www.economiadehoy.es

Desarrollado en el «infierno verde»

Nuevo Mercedes AMG GT R

Nuevo Mercedes AMG GT R
Ampliar
lunes 27 de junio de 2016, 23:42h

Del circuito de competición más duro del mundo, directamente a la carretera. El nuevo AMG GT R de Mercedes-AMG es un vehículo de serie, pero equipa más tecnología de competición que ningún otro modelo de esta marca. La concepción básica con motor delantero central, cambio en disposición transaxle y grupo V8 biturbo de 585 CV, las profundas modificaciones en el tren de rodaje, el perfeccionamiento aerodinámico y las medidas de construcción ligera inteligente constituyen el fundamento de una experiencia inédita de conducción.

La exclusiva pintura especial «AMG green claro magno» proclama a distancia la estirpe de este vehículo deportivo, en cuyo desarrollo ha asumido un papel esencial el legendario «infierno verde», el histórico circuito norte de Nürburgring. Los guardabarros ensanchados delante y detrás hacen posible aumentar el ancho de vía para mejorar la tracción y poder alcanzar una velocidad más alta en curvas. El nuevo faldón delantero con elementos activos, la aleta trasera de grandes dimensiones y el nuevo faldón trasero con difusor doble mejoran las propiedades aerodinámicas del vehículo y contribuyen a optimizar el agarre a la calzada. Otro elemento diseñado para acentuar el dinamismo son las ligeras llantas forjadas, calzadas de serie con neumáticos de competición. Otras novedades destacables son la dirección activa en las ruedas traseras, el control de tracción regulable en nueve etapas y la suspensión con resortes ajustables y regulación electrónica adicional. La nueva parrilla AMG Panamericana en el radiador revela además a primera vista el carácter peculiar del AMG GT R. La forma característica de este elemento, formado por perfiles verticales, celebró su debut mundial en el bólido de competición Mercedes-AMG GT3 y se incorpora ahora por primera vez en un modelo de serie de AMG.

Mercedes-AMG sigue impulsando su estrategia de crecimiento y amplía su cartera de productos con un nuevo buque insignia, el AMG GT R. «AMG, nuestra marca de automóviles deportivos y de altas prestaciones, tiene sus raíces en el mundo del automovilismo. Desde su fundación ha aceptado siempre el desafío que supone enfrentarse a sus competidores en las pistas de competición. Estos genes determinan de forma patente el carácter del AMG GT R. El nuevo modelo tope de gama incorpora numerosas innovaciones tecnológicas que acreditan la cercanía y la cooperación entre los proyectistas que desarrollan nuestros bólidos de competición y nuestros modelos para carretera», afirma Thomas Weber, miembro de la Junta Directiva de Daimler AG responsable del área de Investigación del Grupo y de Desarrollo en Mercedes-Benz Cars.

Se trata de un vehículo deportivo con genes de competición y homologación para carretera. Sus innovadoras soluciones técnicas brindan una experiencia de conducción inefable y permiten percibir con todos los sentidos el espíritu del automovilismo. El nuevo modelo conjuga el dinamismo de conducción de nuestro bólido de competición AMG GT3 con la idoneidad para el uso diario del AMG GT. Los amantes del deporte del motor quedarán entusiasmados por su impresionante capacidad de aceleración longitudinal y transversal, por la respuesta precisa al volante y por el sensacional agarre de las ruedas al asfalto. Hemos modificado todos los componentes relevantes para las prestaciones y los hemos interconectado en red de forma inteligente para optimizar el dinamismo.», resume sus impresiones Tobias Moers, Presidente del Comité de Dirección de Mercedes‑AMG GmbH.

El tercer miembro de la familia de deportivos AMG GT asume la cabeza en la gama de modelos de AMG. El AMG GT R está equipado con tecnología avanzada y ha sido concebido específicamente para la conducción en circuitos de carreras. Durante su desarrollo se ha hecho uso de la experiencia recogida durante la participación del AMG GT3 en carreras de aficionados y en el Campeonato Alemán de Superturismos. Sus prestaciones —entre otras, una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y una velocidad punta de 318 km/h— y una concepción técnica de extraordinario dinamismo son una promesa de competitividad en los circuitos de carreras. El nuevo color exclusivo «AMG green claro magno» establece una relación visible con el «infierno verde» —apelativo con que los aficionados conocen al legendario circuito histórico de Nürburgring— y acredita la procedencia de este modelo directamente de las pistas de competición. Algunas medidas destinadas a optimizar las prestaciones en los circuitos cerrados al público son la construcción ligera inteligente a base de aluminio y fibra de carbono, refuerzos precisos en la carrocería bruta, el motor V8 biturbo de potencia aumentada combinado con un cambio de doble embrague y siete velocidades, perfeccionamiento aerodinámico con innovadores elementos activos y el nuevo tren de rodaje con dirección activa al eje trasero y cojinetes de rótula Uniball.

La concepción con motor delantero central y cambio en disposición transaxle junto al eje trasero se ha acreditado en el AMG GT y el AMG GT S y es la clave para una distribución homogénea del peso sobre los ejes, con 47,3% delante y 52,7% detrás. En combinación con el bajo centro de gravedad del vehículo, esto redunda en una maniobrabilidad extremadamente ágil y permite trazar curvas a velocidades muy elevadas. El Mercedes-AMG GT R se sitúa a la cabeza de su segmento con una excelente relación peso/potencia de 2,66 kg por CV. El frontal bajo y la parrilla del radiador inclinada hacia delante generan un llamativo «morro de tiburón» y ciñen ópticamente el vehículo al asfalto de la calzada. Al mismo tiempo, esta conformación rebaja el punto de presión dinámica en el vehículo, un factor que mejora la circulación del aire de refrigeración y los parámetros aerodinámicos. El frontal aflechado con acusada forma en V refuerza asimismo la impresión dinámica y revela el ímpetu irreprimible del AMG GT R antes incluso de que se ponga el motor en marcha. El faldón delantero de diseño Jet-Wing completamente nuevo (versión evolucionada del perfil A-Wing) acentúa ópticamente la anchura del vehículo y la impresión de estabilidad. La forma de las amplias tomas de admisión de aire en los laterales del faldón delantero recuerda a las entradas de aire de los reactores de aviación y asegura un suministro adecuado y abundante de aire para la refrigeración del motor del AMG GT R.

Las ruedas permiten ver las pinzas de freno, pintadas en un color amarillo exclusivo para el AMG GT R. Nuevos embellecedores laterales reducen ópticamente la altura del vehículo y añaden un toque individual a la vista lateral con sus insertos en color negro de alto brillo. Este diseño se repite en las cubiertas de color negro de alto brillo de las carcasas de los retrovisores exteriores. En la vista trasera llaman inmediatamente la atención numerosas novedades. Las nuevas paredes laterales de aluminio ensanchan la sección trasera del AMG GT R en 57 milímetros, creando de ese modo el espacio necesario para las llantas de 20 pulgadas y para el eje trasero con mayor ancho de vía. Ambas medidas mejoran la tracción y permiten alcanzar mayores velocidades en curvas. El faldón trasero más ancho con mayores aberturas de ventilación en el exterior y acanaladuras verticales mejora la circulación de aire en la zaga, al igual que el difusor doble. En general se ha optimizado la disipación térmica de los silenciadores durante la marcha mediante la aspiración de aire caliente a través del difusor doble. Entre los dos grupos ópticos traseros se ha integrado una estrecha salida de aire. Esta abertura de ventilación ayuda a evacuar el calor del silenciador trasero. Otro distintivo del AMG GT R es el embellecedor de la salida de escape con perfil central dispuesto en posición central en el faldón trasero.

Al igual que otros componentes, también el tren de rodaje del nuevo deportista de élite de AMG está dimensionado para el uso preferente en pistas de competición. Con el fin de reducir el peso de las masas no suspendidas se recurre al aluminio forjado para la fabricación de los brazos transversales triangulares, las manguetas y los portarruedas en ambos ejes. La concepción como ejes de trapecio articulado asegura un guiado preciso de las ruedas con mínimos movimientos elásticos. La elevada estabilidad de la caída y la convergencia de las ruedas permite circular con alta velocidad en curvas y asegura al conductor el mejor contacto con la calzada en el margen crítico de conducción, que comienza en una gama muy alta de aceleración transversal.

La nueva suspensión con resortes ajustables AMG ha sido desarrollada específicamente para el AMG GT R. Como es habitual en el automovilismo profesional, el conductor puede elegir su reglaje personal, variando de forma progresiva los ajustes mecánicos de los elementos elásticos de la suspensión. De ese modo es posible influir directamente en las propiedades de cabeceo y balanceo y en la tracción del AMG GT R, con el fin de adaptar estas características a las propias preferencias o a las condiciones de un circuito determinado. Otro equipo que aumenta la precisión en la respuesta del nuevo AMG GT R es la dirección activa en las ruedas traseras implementada de serie. Es la primera vez que se recurre a esta técnica en un modelo de Mercedes-AMG. El sistema ofrece una combinación ideal de agilidad y estabilidad, dos propiedades que normalmente se excluyen en un mismo vehículo. Hasta una velocidad de 100 km/h, las ruedas traseras giran en sentido contrario al sentido de orientación de las ruedas delanteras. Esto equivale a una reducción virtual de la batalla del vehículo. La ventaja es un giro mucho más ágil del AMG GT R en curvas, a la vez que aumenta el placer de conducción y se precisan menos movimientos del volante, especialmente en carreteras sinuosas, en pistas de competición con muchos cambios de dirección o en pruebas de eslalon. Otras ventajas son la mejor maniobrabilidad y la disminución del diámetro de giro en situaciones cotidianas de conducción, como por ejemplo al cambiar de sentido, o al aparcar. El equipo desarrollado por AMG presenta ventajas esenciales frente a los sistemas convencionales. Por un lado, opera de modo anticipativo con ayuda de un simulador virtual de µ (coeficiente de fricción) y otros datos, procesados en fracciones de segundo por una unidad de control. En función del nivel seleccionado en el AMG TRACTION CONTROL se calcula el resbalamiento de tracción máximo admisible en las ruedas traseras. Si las ruedas alcanzan este resbalamiento al acelerar, el equipo de control de tracción modula la potencia del motor para evitar que se supere la cota máxima, y se sigue acelerando el vehículo con el resbalamiento prescrito. En el ajuste se incluye la acción del bloqueo del diferencial con regulación electrónica. De ese modo, la modulación tiene lugar sin retardo, y aumentan tanto el placer de conducción como las prestaciones.

El AMG GT R está equipado de serie con un diferencial autoblocante de regulación electrónica en el eje trasero, integrado en la compacta carcasa del cambio. Su regulación rápida y precisa desplaza el margen límite de conducción hacia cotas mayores de aceleración. No sólo mejora una vez más la tracción en las ruedas motrices, sino que también aumenta la velocidad en curvas en el margen crítico de conducción. El sistema trabaja con una acción variable de bloqueo en régimen de tracción y de retención y se adapta de forma ideal a diferentes condiciones de marcha y a distintos coeficientes de fricción en la calzada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios