www.economiadehoy.es
¿Qué es una asesoría fiscal? Definición y funciones
Ampliar

¿Qué es una asesoría fiscal? Definición y funciones

miércoles 15 de septiembre de 2021, 19:41h
Tener un negocio conlleva muchas responsabilidades asociadas al desarrollo de la actividad; producción, ventas, publicidad, empleados, proveedores... No obstante, eso no es todo, hay que sumar la gestión económica, tributaria y legal a todo proyecto empresarial. id:75895
En este sentido, cabe mencionar que una de las figuras clave dentro de la compañía es la del asesor o asesoría fiscal y contable. De su buen hacer en el desempeño de sus funciones depende la seguridad económica y jurídica del negocio.

Aunque los términos de asesoría fiscal, contable… se escuchan constantemente y forman parte elemental de cualquier proyecto empresarial se mantiene en un limbo informativo que pocos entienden su verdadera magnitud. En este artículo se va a definir qué es y qué papel juegan dentro del negocio para valorar esta actividad en su justa medida.

¿Qué es una gestoría fiscal?

En la gestión de un negocio, se hace necesario dejar los asuntos referentes a la fiscalidad y contabilidad en buenas manos. Esta externalización, cada vez más habitual en todo tipo y tamaño de organización, se precisa para no poner en peligro la compañía por una mala gestión en estos campos, ya sea por falta de conocimientos o de experiencia. Contar con los servicios de unos profesionales como los que se encuentran en la asesoría en Murcia Aselec es un requerimiento que asegura esa buena gestión imprescindible en toda empresa.

Para aquellos que aún no tengan demasiado claros estos conceptos, una asesoría fiscal es un servicio profesional enfocado en la gestión del cumplimiento de las obligaciones ante la administración tributaria, ya sea de las personas físicas (gestoría fiscal para autónomos) o jurídicas (asesoría fiscal para pymes y grandes empresas).

La asesoría contable, por su parte, ofrece un servicio profesional de la gestión económica y se encarga de del registro de las facturas,
de la realización de los informes y de los balances contables de la empresa. Su actividad es esencial en el trazado de estrategias económicas y para resolver problemas financieros y contables.

La función de una buena asesoría fiscal y contable es la de resolver las obligaciones legales de la empresa y ordenar su gestión económica para ayudar en la toma de decisiones. Además, la mayoría de ellas también ofrecen servicio laboral, por lo que se ocupan de todo lo relacionado con los empleados de la entidad.

¿Qué hace una asesoría fiscal?

Entender qué hace una gestoría fiscal es necesario para comprender lo esencial de su labor. No cumplir con las obligaciones fiscales conlleva consecuencias legales. Por este motivo, una asesoría fiscal es mucho más que un gestor o tramitador de impuestos que sirve de enlace entre la empresa y Hacienda. Es el encargado de la gestión tributaria del negocio y de la tranquilidad del autónomo, emprendedor o empresario.

Entre sus tareas destacan las que se van a enumerar a continuación.

  1. Estar informado sobre las novedades y modificaciones de leyes para que la empresa cumpla con todas las obligaciones legales que le corresponda.
  2. Siempre dentro de la normativa legal, la asesoría fiscal realizará un estudio de la contabilidad de la empresa y su resultado contable para estudiar el factor oportunidad en la Ley vigente. El propósito será conseguir el menor impacto tributario posible dentro de la legalidad.
  3. La asesoría fiscal se encarga del estudio, asesoramiento y planificación fiscal, así como del estudio y asesoramiento en la creación de nuevas empresas y estructuras societarias.
  4. Dentro de sus funciones, se ocupa de la elaboración de declaraciones censales e Impuesto de Actividades Económicas, la liquidación trimestral del IVA, IRPF e IGIC, la declaración y la presentación de los impuestos de sociedades, la declaración y la presentación del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), la declaración y la presentación de declaraciones informativas y la gestión de pagos fraccionados y retenciones.
  5. En el desempeño de su actividad profesional, la asesoría fiscal brinda asistencia y representación al autónomo o a la empresa ante los servicios de Inspección Tributaria e interviene ante los órganos oficiales de Gestión de la Administración Tributaria. Presta su servicio en la gestión de requerimientos por parte de la Agencia Tributaria y comunicaciones con Hacienda, así como en la solicitud de aplazamientos.
  6. Por último, la asesoría fiscal interviene en la defensa fiscal del autónomo o el empresario, en las revisiones fiscales, los recursos por parte de Hacienda y reclamaciones, en la presentación y gestión de recursos administrativos, económico-administrativos y contenciosos, así como en la gestión de apoderamientos.

En definitiva, la asesoría fiscal debe ser un servicio al que se acude para algo más que pagar menos impuestos. En este sentido, si el pago no se ajusta a las leyes tributarias, las consecuencias para el contribuyente pueden ser a la larga muy costosas, por lo que se debe pagar los menos posible, pero siempre dentro de la legalidad.

El buen asesor fiscal siempre intenta optimizar la carga fiscal de su cliente, evitando riesgos que acaben creando algún tipo de problema. No son pocos los casos conocidos en que grandes empresarios acaban en prisión por haber cometido delitos fiscales.

Según el artículo 305 del Código Penal, un delito fiscal se produce cuando la cuota defraudada supera los 120.000 euros, pudiendo ser condenado el sujeto a pasivo a penas de prisión de entre 1 a 5 años, aparte de una multa que, como mínimo, será igual a la cantidad defraudada y, como máximo, hasta 6 veces dicha cantidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios