www.economiadehoy.es
Los administradores de fincas y su transformación digital
Ampliar

Los administradores de fincas y su transformación digital

lunes 08 de febrero de 2021, 06:54h
La tarea principal del administrador de fincas es la gestión administrativa y óptima del patrimonio inmobiliario que se le confía. id:67968
El administrador de fincas tiene poderes especiales de representación en su ámbito ante los tribunales y las autoridades. Corresponde a cada uno de ellos definir y ofrecer su ámbito individual de servicios. Para satisfacer de forma óptima las necesidades del cliente, el administrador de fincas en Madrid también puede recurrir a otros grupos profesionales, como abogados, arquitectos u otros expertos autorizados.

Según el Código Deontológico del Administrador de Fincas, “un administrador de fincas colegiado, con carácter general, está obligado a comportarse en el ejercicio de su profesión de acuerdo a los principios de buena fe, honestidad, confidencialidad, diligencia, independencia, responsabilidad y transparencia. Asimismo, en aras a una buena praxis profesional, habrá de procurar:

  • Permanecer informado regularmente de las legislaciones vigentes en cada momento que puedan afectar a los intereses que le han sido confiados, debiendo actuar siempre conforme a la “lex artis”.
  • Conocer las condiciones de los mercados sobre los que debe aconsejar a sus clientes en cada momento.
  • No aceptar ningún encargo que sobrepase su área de experiencia, sin perjuicio, y previo acuerdo con su mandante, de conseguir la participación de un especialista, cuyos límites de intervención estarán claramente definidos.
  • Informarse de todos los hechos esenciales relativos a cada una de las propiedades inmobiliarias cuya gestión le ha sido encomendada en el ejercicio profesional, velando por la defensa de los intereses de su cliente con criterio, rigor técnico y honestidad profesional”.

Como no podía ser de otra forma, esta profesión también está cambiando gracias a la trasformación digital de toda la sociedad y a la digitalización de los procesos burocráticos, legales y de comunicación.

Qué le podemos pedir ahora a un administrador de fincas

Para empezar, un administrador de fincas tiene que prestar atención permanente, es decir, las 24 horas los 7 días de la semana.

Su labor ha de ser proactiva para evitar, en la medida de lo posible, futuros problemas y poder identificar aspectos en los que se puede ahorrar y mejorar el funcionamiento general de la comunidad de vecinos.

Por supuesto, temas como la contabilidad, la asesoría fiscal, jurídica, técnica y laboral, así como la convocatoria y asistencia a las juntas de vecinos -que como sigamos así las vamos a tener que celebrar a través de Internet- deben ser procesos rápidos. La comunidad de vecinos no está para esperar lentos procesos burocráticos, ya todos reclamamos la velocidad de los nuevos tiempos.

Si usted es el presidente de la comunidad, uno de los miembros de la junta o un simple propietario, recuerde que cambiar de administrador no es nada complicado. Por cierto, si su comunidad tiene un contrato por más de un año, renovable, pero insisto por más de un año, el contrato no es válido ya que la Ley de Propiedad Horizontal establece que las renovaciones del cargo de administrador se realizarán por plazos de un año, por lo que vigencias mayores a este periodo no son válidas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios