable de atraer capital internacional.

En este sentido y como caso paradigmático, las operaciones formalizadas entre 2018 y 2019 para CILSA, la empresa gestora de la zona de actividades logísticas del Puerto de Barcelona (ZAL Puerto), representan nuevos contratos llave en mano para construir hasta 271.000 m2 de nuevas naves dedicadas a operadores de primer nivel nacional e internacional, incluyendo los 61.000 m2 de Lidl y los 96.000 m2 de Decathlon. Estos nuevos desarrollos, con una inversión total superior a los 150 millones de euros, serán ejecutados durante 2019 y 2020 para ser mayoritariamente entregados a lo largo de 2020. Y con ellos se agotará todo el suelo disponible en la ZAL Puerto.

A falta de nuevos desarrollos urbanísticos, como el previsto impulsar Aena alrededor del aeropuerto de Barcelona - El Prat, la dotación de terrenos logísticos grandes se ha agotado en la primera corona metropolitana, excepto por los espacios que se puedan liberar con el desplazamiento de empresas que actualmente están instaladas. Y por eso los nuevos proyectos se intentan ubicarse en la segunda y en la tercera corona, aunque incorporar nuevo suelo en el mercado es laborioso porque la gestión urbanística a nivel municipal es compleja.

Desde un punto de vista de mercado, de negocio, de los clientes y de sus necesidades, de los cinco grandes modelos existentes de distribución logística en Europa, en pocos casos Barcelona (y Cataluña) será competitiva para acoger plataformas de distribución para toda Europa o de alcance únicamente peninsular, pero sí tiene un buen posicionamiento para atraer almacenes logísticos centrales de grandes grupos de distribución para Europa del sur.

Ahora bien, para poder aprovechar necesario dotarse de una oferta de suelo coordinada, organizada y que permita ofrecer soluciones globales y proyectos llave en mano en un tiempo razonable, además de una rentabilidad adecuada para atraer la inversión extranjera. Y hay que ubicar estos nuevos desarrollos logísticos cerca de los grandes centros de consumo, con un tamaño razonable y con la posibilidad de conectar con transportes alternativos a la carretera. El objetivo debería ser disponer de una oferta de suelo adecuada para dar respuesta a la demanda latente o, incluso, para ser capaz de generarla.

El potencial logístico de Barcelona

Barcelona es el centro logístico más competitivo para servir conjuntamente los mercados de Europa, el Mediterráneo y el norte de África y América del Sur. Desde Barcelona es posible organizar la logística de distribución a estos mercados con un menor coste total, más rápido y con un menor impacto ambiental. Esto se debe a una combinación de la relevancia de Barcelona como mercado de consumo y como concentración industrial, de su posición geográfica, histórica, comercial y cultural, y de su capacidad logística, portuaria y aeroportuaria. Como tal, Barcelona está en condiciones de actuar como centro logístico multinacional y como base para equipos comerciales de empresas extracomunitarias con ventaja sobre otras regiones del norte de Europa.

Para empresas ya ubicadas en el norte de Europa, Barcelona ofrece la oportunidad de actuar como una segunda puerta de entrada y una base para la expansión de los mercados en el sur. Barcelona permite una distribución terrestre eficiente los principales centros industriales, logísticos y de consumo europeos, dado que en menos de 24 horas se puede llegar a todas las grandes ciudades de España, Francia, Italia y Alemania.

Barcelona es el principal puerto del sur de Europa por su capacidad para organizar redes logísticas y para ofrecer servicios de valor añadido a algunos de los sectores económicos más relevantes. Barcelona acoge la zona logística y las instalaciones más grandes del sur de Europa y el Mediterráneo, alrededor de un moderno puerto marítimo. Lo que diferencia el área logística de Barcelona de sus competidoras es que están presentes operadores logísticos con capacidad de diseñar, organizar y gestionar las redes logísticas más eficientes y ofrecer servicios especializados a industrias como la moda y el calzado, la electrónica, los productos industriales, los consumibles duraderos (electrodomésticos, juguetes, muebles, etc.), la química y la automoción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.