www.economiadehoy.es
Herramienta para invertir en acciones con dividendos
Ampliar

Herramienta para invertir en acciones con dividendos

viernes 14 de febrero de 2020, 14:31h
Invertir a largo plazo en bolsa reinvirtiendo los dividendos obtenidos periódicamente puede asegurarnos una jubilación tranquila. id:55289
La idea consiste en no especular en bolsa sino en ahorrar en bolsa. Sabemos que la bolsa siempre sube a largo plazo. Si invertimos en compañías que retribuyan bien al accionista mediante dividendos y los volvemos a invertir, entonces la magia del interés compuesto trabajará para nosotros.

Evidentemente, se trata de inversiones duraderas que solo podemos acometer con capital que sepamos, a ciencia cierta, que no vamos a necesitar hasta dentro de muchos años. Lo importante es tener claro que somos inversores a largo plazo y que no nos preocupan las fluctuaciones diarias de las cotizaciones de las empresas.

Si vamos a estar continuamente preocupados por el valor actual de nuestras acciones y mirando los cierres de la bolsa todos los días, esta estrategia de inversión no es la adecuada para nosotros. En cambio, sí se revelará como la estrategia adecuada para los que sean previsores y tengan mentalidad de largo plazo. Al igual que nadie se compra su primera casa pensando en cuánto valdrá dentro de veinte años, pero sabe con certeza que valdrá más, invertir en bolsa para cobrar los dividendos a la larga creará un capital muy interesante.

La base de esta estrategia es el ahorro y parte de ese ahorro lo dedicaremos a la bolsa. Y periódicamente, digamos que cuando tengamos entre el ahorro y los dividendos cobrados una cantidad razonable para soportar los gastos de compra, invertimos de nuevo. Con paciencia, según vayan pasando los años nuestra capacidad de ahorro será mayor y la de invertir también.

En qué empresas invertir

Por supuesto, en compañías que lleven muchos años repartiendo dividendos de forma estable o incluso creciente. Y diversificando las inversiones. No podemos invertir todo nuestro dinero en una sola empresa, por muy centenaria y estable que sea. Quizá los ahorros iniciales no dan para invertir nada más que en cinco o seis valores, pero con el tiempo podremos incorporar algunos nuevos, ya que no es necesario reinvertir los dividendos cobrados en la misma empresa.

Igualmente, si al repasar de vez en cuando la evolución de nuestra cartera detectamos que alguna empresa en la que hemos invertido ha cambiado su política de dividendos, por ejemplo pagándolos con más acciones y no en efectivo, será el momento de pensar en sustituirla. Insistimos que a nosotros nos debe interesar recibir dividendos, no más acciones.

Si ya estamos decididos a invertir en dividendos pero no tenemos tiempo o formación para elegir los valores por nosotros mismos, tampoco hay problema. La transformación digital ha hecho que aparezcan en el mercado aplicaciones que pueden hacer la selección por nosotros y generan, automáticamente, carteras de acciones de dividendos que se adaptan a nuestros objetivos y circunstancias de inversión.

Así, gracias a la digitalización y a Internet, podremos seguir de cerca los próximos dividendos, tener una proyección de los futuros ingresos y recibir notificaciones cuando una acción aumente o reduzca su dividendo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.