www.economiadehoy.es

Mayor apetito inversor por los activos de riesgo

Mayor apetito inversor por los activos de riesgo
Ampliar

OPINIÓN: Por Equipo de Portcolom AV

jueves 18 de febrero de 2021, 13:02h
La demanda casi insaciable de los inversores por activos de riesgo (la semana pasada asistimos, según datos de Bank of America, a la mayor entrada de la historia de flujos en fondos y ETFs de renta variable global con algo más de 58.000 Mll USD), no sólo se plasma en renta variable. id:68423

En los mercados de crédito, los síntomas son también evidentes, reflejando un claro desequilibrio entre la oferta y la demanda, incluso en un período en el que muchas compañías han aprovechado para acudir al mercado en búsqueda de nueva financiación o refinanciar su deuda existente. En las semanas recientes, varias compañías han financiado el pago de dividendo a sus accionistas con la emisión de bonos de pago en especie (los denominados PIKs en lengua anglosajona), que es un tipo de bono que permite a sus emisores el pago de sus intereses en bonos adicionales en lugar de hacerlo en efectivo. Este tipo de operaciones suele ser un sello característico de mercados demasiado sobrecalentados.

Según datos de LevFin Insights, en enero más del 53% de las fusiones y compras realizadas donde estuvieron involucradas compañías de high yield, se hicieron con compañías donde su nivel de deuda superaba en más de seis veces su flujo de caja operativo (EBITDA), un nivel que no se veía desde agosto de 2017.

Por todo ello, creemos que uno de los principales activos a vigilar en los próximos meses, será el comportamiento de la deuda soberana, ya que un repunte en sus tasas de rentabilidad (la del bono a diez años americano ha subido 0,40% en los últimos tres meses hasta el 1,25% anual), como consecuencia de temores de un repunte en inflación, podría tener un peligroso efecto en cadena sobre los mercados de crédito bastante difícil de medir. Y por ende también sobre la renta variable. Por el momento, el mercado sigue confiando en que los bancos centrales tienen todo bajo control.

La diferencia entre el mercado de crédito de compañías con baja calidad financiera y la renta variable es el tamaño de la puerta de salida: en el caso del primero es de tamaño infinitamente más reducido que el segundo. Por ello, en el entorno actual, nuestra recomendación en activos de riesgo es favorecer la renta variable frente a los bonos de alto rendimiento ó high yield, aún conscientes que en este segmento puede haber compañías muy beneficias por el repunte de inflación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios