www.economiadehoy.es

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TDI 4x4 DSG

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TDI 4x4 DSG
Ampliar

Su relación precio calidad le hacen ser una de las opciones de SUV de siete plazas más interesantes del mercado

Por Mariano García Viana
miércoles 08 de septiembre de 2021, 23:37h
Con esta versión Scout de tracción a las cuatro ruedas, más el restyling llevado a cabo hace unos meses, el Kodiaq continúa siendo un SUV grande muy solicitado en el mercado, por su amplia oferta de motores, su completo equipamiento y su envidiable habitabilidad. id:75665
Con ya más de 600.000 unidades vendidas en 60 mercados de todo el mundo, desde su lanzamiento en 2016, el Kodiaq marcó el comienzo de la familia SUV de Skoda, característica en su nomenclatura, por utilizar nombres que siempre empiezan por K y terminan en Q. Familia que ha ido creciendo en estos 5 años, con modelos en los distintos segmentos del mercado o con nuevas e interesantes versiones de los ya existentes como es el caso del Kodiaq. Pero si hacemos un poco de historia, vemos que la marca checa hasta llegar a ese 2016, ya había “explorado” el mundo de los vehículos aventureros, sin llegar a ser típicos todoterreno, y anticipando lo que posteriormente sería los SUV y así en 1966, basado en el Octavia de la época fabricó unas 3.000 unidades del Trekka en Nueva Zelanda y ya más recientemente, en 2009, lo que fue un auténtico predecesor de la gama acual de SUV, el popular Yeti.

Desde la citada remodelación y esperando una más profunda, que fue presentada el pasado mes de abril, el Kodiaq actual luce un nuevo frontal con una parrilla, siempre con el estilo de Skoda, pero que ahora es más vertical y presenta unas lamas más abultadas y gruesas, mientras que el capó resulta más elevado y los faros LED se estrechan y muestran en el nuevo paragolpes los antiniebla. Por su parte, la entrada de aire inferior ocupa la parte baja del citado paragolpes de lado a lado y bajo él un faldón, como imitando un protector de cárter, de color aluminio. En resumidas cuentas, un frontal más aerodinámico, con un toque de agresividad que le viene muy bien al modelo. Lateralmente el Kodiaq parece ahora más largo y estilizado, debido al marco cromado que rodea toda la zona acristalada, a las barras que recorren el techo en color aluminio y en los retrovisores exteriores igualmente en efecto aluminio. Las llantas de 19 pulgadas en moderno diseño colaboran a crear ese efecto moderno, como también lo hacen los grupos ópticos de led, que se afilan hacia el centro del panel posterior y se prolongan, en su parte más ancha, por el lateral de la carrocería de forma muy señalada. La luneta esta protegida por un generoso alerón que se extiendo también por los laterales de esta. La apertura del portón que prácticamente ocupa toda la zona trasera, es de accionamiento eléctrico o pasando el pie por debajo del paragolpes, en cuya parte inferior se disimulan unas salidas de escape rectangulares. Robusto, fuerte y personal, el remodelado Kodiaq ofrece un aspecto impecable.

El interior es espacioso, versátil y capaz para siete plazas. El salpicadero es práctico y más bien sencillo sin grandes muestras de creatividad, pero la verdad es que resulta agradable al tacto y solo muestra en su contra el dejar a la vista demasiadas zonas de plástico, aunque igualmente es cierto que todo encaja perfectamente. El cuadro, Virtual Cockpit, es en realidad una pantalla de 10,25 pulgadas y dispone de cuatro configuraciones distintas. La pantalla multifunción, situada en el centro del salpicadero, esta escoltada por las dos grandes salidas de aire verticales y ofrece sistemas de infoentretenimiento actuales con tecnología DAB, el asistente de voz digital Laura y una amplia gama de soluciones online. La gama de asistentes recibe la versión mejorada del Crew Protect Assist, una nueva variante con sensores de radar adiciones en la parte trasera para reconocer a los vehículos que suponen un riesgo de colisión trasera.

Los asientos delanteros son cómodos y sujetan muy bien el cuerpo, mientras que el trasero, capaz por espacio para tres personas, deja espacio suficiente, abatiendo los respaldos laterales, para poder acceder a la tercera fila que dispone de dos asientos, capaces incluso para adultos. Como es lógico, en función de la utilización de la segunda y tercera fila, el volumen del maletero varia. En condiciones normales, es decir con dos filas montadas, el espacio disponible es de 735 litros, que es superior a otros competidores de dimensiones similares, con las tres filas en posición, el maletero se queda en 270 litros y si necesitamos el mayor espacio y por lo tanto se abaten las dos filas de asientos traseros, queda una plataforma de 2.005 litros, casi como la capacidad de una furgoneta pequeña.

Una luz ambiental de led, con varias intensidades recorren parte del salpicadero y puertas, así como otras zonas luminosas se sitúan en el maletero, en los pies de conductor y acompañante. Distintos huecos para dejar objetos se distribuyen por todo el habitáculo dentro de las soluciones “Simply Clever” de Skoda, que hace la vida más fácil a los ocupantes. El equipamiento es francamente completo, pues se dispone de control de arranque y de descenso en pendiente (No olvidemos que es un 4x4 y se supone que hará excursiones fuera de la carretera), sensores de estacionamiento frontales y traseros, selector de modo de conducción (Normal, Eco, Sport, Individual y Snow, que luego veremos), asistente de luces y lluvia, función "Coming Home", cámara de marcha atrás, volante multifunción o Servicio Care Connect, que incluye la Llamada de (Emergencia E-Call). El centro del sistema de infoentretenimiento es el sistema Bolero y en esta versión se cuenta también con la navegación Amundsen.

La versión Scout probada, montaba un motor diésel TDI de 150 CV y un par de 340 Nm y 1.968 c.c. de cilindrada. Un motor que equipa todos los adelantos de este tipo de mecánicas, inyección directa common rail, turbo de geometría variable, intercooler, etc., ofreciendo por todo ello un funcionamiento bastante suave y que apenas se deja sentir en el habitáculo, también debido desde luego, al buen trabajo de insonorización realizado por los ingenieros de Skoda. El funcionamiento de éste es agradable, pues acelera con decisión y gracias a las tan bien estudiadas relaciones del cambio automático DSG de 7 velocidades, se alcanzan las velocidades solicitadas con cierta facilidad, ahora bien, también gracias a la rapidez de reacción de la caja de cambios se palia el que el motor sea algo lento en las recuperaciones desde bajas revoluciones, ya que tarda en reaccionar a no ser que pisemos con decisión el acelerador y el cambio inserte una velocidad inferior. También hay que tener en cuenta que es un coche que supera los 1.800 kilos de peso en vacío y que puede llevar hasta 7 plazas. Ahora bien, este comentario no quita en absoluto lo agradable que es conducir este nuevo Kodiaq. La velocidad máxima se cifra en los 197 km/h, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h es de 10 segundos. Por su parte, el consumo medio se queda en los 6 litros en una conducción sin fuertes aceleraciones, pero con una velocidad de crucero alta.

El comportamiento del Kodiaq es francamente bueno y con un perfecto compromiso entre confort y seguridad, que se ve incrementado con la equipación del Control de Chasis Adaptativo” (DCC) con tres niveles de dureza de los amortiguadores a elegir por el conductor, Normal, Comfort y Sport, gracias a los cuales la capacidad del Kodiaq para absorber los baches y las irregularidades del terreno es sorprendentemente eficaz y por lo tanto agradable para los ocupantes. Pero esa facilidad de conducción de la que puede hacer gala el Kodiaq, también esta influenciada por las posibilidades de elegir entre varios modos de conducción, a través de los cuales el conductor puede seleccionar la forma de conducción que desee. Los modos son, Eco, Normal, Sport, Individual y Snow, esta última destinada a mejorar la tracción y el comportamiento fuera de la carretera. Según el modo elegido, éste influye sobre la respuesta del motor, las ayudas electrónicas, la dirección, frenos, etc. Ya que hemos mencionado la circulación fuera del asfalto, digamos que el Kodiaq también dispone de un sistema de ayuda al descenso en pendientes y que la altura de coche con respecto al suelo es de 194 mm., con lo que sin ser un 4x4 puro, si se pueden hacer recorridos por el campo con cierta eficacia, desde luego con bastante más que la mayoría de los SUV que no disponen de tantos sistemas. Además, para facilitar esta conducción off-road, a través de la pantalla multimedia podemos obtener un menú denominado Información Offroad, que proporciona datos relacionados con esta conducción como la brújula, el ángulo de giro de las ruedas directrices, la temperatura refrigerante, temperatura de aceite, etc.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios