www.economiadehoy.es
La huella de carbono de Kutxabank alcanza un margen positivo de 12.000 toneladas de CO2
Ampliar

La huella de carbono de Kutxabank alcanza un margen positivo de 12.000 toneladas de CO2

La masa forestal que gestiona absorbe ampliamente las emisiones de dióxido de carbono generadas por su actividad directa

miércoles 17 de junio de 2020, 10:26h
En 2019 ya logró ser una entidad completamente neutra en emisiones, en línea con sus criterios de sostenibilidad. id:59765
Kutxabank ha dado en 2020 un relevante paso para consolidarse como una referencia en el ámbito de las empresas medioambientalmente sostenibles, al reducir de forma sustancial las emisiones de CO2 que genera su actividad corporativa.

Dicha merma supone en la práctica que haya logrado una ‘huella de carbono negativa’ de casi 12.000 toneladas. Este concepto implica que sus propios recursos, en este caso la masa forestal que gestiona directamente, absorben más dióxido de carbono del que la Entidad emite a la atmósfera por el consumo de combustibles fósiles (gas natural y gasoil), electricidad y el transporte de las personas que forman parte de su plantilla.

El Grupo financiero no emite un volumen de emisiones directas muy significativo. Está previsto que en 2020 las emanaciones alcancen las 1.146 toneladas que, en cualquier caso, serán compensadas de forma muy holgada por las 13.138 toneladas que eliminan los bosques propiedad del Grupo financiero.

Una de las principales características de este importante avance en materia medioambiental es que se sustenta en recursos propios de Kutxabank, es decir, en la amplia masa arbórea que el propio Banco administra y gestiona en los territorios de Álava, Bizkaia y Gipuzkoa. Comos resultado de esta actividad forestal, Kutxabank no ha tenido que recurrir en ningún momento a la compra de ‘créditos de carbono’ para compensar sus emisiones de dióxido de carbono.

Kutxabank administra un total de 901 hectáreas de bosques que dan cabida a una amplia variedad de ecosistemas ricos en biodiversidad. Para su explotación dispone de un Plan de Gestión Forestal bajo Certificación PEFC, que garantiza la Gestión Forestal Sostenible.

Una empresa con huella neutra desde 2019

Desde un punto de vista corporativo la actividad bancaria y parabancaria que realiza el Grupo Kutxabank no tiene una incidencia relevante en el cambio climático, y el Grupo realiza actividades tendentes a neutralizar su huella de carbono.

Desde 2019 es una entidad neutra en emisiones de CO2, ya que dicho año ya lograba su objetivo de compensar el 100% del impacto de su actividad corporativa en el efecto invernadero.

Además, desde el 1 de enero de 2020, las más de 900 sucursales bancarias y la totalidad de los centros de trabajo del Grupo Kutxabank ya se abastecen exclusivamente de electricidad verde, proveniente de la planta fotovoltaica Núñez de Balboa de Iberdrola.

Este contrato de suministro de energía verde supone que se evitan generar al año más de 6 mil toneladas de dióxido de carbono, contribuyendo así a la estrategia de descarbonización de la economía. Esta cifra se eleva hasta las 15 mil toneladas si se considera la actividad de las sociedades pertenecientes al Grupo y las Fundaciones Bancarias accionistas.

En buena medida a causa de la entrada en vigor de este contrato, en dos años la Entidad financiera ha reducido un 86% sus emisiones de carbono, al pasar de las 8.114 toneladas que se generaban en 2018, a las 1.146 toneladas que se emitirán en 2020.

La sostenibilidad medioambiental como criterio estratégico

Kutxabank incorpora a su gestión aspectos que contribuyan a garantizar la producción sostenible, combatir el cambio climático o impulsar un desarrollo económico respetuoso con el medioambiente, siempre desde posiciones de buen gobierno.

Mantiene una actitud proactiva en la protección del entorno, la prevención de la contaminación y la degradación ambiental. Lleva años tratando de minimizar los consumos energéticos y de materiales necesarios para la actividad financiera, gestionando de forma responsable los residuos que se generan.

Cuenta con una política ambiental institucional muy activa, y con una Guía de Buenas Prácticas Ambientales, cuya finalidad es sensibilizar y mejorar el desempeño ambiental de todas las personas que trabajan en Kutxabank.

Esta guía promueve la puesta en práctica de medidas que minimizan el impacto medioambiental, a través de la eficiencia energética, la segregación y la gestión de residuos, o la minimización en el uso de recursos y materiales, entre otras medidas.

El Grupo mantiene una cartera de activos bajo gestión de más de 23.000 millones de euros, que están administrados íntegramente con criterios de inversión socialmente responsables. Esto significa que se asegura que las entidades en las que se invierte cumplen y promueven en su ámbito de actuación el respeto de los Derechos Humanos, el cuidado del medioambiente, las prácticas de Políticas de Buen Gobierno y las buenas prácticas en materia fiscal.

Además, ofrece un amplio catálogo de productos financieros que fomentan el respeto a la naturaleza. Facilita, en ese sentido, la adquisición y aseguramiento de viviendas energéticamente eficientes, la compra de vehículos eléctricos e híbridos o de electrodomésticos verdes, así como la transición de las empresas clientes hacia una economía más sostenible. También apoya proyectos empresariales que desarrollan proyectos de generación de energías renovables, o que enfocan su actividad a proteger espacios forestales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios