www.economiadehoy.es

Los contratos de alquiler se quedan como estaban

Los contratos de alquiler se quedan como estaban
Ampliar
miércoles 23 de enero de 2019, 15:44h
La reforma del régimen de los alquileres ha durado desde 19 de diciembre del año pasado al 22 de enero del presente. Mucho ruido para tan pocas nueces. Todo sigue como antes, solo hemos perdido el tiempo. id:41045

Al margen de que las consecuencias políticas del rechazo por parte del Congreso no han sido relevantes, ya que el pacto entre el PSOE, Podemos y el resto de las fuerzas parlamentarias que auparon a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno se mantiene relativamente sano, cabe preguntarse cuáles han sido las consecuencias para propietarios e inquilinos durante estos pocos días.

El decreto del Gobierno solo ha tenido eficacia durante esos pocos días. Los contratos de alquiler formalizados en ese período, acordes al decreto, tendrán plena validez y vigencia legal hasta que lleguen a su fin. Pero lo que ya no se arregla es el parón en el mercado del alquiler durante ese corto tiempo, ni que tanto algunos propietarios como algunos inquilinos piensen que les han tomado el pelo.

Formalizar un contrato de alquiler es una cosa muy seria, tanto para el arrendatario como para el arrendador. Puede llegar a ser una relación prolongada en el tiempo que se ha de basar en la confianza mutua entre propietario e inquilino. Teóricamente, a los dos les interesa mantener y cumplir sus compromisos por el bien de ambos.

Es cierto que los alquileres están subiendo de precio pero muchas veces informaciones sesgadas y oportunistas hacen pensar que todos los inmuebles disponibles en alquiler son inalcanzables. Eso no es verdad en la mayoría del territorio español. La verdad es que es el libre mercado es el que debería fijar los precios de todos los productos y servicios, manteniendo el Estado de Bienestar que tanto nos ha costado conseguir para poder asistir a las personas que, temporalmente, se encuentren en dificultades.

Y la vida sigue igual

La Ley de Arrendamientos Urbanos sigue como estaba antes del fallido intento de modificación. La duración del contrato, su prórroga, la renovación contrato alquiler, la fianza a depositar y los gastos que ha de satisfacer cada parte vuelven a ser los que eran.

El decreto en cuestión tenía varios elementos cuanto menos curiosos. No tenemos espacio aquí para desarrollarlos todos y, por eso, hablaremos solo de las fianzas.

Por lo que refería a las fianzas, pretendía que los propietarios no pudiesen pedir más de dos meses, si no eran alquileres a largo plazo, con la pretensión de que las personas que no tuvieran suficiente dinero disponible pudieran también alquilar una vivienda. Como intención, a primera vista, puede parecer loable. Pero pensemos un poquito.

Si yo fuese el propietario, que no lo soy, yo vivo de alquiler y tan ricamente, pensaría: “si no tiene ni para la fianza, cómo me va a pagar el alquiler todos los meses”.

Evidentemente, hay propietarios que abusan de sus inquilinos, lo mismo que hay jornaleros en el campo trabajando sin Seguridad Social y duermen hacinados en barracones. Cada vez que la Guardia Civil descubre uno de estos últimos casos, actúa en consecuencia.

Pero, en general, la gran mayoría de las personas que vivimos en este país, preferimos pedir o aportar garantías razonables que hagan posible un contrato de alquiler.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.