www.economiadehoy.es

MG ZS EV, un eléctrico accesible y personal

MG ZS EV, un eléctrico accesible y personal
Ampliar

Una marca legendaria que ahora regresa con un SUV a sus orígenes británicos

Por Mariano García Viana
jueves 16 de septiembre de 2021, 23:21h
Aunque ahora pertenece al fabricante chino SAIC, MG ha vuelto al mercado europeo con un diseño y un espíritu que le quiere convertir en la nueva referencia en conducción eléctrica y de hacerla accesible a todos los conductores del continente incluidos los españoles. id:75944
Muchos años llevaba la marca MG sin comercializar modelos y muchas han sido las vicisitudes de la marca desde su nacimiento, allá por los años veinte, de la mano de William Morris, que al tener una empresa que se llamaba Morris Garage, quiso dar esas iniciales de MG, a su línea de modelos deportivos fabricados en Oxford. En poco tiempo MG se hizo famosa, primero en Reino Unido y luego en el resto de Europa, sus pequeños coches deportivos tenían fama de fiabilidad y robustez, tanto las versiones de 4 como las de 6 cilindros. A mediados de los años 30 un cambio en la política de la empresa obligó a fabricar, además de sus famosos deportivos una berlina, política que se prologó incluso después de la II Guerra Mundial. Pero sus biplazas descapotables como los MG a Y los MG B de finales de los 50 y principios de los 60, fueron muy apreciados y hoy día son muy buscados por los amantes de los coches clásicos británicos. La empresa fue adsorbida por el Grupo Leyland y no volvió a aparecer un MG hasta 1982 con el Metro. Posteriormente paso a manos del Grupo BMW, MG Rover……y ahora reaparece con algo tan distinto como un SUV y además con propulsión eléctrica, como es el modelo que nos ocupa.

En fin, ya esta bien de historia, que por otra parte nunca viene mal y veamos como es el ZS EV que, como decíamos en el titular, es accesible por su interesante precio, su equipamiento, su planta motriz, su garantía de 7 años y otras cualidades que iremos viendo. Como para volver a sus orígenes el MG ZS EV esta diseñado en Reino Unido y sus líneas y formas, sin ser atrevidas especialmente, pues tienen las más o menos clásicas de un SUV medio, no están exentas de personalidad, sobre todo por su parte frontal y posterior. La abultada parrilla con fondo negro, salpicada de “diamantes” cromados que convergen en el generoso logotipo de la marca, esconde bajo éste la boca de carga de energía. Los faros de xenón la escoltan y es realmente personal la luz de día que mezcla líneas rectas con otras semicirculares. A su vez la estrecha entrada de aire inferior, también esta escolada por dos falsos huecos para refrigerar los frenos y más abajo encontramos el inicio en color aluminio, de lo que podría ser un protector de cárter. Un frontal atractivo que se remata con un capó cuyas aristas laterales convergen en los extremos de la parte alta de la parrilla.

Lateralmente destacan las aristas que señalan los abultados pasos de rueda, que están protegidos por una fila línea de plástico gris, que viene de la parte baja del paragolpes delantero, sigue por los bajos de las puertas y se remata en la parte inferior del paragolpes trasero. Las llantas de 17” muestran cinco radios rayados, mezclando el color negro con el acero. La zona acristalada es la que pudiéramos llamar menos creativa, pues es clásica de muchos SUV, con tres ventanillas, la tercera de ellas más alta, de pequeño tamaño y con forma triangular. En cuanto a la trasera, muestra una luneta protegida por un alerón que se prolonga por los laterales y que describe una amplia curva en su parte inferior. Los grupos ópticos son de generoso tamaño, con tecnología led en parte de ellos y analógica para los intermitentes. El portón quizás quede un poco alto en su boca de carga, que puede dificultar las operaciones de carga y descarga, pero le obliga a ello la amplia zona para la matrícula, los pilotos antiniebla y finalmente ancho difusor de aire de color aluminio.

El habitáculo del MG ZS EV es lo suficientemente amplio como para albergar a cinco ocupantes sin problemas. Esta bien terminado, sin lujos, pero con todos los elementos situados correctamente y donde se debe, mostrando un salpicadero lineal y muy funcional. El cuadro, con los dos indicadores de aguja, de cuentavueltas y velocímetro, separados por una pantalla que refleja diversas funciones del ordenador y de las ayudas a la conducción, así como la siempre útil velocidad en versión digital. La pantalla multifunción de 8 pulgadas, dispone de navegador, así como conexión Apple Car Play y Android Auto, ofreciendo una buena calidad de resolución. Bajo la pantalla se sitúan los mandos del sonido y más abajo los del aaire acondicionado (No climatizador) y más abajo aún un hueco para dejar el móvil o pequeños objetos. En la parte horizontal de la consola, encontramos el selector del cambio automático que en este caso es un botón circular, con la marcha atrás a la izquierda, el punto muerto en el centro y la directa o avance accionándola hacia el lado derecho, la P de parking se activa presionando el centro del botón. Delante de él figuran tres pestañas plateadas, la de la izquierda (Mode) acciona el modo de conducción elegido, (Eco, Normal y Sport). La siguiente pestaña, Kers, acciona tres niveles de frenada regenerativa, que por cierto funciona muy bien y recupera energía de forma contundente, lo malo es que al esta la pestaña en la parte de delante de la consola, obliga a mirarla para acertar en su accionamiento, hubiera sido mejor, dado además su eficacia, situarla más al alcance de la mano y sin necesidad de tener que “buscarla”. La tercera pestaña, Battery, perite al accionarla conocer el estado de carga de la batería y la autonomía disponible.

Los asientos de piel, invitan a sentarse en ellos, pues los delanteros sujetan muy bien el cuerpo y el trasero dispone para las piernas un espacio más que sobrado y mayor que coches de longitud superior. Si la habitabilidad es muy buena, el maletero no se queda atrás y con 448 litros de capacidad supera también a coches más grandes, de todas formas, se puede ampliar hasta los 1.166 litros abatiendo el asiento posterior. El equipamiento es otra de las bazas positivas de las que puede presumir el ZS EV, teniendo en cuenta su precio, pues además de los elementos de confort más o menos habituales en los coches actuales, encontramos sistemas de ayuda a la conducción, como el semiautónomo de nivel 2, el control de crucero activo, el asistente de mantenimiento en el carril, la frenada de emergencia, alerta de vehículos en el ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado trasero….etc.

En la parte mecánica el MG ofrece en esta ocasión un motor eléctrico de 143 CV y un par de 353 Nm, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos o pasar de 80 a 120 km/h en 7,5. La autonomía no es realmente espectacular, pues se queda en 263 km. homologados, aunque en la práctica, si circulamos por carreteras rápidas, la cifra de autonomía baja de forma notoria, mientras que en ciudad sin arrancadas rápidas y circulando en el modo Eco podemos superar por poco los 300 km, pero sin llegar ni mucho menos a los más de 400 que anuncia el fabricante en esas circunstancias. La batería, situada bajo el piso, tiene una capacidad de 44,5 kWh, con refrigeración líquida y sistema de precalentamieneto y como el resto del coche 7 años de garantía. En cuanto a los tiempos de recarga digamos que, en un enchufe doméstico, desde 0 la carga completa llevaría unas 7 horas, en la práctica hemos podido comprobar que con un 20% de la batería, “llenarla” a tardado menos de 5 horas. Por otra parte, en un cargador de 100 kW el tiempo estimado desde 0 es de 105 minutos y curiosamente en uno de 50 kW el tiempo apenas superaba los 106 minutos.

El ZS EV es un coche orientado a ofrecer un buen nivel de confortabilidad y así las suspensiones están orientadas a ello, pues los tarados de las mismas son más bien blandos, con lo que si queremos conducir deprisa por zonas viradas, condiciones que no son su fuerte, la carrocería se inclina bastante, lo que resta eficacia a ese tipo de conducción. Por el contrario, en carreteras despejadas y con buen asfalto el silencio nos rodea de forma agradable, cosa que no ocurre si el firme es rugoso, en cuya circunstancia la rumorosidad de las ruedas se deja sentir. Un poco más de trabajo de aislamiento en el habitáculo, no hubiera venido mal.

En fin un SUV eléctrico, que no es llamativo, sí con personalidad, con un gran espacio interior, un excelente equipamiento, 7 años de garantía, seguro como muestran sus cinco estrellas en las prueba Euro NCAP y sobre todo un precio que es un verdadero reto para la competencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios