www.economiadehoy.es

El Opel Astra convierte la noche en día

El Opel Astra convierte la noche en día
Ampliar

Sin deslumbramiento: sistema de iluminación matricial IntelliLux LED

martes 05 de marzo de 2019, 23:26h
Oferta exclusiva: edición especial Opel Astra "120 Aniversario" en las mejores condiciones. Fabricando automóviles desde 1899: la mejor iluminación tiene una larga tradición en Opel. Ahorro de energía al tiempo que conserva la potencia de iluminación: nueva luz Eco-LED en los próximos modelos. id:42702
En 2019, Opel celebra sus 120 años como fabricante de automóviles y, por lo tanto, 120 años llenos de innovaciones para todos. La marca alemana tiene la tradición de ser pioneros en los avances de alta tecnología y llevarlos rápidamente a la producción en serie. Esto hace que la movilidad sea asequible para muchos y que los automóviles sean más seguros, limpios, cómodos y prácticos. El lema «ver y ser visto» ya se utilizaba con el primer coche Opel, el Patentmotorwagen «Sistema Lutzmann» de 1899, así como en todos los demás modelos Opel posteriores, desde el famoso Kapitän hasta el Opel Astra actual, pasando por el Opel GT con sus legendarios faros escamoteables. Gracias a sus faros con revolucionaria iluminación matricial IntelliLux LED, el superventas compacto y el emblemático Insignia actual convierten la noche en día. Y pronto, Opel introducirá por primera vez el sistema IntelliLux LED con el nuevo Corsa en el segmento de coches pequeños, una muestra más de la filosofía de Opel de poner las innovaciones al alcance de todos. Opel presentará la alternativa de la nueva luz Eco-LED en próximos modelos, reduciendo el consumo de energía en el futuro y manteniendo la potencia de iluminación.

"Nuestro objetivo es ofrecer la mejor visibilidad posible en todo momento", dice el director de Ingeniería de Opel, Christian Müller. “Queremos ofrecer tecnologías que no tengan competencia en su segmento. Actualmente, nuestro sistema adaptativo de iluminación matricial LED es el mejor ejemplo. Este avanzado sistema no estaba disponible hasta ahora en el segmento de volumen y ahora lo vamos a incluir en el Corsa de la próxima generación".

Opel está equipando a todos sus modelos con las más avanzadas tecnología de iluminación. Un buen ejemplo es el Astra 120 Aniversario, que combina las mejores tecnologías con una dinámica de conducción de primera clase. Elementos como los sensores de aparcamiento delanteros y traseros, la cámara de visión trasera, el sensor de luces y lluvia o la íntegra compatibilidad del sistema multimedia con Android Auto o Apple Car Play, son de serie en esta versión limitada. La versión "120 Aniversario" también incluye llantas de aleación de 16" en acabado Gris Technical y todo, por un precio de venta recomendado en España de solo 21.925 €, con impuestos incluidos.

«Sistema Lutzmann» a la luz de las velas

Los principios de la movilidad en automóvil fueron bastante oscuros. Lo que hoy se considera natural en el tráfico rodado era inimaginable hace más de 120 años: entonces había que llevar faroles delante del coche. Su principal función no era iluminar la calzada, sino ser visto por otros usuarios de la carretera. A finales del siglo XIX, el Opel Patentmotorwagen «Sistema Lutzmann» ya supuso un paso adelante. También iluminaba el entorno con velas comunes, pero ya no tenían que ser transportadas por nadie. La vela ahora se colocaba en una barra elevada, sobre la cual se montaba el «faro», que era un receptáculo de cristal con un espejo. Un muelle presionaba continuamente la vela hacia arriba mientras se consumía por la combustión y así podía iluminar a un nivel constante a través del cristal. Una solución económica con un efecto importante; en definitiva, lo habitual en Opel.

Opel Kapitän: un coche que pertenece al mundo

Opel también marcó tendencia en el diseño de los faros desde muy pronto. Al fin y al cabo, el Kapitän de 1938 fue uno de los primeros coches que contribuyeron a decir adiós a los faros redondos: los faros del gran Opel no sólo estaban plenamente integrados en las aletas delanteras, sino que tenían forma hexagonal. Un coche para todos, un «coche que pertenece al mundo», como rezaba la publicidad de 1938. En otras palabras, el Opel Kapitän «seguirá siendo un coche contemporáneo durante muchos años gracias a sus líneas modernas y a su diseño avanzado». En los años 60, la forma de los faros continuó adoptando una forma más angular. Opel se situó a la cabeza de esta tendencia con el Kapitän A de 1964, que, junto con sus modelos hermanos Admiral y Diplomat, destacaba su aspecto ancho y espacioso con faros rectangulares. No es de extrañar que los éxitos cosechados por los modelos KAD (Kapitän/Admiral/Diplomat) los convirtieran en emblemáticos: coches avanzados, cómodos y potentes a la vez que asequibles.

El Opel GT continuó por esta vía en 1968, impresionando no solo con su diseño de botella de Coca Cola completamente nuevo: el legendario deportivo al alcance de todos era también el primer coche alemán con faros escamoteables giratorios. ¿Quién podía resistirse a estos faros con aspecto de ojos somnolientos, conocidos como «sleepy eyes»? Los faros aparecían al accionar una palanca de la consola central. Por otra parte, los faros halógenos situados en la parrilla bajo el parachoques también hacían la función de luces de posición.

Más luz y más visibilidad con los faros de xenón

El Opel Omega B fue el primer modelo que ofrecía faros de descarga de gas xenón de serie a partir de 1998. Deben su nombre al gas natural del que están llenas los bulbos de las lámparas. Si se comparan con las bombillas halógenas de uso común en aquel momento, la triple intensidad de luz no sólo les dotaba de más alcance, iluminando mucho mejor la carretera. Además, eran mucho más eficientes: el consumo de energía se reducía en un tercio, la radiación de calor era un 40% inferior y aumentaba considerablemente su vida útil. También se incluía un sistema dinámico de nivelación de los faros. Así se compensaban los cambios de posición de la carrocería; por ejemplo, al circular con el coche cargado o durante la aceleración o frenado. De esta forma la carretera siempre se iluminaba uniformemente. Una vez más, Opel estaba a la vanguardia de tecnologías de iluminación asequibles para un gran número de compradores.

AFL para todos en el segmento medio

Por eso es lógico que Opel fuera el primer fabricante de vehículos que incluyera la luz dinámica de curva y la luz estática de giro de 90 grados - para intersecciones y giros cerrados - en el segmento D con el AFL (Adaptive Forward Lighting - Sistema de Iluminación Adaptativa) con faros xenón en el Opel Vectra y el Opel Signum de 2003. La tecnología de iluminación innovadora de Opel combinaba por primera vez estas dos funciones. Otra funcionalidad de confort adicional del AFL era la luz de autopista: a velocidades próximas a los 120 km/h practicando una conducción en línea constante, la altura de las luces cortas se ajustaba automáticamente y se elevaba ligeramente para mejorar la visión a larga distancia. El sistema dinámico de nivelación de los faros incluido ahora de serie evita deslumbrar a los conductores que circulaban en sentido contrario. En 2004, el Opel Astra fue el primer modelo compacto en contar con un sistema AFL. En 2006, la marca democratizó aún más la tecnología de seguridad cuando Opel incluyó por primera vez la luz de curva y la luz de giro basadas en el sistema bi-halógeno en los segmentos monovolumen pequeño y utilitario con el Meriva y el Corsa.

La siguiente generación de luces AFL+ basada en potentes faros bi-xenón debutó en 2008 con su introducción en la primera generación del Insignia y estableció una nueva referencia en la industria automovilística. Utilizando algoritmos complejos, la distribución de la luz de los faros se ajustaba automáticamente al perfil de la carretera y a las condiciones de visibilidad. El referente moderno de Opel ofrecía hasta nueve funciones de iluminación: luz de ciudad, luz de zonas peatonales, luz de carretera secundaria, luz de autopista, luz de climatología adversa, luz estática de giro, luz dinámica de curva, luces largas y asistente de luces largas (cambio inteligente del haz luminoso). Otra innovación del Insignia eran las luces diurnas LED, que consumen mucha menos electricidad, y por tanto menos combustible, que las luces diurnas halógenas de los faros.

IntelliLux LED: como la luz del día y sin deslumbramientos

La innovadora iluminación matricial IntelliLux LED se lanzó en 2015 con la actual generación del Opel Astra. Como en otras ocasiones, Opel ha introducido en el segmento compacto un elemento que antes estaba reservado para los vehículos premium. Utilizando la información del sistema de cámara frontal Opel Eye para detectar la luz de otro vehículo que se aproxima en sentido contrario o que circula por delante, el sistema IntelliLux desactiva automáticamente los segmentos individuales LED de la zona que podría deslumbrar a otros conductores, lo que constituye una ventaja decisiva en materia de seguridad. O como señala el embajador de la marca Opel, Jürgen Klopp: «Se ve tan bien como en un estadio de fútbol y sin deslumbrar a nadie». Su funcionamiento es muy sencillo: cuando el vehículo sale del entorno urbano, los faros matriciales cambian automáticamente al modo de luces largas y ajustan continuamente la longitud y la distribución del haz de luz. Este vanguardista sistema convierte la noche en día para los conductores y pasajeros, sin molestar a los demás usuarios de la vía.

Con la iluminación matricial IntelliLux LED los ingenieros de Opel no sólo desarrollaron un sistema de iluminación Full LED extremadamente seguro y asequible, sino también altamente inteligente. Por ejemplo, como no todos los Astra llevan un sistema de navegación integrado, IntelliLux debe tener capacidad para detectar si el vehículo se desplaza por entorno urbano o extraurbano. Esto se consigue mediante la interfaz cámara-velocidad. Tan pronto como la velocidad supera los 50 km/h, la cámara comprueba dónde se encuentra el coche en ese momento. En una carretera con iluminación insuficiente o en entornos oscuros, se encienden automáticamente las luces largas. El sistema reconoce autopistas y ciudades por la iluminación de las calles, entre otras cosas. Funcionando con el modo de luz de autopista, parte de los elementos LED de la izquierda están permanentemente desactivados para no deslumbrar al tráfico que se desplaza en sentido contrario. La solución Opel es el primer sistema de iluminación matricial para un vehículo de producción en serie que se adapta constantemente a su entorno sin estar sincronizado con un dispositivo de navegación.

Eco-LED: la potente y eficiente luz del futuro

Los ingenieros de Opel no solo buscan optimizar la visión del conductor y reducir los deslumbramientos del tráfico que se aproxima o circula por delante. Otro objetivo del desarrollo es la reducción del consumo de energía al tiempo que se mantiene la potencia de iluminación. Mientras que la luz halógena consume alrededor de 72 vatios, el sistema adaptativo de iluminación matricial LED del Astra necesita solo 32 vatios. Cuando Opel introduzca la luz Eco-LED en los modelos futuros, consumirá solo 17 vatios. Eso corresponde a un ahorro de energía del 76% sin pérdida de iluminación. O, lo que es lo mismo, las emisiones se reducirán en 0,7 g/km de CO2 en cada vehículo - de acuerdo con la normativa WLTP - gracias solo a la luz Eco-LED.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.