www.economiadehoy.es

Volvo XC40 Recharge T-5 Twin R-Design

Volvo XC40 Recharge T-5 Twin R-Design
Ampliar

El superventas de la marca se vuelve más sostenible sin perder su dinamismo

Por Mariano García Viana
martes 02 de marzo de 2021, 23:41h
El Coche del Año en Europa en 2018, hace unos meses que entró en la categoría que la propia marca denomina Rechage, para identificar a sus modelos eléctricos o Recharge Twin, cuando son híbridos enchufables como el caso que nos ocupa, que combina perfectamente el motor de gasolina con otro eléctrico. id:68935
El más “pequeño” (Casi 4 metros y medio) de los SUV de Volvo se ha incorporado a la “corriente”, nunca mejor dicho, eléctrica y de sus dos modalidades, 100% eléctrica e híbrida enchufable, hemos probado la que hoy por hoy resulta más interesante por su mayor practicidad y autonomía. Para ello el XC40 emplea un motor de combustión de gasolina de 1.477 c.c., de tres cilindros, con dos árboles de levas en culata, inyección directa, turbo e intercooler, cuyo rendimiento se cifra en 179 CV al 5.800 r.p.m. y un par de 265 Nm, entre 1.500 y 3.000 vueltas. Por su parte el motor eléctrico, situado también delante y transversalmente como el de gasolina, tiene un rendimiento de 82 CV y un par de 160 Nm. La potencia de ambas plantas motrices se cifra en 261 CV y un par de 425 Nm, lo que es ya un rendimiento más que importante.

Las prestaciones son discretas en lo que a velocidad máxima se refiere, 180 km/h, pues realmente esta limitada a esa cifra, pero en cambio la aceleración si se puede calificar de sobresaliente, ya que de 0 a 100 km/h, solo tarda 7,3 segundos. Por su parte la batería, de acumulador de iones de litio, esta ubicada bajo el piso en posición central y dispone de una capacidad de 10,7 kWh, que permite al XC40 tener una autonomía eléctrica de 44 kms. que no esta nada mal, pues supera a muchos de los modelos híbridos enchufables del mercado. La batería recibe energía eléctrica a través del generador integrado en el tren motriz híbrido, pero también se puede recargar mediante un cable de carga externo conectado a una toma de corriente doméstica convencional o a un punto de carga. Los tiempos de carga oscilan entre tres (16 A), cinco (10 A) y nueve horas (6 A). Gracias a ello, lo consumos son señaladamente bajos, pues el motor de combustión, en una conducción que pudiéramos llamar normal, con algo de ciudad y carretera, pero sin aceleraciones fuertes, entra en funcionamiento en contadas ocasiones. Apenas 1,9 litros de gasolina a los 100 km y un consumo eléctrico entre 15,6 y 15,9 kWh a los 100 km. Otra cosa es aprovechar el dinamismo y las posibilidades de una conducción parecida a la deportiva, de la que el XC40 es capaz sobradamente, en la que ambos motores trabajan conjuntamente hasta que se acaba la batería y solo trabaja el de combustión. En ese caso el consumo de gasolina supera los 6 litros y puede llegar a los 8 en 100 km. si esa conducción más dinámica se mantiene constantemente.

El XC40 Twin Recharge ofrece tres modos de conducción o configuraciones del sistema híbrido: Pure, Hybrid y Power. En la primera de ellas, el coche circula con energía eléctrica, salvo demandas puntuales de potencia, en las que el motor de combustión entra en funcionamiento por un período breve de tiempo. En la segunda, Hybrid, que es la que se conecta automáticamente al poner el coche en funcionamiento y una vez en marcha mueve el coche en modo eléctrico hasta que al pisar el acelerador y coger velocidad entra también el motor de gasolina, para una vez tomada velocidad y levantar el pie volver a apagarse hasta la próxima demanda. Es decir, que en esta configuración, de interacción entre ambos motores, es cuando el coche funciona como un verdadero híbrido. Por último, la tercera modalidad, la Power, la potencia de ambos motores proporciona un mayor empuje y favorecen una conducción más dinámica y de altas prestaciones, lo que da como resultado, como hemos podido comprobar, que el nivel de carga de la batería baje rápidamente.

También el XC40 Hybrid, a bajas velocidades, cuenta con un programa Off Road, que mejora la tracción (Solo es a las ruedas delanteras) y el comportamiento fuera del asfalto o en carreteras en mal estado, siempre que no se superen los 40 km/h. Hay que tener en cuenta también que, aparte de los modos predefinidos, el conductor puede utilizar la función Individual para adaptar el vehículo a sus preferencias. Como buen Hybrido enchufable y al igual que la mayoría de los modelos con este sistema, el conductor puede accionar el botón Hold en la pantalla multifunción para reservar la carga de la batería y usar esa energía más tarde o en una situación determinada, por ejemplo, para circular en modo eléctrico por zonas de bajas emisiones. Por otro lado, si se acciona el botón Charge, el motor de gasolina no solo moverá el coche sino que también parte de su energía estará destinada a la recarga de la batería, actuando por tanto como generador y así tener una reserva mayor de electricidad para usarla más adelante. Ambos motores están conectados al eje delantero a través de una transmisión de doble embrague de siete relaciones, que funciona a la perfección pues apenas se nota el cambio de una a otra marcha.

El diseño del XC40 Recharge apenas varia con respecto al de las versiones de motores de combustión, lo que quiere decir que es igual de acertado, pues conserva esos rasgos característicos de Volvo, como es la solidez y la ausencia de elementos decorativos superfluos, sobre todo en su frontal, con otros signos de modernismo y más “atrevimiento” en las formas, sobre todo en su zona trasera. Como decimos el frontal es rotundo, con líneas suaves y sin estridencia, pero eso sí, con la negra parrilla presidida por el logo de la marca de generosas dimensiones. Otro rasgo que ya se esta identificando con Volvo, es la luz de día que divide en dos el faro y termina en su extremo dividiéndose en dos como la parte final de una flecha. Los faros antiniebla direccionales, en sus negros cubículos, se sitúan a cada lado del paragolpes, sin llegar a integrarse en la entra inferior de aire.

Lateralmente ya se empiezan vislumbrar los elementos más rompedores del diseño, como son sobre todo las profundas formas que recorren la parte baja de las puertas y sobre todo la forma del final de la ventanilla trasera y la propia puerta, que sube hacia el techo, como para querer dar más intimidad a los pasajeros de ese asiento y aumentar la capacidad en altura del maletero. Otro elemento “rompedor” es que, desde la cintura del coche, o sea, desde la parte baja de la zona acristalada el color es negro, independientemente del resto de la carrocería. Los pasos de rueda, así como la parte más baja de la carrocería, están recorridos por una franja de plástico gris oscuro, que combina con la parte inferior del paragolpes trasero. Las llantas de cinco fuertes y bicolores radios, de 19”, da un indudable toque de modernidad y calidad al conjunto lateral. Por su parte la trasera, muestra los típicos pilotos de Volvo, aunque modernizados lógicamente y con tecnología led, suben en una franja luminosa hacia el gran alerón que cubre la parte alta de la luneta y se prolongan decididamente por el lateral de la carrocería. Una firma luminosa muy visible y que desde luego identifica el modelo con Volvo. Si la parte alta del portón esta dominada por la inclinada luneta, la parte baja del mismo, se retrae en un ángulo contrario a aquella, hasta casi su final, donde vuelve a tomar una línea vertical y mostrando una suave forma hasta el paragolpes, solo rota por la palabra Volvo.

El interior del XC40 Recharge, tampoco difiere del resto de versiones, salvo los indicadores de flujo de energía, carga, etc. Como es de esperar en la marca, los materiales son de buena calidad y todo en general encaja perfectamente. El espacio disponible es amplio, gracias a la generosa batalla y al empleo de la plataforma modulable compacta CMA, que además de rigidez libera mucho espacio entre ejes, por lo que la igualmente compacta batería no roba capacidad al maletero, al poder situarse bajo el piso. El salpicadero es de diseño más bien sencillo, pero sobre todo muy ergonómico, destacando sobre manera la vertical pantalla multifunción, que ocupa toda la parte alta de la consola central. Tiene nueve pulgadas de diagonal, dispone de una calidad de imagen muy buena y se maneja con la precisión y rapidez de una Tablet. Ahora bien, como ofrece mucha información y además aglutina muchos mandos de funciones más o menos habituales, requiere de un cierto periodo de aprendizaje. Quizás, como pasa en otros coches recientes, se echan en falta algunos botones físicos para las funciones que se utilizan con más frecuencia. Bajo la pantalla si se presentan algunas teclas para activar calefacción luneta, luces de emergencia o el modo de conducción (Drive Mode).

La instrumentación es en realidad una pantalla TFT de 12,3 pulgadas, que permite algunos modos de personalización de la información que ofrece (Velocidad, flujo de energía, autonomía, nivel de batería, navegador, ordenador de viaje…) y su visualización en buena y libre de reflejos indeseados. Los asientos delanteros, como es habitual en los modelos de Volvo, son especialmente cómodos y sujetan bien el cuerpo, en esta versión R-Design, su aspecto es deportivo, disponiendo además de regulación eléctrica, así como de calefacción y prolongación de la banqueta. El trasero, que se puede abatir para ampliar la capacidad del maletero, puede por espacio acoger a tres personas, pero por su configuración es más apropiado para dos. Estos pasajeros disponen de salida de aire del climatizador, aunque no de la posibilidad de regular la temperatura. Por todo el habitáculo hay huecos para dejar pequeños objetos. En cuanto al maletero, este ofrece unas formas muy uniformes y rectangulares, siendo su capacidad de 452 litros, aumentables hasta los 1.328 abatiendo el mencionado asiento trasero.

Como es de esperar en un Volvo, el XC40 Recharge T5, dispone de un equipamiento de seguridad del más alto nivel, tanto en lo que se refiere a la pasiva, ofreciendo a los ocupantes unos avanzados sistemas de protección, como a la dinámica, que proporciona al conductor una serie de ayudas dignas de categorías superiores. Entre el equipamiento de serie cabe destacar, la función de Atenuación de colisiones con vehículos del carril contrario, que interviene activamente sobre la dirección cuando el vehículo rebasa la línea central de la calzada y lo devuelve a su carril para evitar un riesgo inminente de colisión con los vehículos del carril contrario, la función Detección del borde de la calzada, que utiliza la dirección y el sistema de frenos para impedir que el vehículo se salga accidentalmente de la calzada, la función Protección en caso de salida de la calzada, que adopta medidas preventivas para proteger a los ocupantes del vehículo frente a lesiones en caso de que este llegue a salirse de la vía. El sistema de frenado de emergencia de Volvo City Safety ayuda a evitar colisiones con otros vehículos, motocicletas, peatones, ciclistas y animales sueltos. El asistente de frenado en cruces también forma parte del sistema City Safety, que evita colisiones al girar a la izquierda en las intersecciones y que se está utilizando por primera vez en esta clase de vehículos. Otra función del freno de emergencia se activa cuando otro vehículo se aproxima por el mismo carril en sentido contrario, reduciendo así la gravedad del accidente. Además, el equipamiento de serie incluye un asistente activo de permanencia en el carril, un limitador de velocidad, un sistema de reconocimiento de señales de tráfico y el sistema de llamada de emergencia Volvo on Call, cámaras de visión periférica de ayuda al aparcamiento……., En cuanto a conectividad e infoentretenimiento, además de un sistema de sonido de alta calidad, el XC40 ofrece el Sensus Connect que no solo simplifica el manejo, sino que también ofrece aplicaciones basadas en la nube para la transmisión de música y servicios muy prácticos, como «Park & Pay», que se encarga de buscar una plaza libre en un aparcamiento y de llevar a cabo el pago. Por otro lado, a través de Apple CarPlay y Android Auto, los usuarios pueden acceder desde el vehículo a funciones y servicios ya conocidos de sus smartphones y tabletas y visualizarlos en la gran pantalla táctil de la consola central.

Conducir este coche es de lo más fácil, pues se muestra siempre muy dócil, la postura ante el volante y la visibilidad son excelentes y contamos con un sistema de suspensiones, con McPherson delante y paralelogramo deformable detrás, con sus correspondientes barras estabilizadoras, que sujetan al coche con eficacia a la vez que proporcionando un alto nivel de confort a los ocupantes, que pueden disfrutar a la vez de una suavidad y silencio de marcha encomiables.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios