www.economiadehoy.es
¿En qué consisten los préstamos entre particulares?
Ampliar

¿En qué consisten los préstamos entre particulares?

miércoles 16 de enero de 2019, 18:54h
Los bancos han sido, tradicionalmente, las entidades comerciales que se han encargado de cubrir las necesidades de financiación de los ciudadanos, pero la crisis económica sufrida en los últimos años ha hecho que estas instituciones financieras hayan endurecido sustancialmente las condiciones para acceder a sus productos. id:40760

Hoy en día, aunque la situación ha cambiado ligeramente y ya se empiezan a relajar un poco a la hora de conceder préstamos, para prestar el dinero todavía exigen bastantes garantías, como el aval con propiedades, contar con ingresos elevados, que el nombre del interesado no aparezca en ninguno de los listados de morosidad existentes o que otras personas ejerzan de avalistas en caso de que el titular no pudiese hacer frente a los pagos.

Como resultado de este nuevo panorama, desde hace unos años han empezado a funcionar un sistema que abre la puerta a los créditos entre particulares, que ya alcanzaron una gran importancia hace décadas, pero hoy día se presentan en versiones actualizadas que ofrecen numerosas ventajas, como la posibilidad de tramitarlos 100 % online.

Los prestamistas particulares son mucho más flexibles a la hora de dejar el dinero, y esta es la baza que tiene hoy día y gracias a la cual han alcanzado esta tremenda popularidad, pues conceden créditos incluso estando en el asnef, uno de los principales listados de morosos que consultan los bancos la hora de conceder préstamos. Como hemos comentado, estar incluido en alguno de ellos hace que la banca te cierre automáticamente el grifo de la financiación. Otras de las facilidades que ofrece este tipo de préstamo es poder acceder al dinero incluso sin contar con un avalista o un aval inmobiliario.

¿Qué requisitos se necesitan para solicitar estos préstamos?

Como hemos comentado con anterioridad, algunos de estos prestamos particulares pueden tramitarse totalmente online, son aquellos que son gestionados mediante plataformas destinadas a tal fin.

En cuanto a los requisitos y los documentos que se han de aportar, dependerán en gran medida del tipo de préstamos, de la cantidad solicitada, aunque los que se piden normalmente por internet no ascienden a cantidades demasiado elevadas y por lo tanto se conceden rápidamente, con procesos sumamente sencillos.

Con carácter general habrá que rellenar un formulario de solicitud en el que habrá que especificar el dinero que necesitamos y el plazo que solicitamos para devolverlo. En él también se requerirá que el solicitante aporte datos de carácter personal y también relacionados con su situación económica.

¿Qué otros factores han impulsado el auge de los créditos entre particulares?

Como hemos comentado anteriormente, uno de los principales motivos de este nuevo impulso de otras opciones de financiación ha sido el cierre del grifo crediticio por parte de la banca, que ha dejado a numerosas familias y empresas sin la posibilidad de acceder al dinero, el motor de nuestra sociedad actual.

Pero este no ha sido el único desencadenante. Si pensamos en cómo vivíamos hace tan solo un par de décadas, podremos analizar el cambio tan radical que se ha producido en nuestra sociedad y tener una perspectiva global al observar como cosas que ahora nos resultan absolutamente normales, como los smartphones o internet, y que entonces eran inimaginables, al menos para el común de los mortales, ahora son herramientas altamente útiles para realizar el contacto, como es el caso del que estamos hablando, entre solicitante y prestamista.

Este gran cambio propiciado por la tecnología se basa esencialmente en la capacidad de comunicación de las personas que hemos adquirido, por lo que hoy día, en apenas unos segundos, puedes estar en contacto con alguien que vive a miles de kilómetros de distancia. La capacidad que tenemos en la actualidad para mandarnos archivos, documentos, vídeos, audios… no tiene parangón y en esta capacidad de comunicación se basa, precisamente, el nuevo impulso de los créditos entre particulares.

Por ejemplo, unos de los principales problemas de hace unos años era que la persona que necesitaba el dinero no encontrase a esa otra persona con capacidad de prestarlo. Este problema, evidentemente, ha desparecido con internet gracias a las opciones de comunicación que nos ofrece.

Otro de los problemas estaría relacionado con la seguridad de la inversión por parte del prestamista. En este caso, y aunque Internet no puede hacer milagros y siempre que hay una inversión existe un riesgo que se ha de valorar, la capacidad de información es mucho mayor y, además, las garantías vienen de nuevas fórmulas, como son las plataformas de préstamos y créditos que operan hoy día en internet.

Estas plataformas son las encargadas de hacer un análisis del riesgo antes de prestar el dinero y permite, por ejemplo, ver el perfil del solicitante y su historial con préstamos anteriores. Así, los tipos de préstamos se pueden clasificar en distintos niveles de riesgo, siendo los más arriesgados lo que presentan intereses más elevados, pero el prestamista particular con esta información podrá decidir hasta qué punto está dispuesto a arriesgarse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.