www.economiadehoy.es

Las empresas petroleras y de gas ponen en práctica la innovación en la nube para acelerar su transformación digital

Eddie Murray, Amazon Web Services.
Eddie Murray, Amazon Web Services.

OPINIÓN: Por Eddie Murray, Global Oil & Gas Leader, Amazon Web Services

sábado 29 de agosto de 2020, 10:20h
Una interesante historia de innovación. id:62482
Hace más de 150 años, la industria petrolera comenzó a transformar el mundo, en el marco de una oleada de innovación durante la segunda Revolución Industrial, e hizo posible nuevos modos de transporte, fabricación, calefacción e incluso iluminación.

Ciertamente, la industria del petróleo y el gas no es ajena a la innovación, tanto si se trata de realizar perforaciones con éxito en el Golfo de México, como en el terreno opuesto, el desierto, u otros lugares que antes parecían totalmente inaccesibles. En los últimos tiempos, el enfoque ha sido la innovación mediante la tecnología digital. En un informe del Foro Económico Mundial se señala que «ya en la década de 1980, las empresas de petróleo y gas comenzaron a adoptar tecnologías digitales, centrándose en un entendimiento más completo de los recursos y el potencial de producción de un yacimiento, mejorando la seguridad, al tiempo que se aumentando la eficiencia operativa en los yacimientos petrolíferos de todo el mundo».

La próxima transformación

Ese enfoque sigue vigente, incluso a medida que la industria sigue recuperándose de los efectos de un mercado a la baja, con precios más elevados, aunque aún volátiles en todo el sector. Estrategias como el aumento de la productividad y el incremento de la eficiencia han contribuido a compensar los precios bajos, si bien existe la sensación entre las compañías de petróleo y gas con las que he hablado de que las inestabilidades del mercado pueden sencillamente formar parte de una «nueva normalidad». Las empresas creen que deben prosperar en este panorama de mercado más impredecible.

En este contexto, la transformación digital sigue acaparando la atención. Las compañías de petróleo y gas hablan de cómo la tecnología digital les permitirá sumarse a la «Industria 4.0», convirtiéndose así en empresas de última generación. Desde mi rol en AWS percibo bastante curiosidad en las empresas dispuestas a explorar cómo las diferentes tecnologías pueden impulsar esa transformación, para llegar a nuevos niveles de eficiencia y productividad. Están analizando sus actuales flujos de trabajo, que en muchos casos han permanecido sin grandes innovaciones durante décadas, y estudian nuevas formas de impulsar el orden de magnitud en las eficiencias.

Enfoque práctico a la nube

La nube es el foco de las iniciativas digitales en el ámbito del petróleo y el gas. De mis conversaciones con los clientes de este sector sobre la nube destaco que no solo quieren saber lo que es posible, sino que también preguntan cada vez más: «¿qué puedo hacer primero, y cómo puedo hacerlo rápidamente?» Las empresas están siendo visionarias en su perspectiva frente a la nube, pero también prácticas; están preparadas para generar resultados tangibles.

Sin embargo, no siempre es fácil dejar a un lado la visión y adoptar un enfoque más práctico sobre cómo será la realidad al final. Se trata de un tema del que hablamos a menudo con los clientes, y compartimos nuestros mecanismos de innovación: el poder de trabajar en retrospectiva, al revés (backwards). Para ello, empezamos con la visión final (lo que una empresa quiere lograr realmente), para luego trazar una hoja de ruta sobre cómo lograrlo. Al comenzar por el final, podemos determinar más fácilmente qué pasos son necesarios para hacer realidad esa visión.

También se trata de una piedra angular del funcionamiento de AWS (y Amazon). Para definir nuestro objetivo final, redactaremos un comunicado de prensa que refleje todos los logros deseados. Hemos compartido el proceso con muchos clientes de petróleo y gas y, a cambio, hemos aprendido mucho de ellos a medida que prueban el enfoque en sus propios entornos.

Los objetivos ambiciosos están vinculados a resultados específicos

¿Pero cómo se hace realmente? Permítanme compartir un ejemplo hipotético. Digamos que un operador quiere reducir de meses a días el tiempo entre una adquisición sísmica en alta mar y la interpretación de esos datos. Un primer paso para lograrlo puede ser trasladar los datos sísmicos del buque a la nube, eliminando el coste, los desafíos logísticos y el valor oculto en las cintas. El siguiente paso puede ser procesar los datos sísmicos en la nube y hacer llegar las imágenes procesadas a un software de interpretación basado en la nube. El proceso de trabajo al revés permite a este operador definir los objetivos finales mediante la creación de un comunicado de prensa y preguntas frecuentes. Una vez que se define este panorama final, empezamos a construir. Este es el proceso que sigue Amazon para todas nuestras innovaciones.

También cabe señalar que tener en mente un objetivo final ambicioso no implica hacer todo el esfuerzo titánico de una vez. Por ejemplo, un cliente —Baker Hughes (BHGE), una compañía del grupo GE— tenía el ambicioso objetivo de trasladar todas sus aplicaciones (500 en total) a AWS, eliminando fundamentalmente el centro de datos en el marco de una iniciativa digital. Si bien el esfuerzo ha sido considerable, la empresa realizó las migraciones por fases de modo que pudieran comenzar a obtener beneficios inmediatamente a medida que avanzaban.

Una idea como base

Los dos ejemplos anteriores reflejan cómo las empresas pueden ampliar el valor generado a partir de una idea original. Por ejemplo, una vez que los datos sísmicos están almacenados en la nube y no atrapados en cintas, las empresas pueden aplicar modelos de aprendizaje automático para extraer más valor de esos datos mientras se almacenan en servicios de bajo coste como Amazon Glacier. Además, las empresas pueden utilizar soluciones ISV que funcionan en la nube, automatizando así la interpretación de los datos o desarrollando nuevos modelos de aprendizaje automático que ayudan a simplificar su interpretación. Nuestro cliente BHGE sacó el máximo provecho de sus migraciones a la nube analizando el uso y otros patrones a través de sus aplicaciones e identificando estrategias adicionales de ahorro de costes.

En AWS, creemos firmemente en el poder de la innovación continua, y todas y cada una de las ideas se basan en la anterior para generar un crecimiento y una exploración constantes. A medida que las empresas petroleras y de gas siguen avanzando en sus iniciativas digitales, se presenta una enorme oportunidad para impulsar nuevas prácticas innovadoras, apoyadas por la tecnología, que abran las puertas a una mayor eficiencia, mejoren la productividad y mantengan a los empleados a salvo sobre el terreno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios