www.economiadehoy.es

Audi Q3 35 2.0 TDI 150 CV quattro

Audi Q3 35 2.0 TDI 150 CV quattro
Ampliar

Segunda generación de uno de los modelos Q de mayor aceptación en el mercado

martes 25 de junio de 2019, 23:29h
Su tamaño y precio más contenido lógicamente que modelos superiores y por ser el más pequeño con la típica fisonomía Q, ya que el más reducido Q2 rompe los moldes de diseño de la saga, le hacen efectivamente muy solicitado para aquellos quieren un auténtico SUV con tracción integral y cierta altura para circular off-road. id:46983
Con respecto a la versión primigenia, el nuevo Q3 ha crecido en todos sus parámetros, sobre todo en longitud en la que la ganancia es de casi 10 cm. Pero sobre todo en lo que más ha ganado ha sido en su aspecto general, que siempre ha pecado de ser un tanto anodino. Ahora es mucho más deportivo, juvenil y “atrevido”. De entrada la parrilla “Singleframe”, como ocurre en los modelos más modernos de la marca, tiene un diseño octogonal y esta compuesta de ocho lamas verticales prominentes de aspecto aluminio satinado y una trama horizontal de color negro más discreta, que en conjunto dan robustez al frontal, pues se refuerza con unas entradas de aire trapezoidales a cada lado de la citada parrilla y se complementa con la estrecha entrada situada en la parte más baja del paragolpes. Los estrechos faros son de tecnología Matrix Led, en los cuales unos diodos generan la luz de cruce, mientras que diez diodos más se encargan de crear la luz de carretera. En conjunto, iluminan de una manera precisa y dinámica. Si la cámara frontal detecta otros usuarios en la vía, el sistema atenúa algún diodo de forma selectiva para evitar deslumbramientos, pero solo en un área muy concreta. Este sistema de iluminación integra intermitentes dinámicos, tanto delanteros como traseros.

Lateralmente lo más novedoso del nuevo Q3 son los pasos de rueda, cuyo notorio y sinuoso abultamiento comienza casi a la altura de las ventanillas y se prolonga por delante hasta los faros y por detrás hasta los pilotos traseros, afectando también a parte de las puertas, en cuya parte inferior muestran un no menos sinuoso declive, para resaltar aun más los abultamientos de ambos pasos de rueda y dar una sensación de mayor anchura. La superficie acristalada es prácticamente la misma que en la generación anterior, estando enmarcadas por una más bien gruesa línea cromada. La trasera muestra unos grupos ópticos de buen tamaño, con tecnología led tridimensional, que se prolongan tanto lateralmente como hacia el centro del generoso portón que está marcado por unas líneas horizontales al igual que el paragolpes, que en su parte inferior sitúa las trapezoidales salidas del escape. La luneta tiene bastante ángulo de inclinación lo que permite situar un prominente spoiler superior que se prologa hacia abajo por los laterales de la misma. Para terminar digamos que las discretas barras del techo están completamente pegadas a él y que son de color negro, mientras que las llantas a base de fuertes radios agrupados, son de 18”.

Al tener un tamaño exterior mayor, lógicamente el interior del nuevo Q3 tiene una mayor capacidad y ofrece un mejor espacio para los ocupantes, sobre todos los de las plazas traseras que lo ganan sobre todo para las piernas. Sin llegar a tener las dimensiones del Q5, el Q3 puede presumir de estar por encima de sus rivales más directos en el aspecto de comodidad y habitabilidad para todos sus ocupantes. Al acceder al interior y como pasa en la mayoría de los modelos de la marca, se observa un ambiente de tecnología y un discreto lujo, debido sobre todo a su ergonómico diseño y a la buena terminación y aspecto de los materiales empleados. Da la sensación de que como te va a faltar de nada, pero todo está discretamente es su sitio, sin grande señalizaciones ni decoraciones excesivas. El Q3 no es una excepción y por ello muestra un salpicadero dominado por un cuadro de buenas dimensiones que en realidad es una pantalla digital (Virtual Cockpit) de 12,3 pulgadas y que se puede configurar de varias formas, incluida la reproducción en su zona central del mapa del GPS de la pantalla multimedia o una versión con información más deportiva con preponderancia del cuentavueltas y otras informaciones de la parte mecánica.

El salpicadero en sí esta dividido en tres zonas horizontales, la superior que contiene las generosas salidas del aire del climatizador, la central “acristalada” como ahora veremos y la inferior de la que parte la consola central y contiene los mandos del climatizador. Volviendo a esa zona acristalada que se extiende desde la parte izquierda hasta casi el acompañante, donde se vuelve de imitación al aluminio, muestra en ese extremo izquierdo y empotrados en ella, los interruptores: general de luces y de los antiniebla, mientras que en el centro completamente integrada e invisible si esta apagada, la pantalla MMI Touch de 10,1 pulgadas, en la cual se dispone de los sistemas más modernos de comunicación e infoentretenimiento. Todo es conjunto, más la consola están inclinadas 10º hacia el conductor para facilitar su visión por éste. En esta versión S line, los asientos delanteros llevan grabados el logo S line en la parte alta del respaldo y combinan la piel sintética de los laterales, junto con una tira de Alcantara, con un fuerte tejido pero que resulta agradable y transpirable. El volante de cuero tiene también impreso el emblema correspondiente a la versión, mientras que los pedales y el reposapié están hechos de acero inoxidable. Los paneles de las puertas tienen inserciones de aluminio, como el mencionado frontal del salpicadero a la altura del acompañante, con lo que se trata de dar un aspecto más deportivo al interior, que la verdad lo transmite fácilmente ya de por sí. Una discreta (Quizás demasiado pues apenas se deja ver) luz ambiental ilustran la consola, parte baja del salpicadero y paneles de las puertas.

Los asientos traseros, que por morfología son más adecuados para dos personas, pueden por espacio acoger a tres perfectamente. Tiene la facultad de poder desplazarse 15 cm. hacia delante o hacia atrás en función de ampliar o no la zona de carga o de ofrecer un mayor espacio para las piernas de los ocupantes traseros. Los respaldos de este asiento se abaten en tres secciones 40-20-40 y se pueden ajustar en inclinación hasta 7 grados. Por su parte el maletero dispone de una capacidad de 675 litros, que puede subir hasta los 1.525 litros si se abaten dichos respaldos. Su suelo se puede ajustar hasta en tres niveles y ofrece una altura desde el suelo de 748 mm., lo que no hace muy difícil las operaciones de carga y descarga, además el portón es de accionamiento eléctrico y s puede activar pasando el pie por debajo del paragolpes trasero.

Como es de esperar el nuevo Q3 también esta equipado con un elevado número de elementos que ayudan a su conducción. Así, nos encontramos con el asistente de mantenimiento de carril, el park assis, el asistente de tráfico trasero cruzado, cuatro cámaras que proporcionan visual de 360º, el avisador de vehículos en el ángulo muerto, avisador de cambio involuntario de carril, freno de emergencia en caso de obstáculo, peatones o ciclistas inesperados, reconocimiento de señales de tráfico………Además en lo que se refiere a infoentretenimiento, es destacable el contar con el reconocimiento de voz, mediante el cual podemos cambiar o buscar emisoras con solo decirlo en voz alta, activar el teléfono, que el GPS nos busque el restaurante más próximo, etc. Es de destacar que el equipo de sonido era de un nivel excelente.

El Q3 de la prueba montaba un motor diésel 2.0 (1.968 c.c.) TDI de 150 CV a 3.500-4.000 r.p.m. que ofrece un par de 340 Nm entre 1.750 y 3.000 r.p.m. Un motor similar al probado en otros modelos del Grupo Volkswagen y que como siempre no defrauda en su comportamiento, pues además en esta ocasión, no hemos notado apenas (En los que estaban equipados con cambio manual como es el caso), esa duda y falta de respuesta a bajas revoluciones. Esta vez ha sido más diligente y más rápido al reaccionar por ejemplo al entrar en una rotonda y bajar la velocidad para luego recuperar sin necesidad de reducir a una marcha más corta. En lo que se refiere a aceleración se ha mostrado siempre muy dispuesto a dar lo mejor de si y a mantener una velocidad alta sin apenas esfuerzo y sin rumorosidad alguna, pues además la el sonido de la rodadura esta muy bien amortiguado. La velocidad máxima se cifra en los 210 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h se sitúa en los9,3 segundos que no esta nada mal. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, este motor esta muy bien dotado de las últimas tecnologías como son 2 árboles de levas en culata, inyección directa common rail, turbo de geometría variable, intercooler, etc. Acompañando al motor en esa ocasión, se dispone de un cambio manual de seis marchas, que funciona de forma suave y precisa y ofrece unas relaciones muy bien estudiadas, tirando a cortas, para que el comportamiento sea más bien deportivo, sin que ello signifique olvidar una sexta pensada para ahorrar algo de combustible, cuya media de consumo apenas supera los 5,5 litros.

Conducir el Q3 es sumamente fácil, además de contar con las ayudas a la conducción y los sistemas de seguridad más modernos, el conductor puede elegir, a través del Drive Select, seis formas de funcionamiento que modifican el modo de actuación del pedal del acelerador o sea que influye en el rendimiento del motor, el de las ayudas electrónicas o la dirección asistida. Estos modos son auto, comfort, Dynamic, offroad, efficiency e individual. La suspensión en esta versión S Line ofrece unos muelles y amortiguadores más duros, pero que en ningún caso disminuyen el que los ocupantes disfruten de un alto grado de confort.

Aunque el Q3 no es un todoterreno, no olvidemos que no es lo mismo que un SUV que sí lo es, su altura con respecto a suelo y sobre todo su tracción quattro le permiten circular fuera de la carretera con cierta holgura. Esta tracción integral le otorga también una mayor tracción, estabilidad y comportamiento dinámico en cualquier situación. Su elemento central es un embrague hidráulico multidisco controlado electrónicamente, que se ubica en el eje trasero. El sistema de gestión permite comenzar a enviar parte del par hacia el eje trasero cuando el conductor afronta de forma deportiva una curva, por ejemplo. Tan pronto como vuelve a acelerar de nuevo, la potencia inscribe al SUV en la trayectoria de la curva. Al límite de rendimiento, la tracción quattro trabaja de forma conjunta con el control selectivo de par por cada rueda, una función de software que mejora la agilidad, mediante pequeñas intervenciones de los frenos de forma individual en cada rueda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.