www.economiadehoy.es

CASH MANAGEMENT

miércoles 07 de septiembre de 2016, 16:48h
Gráfico 1
Gráfico 1
El cash–management es la expresión inglesa para referirse a la gestión de tesorería, es decir, la gestión del efectivo que realiza una empresa con el fin de salvar problemas de liquidez y a la vez rentabilizar lo máximo posible el fondo existente, evitando as, los recursos ociosos y los costes que éstos suponen.

El responsable de la toma de decisiones del departamento financiero tratará de minimizar los costes que suponen mantener una cifra de tesorería disponible demasiado alta, pues ello supondría un elevado coste de oportunidad, así como una pérdida de valor, debida a la inflación.

El objetivo principal del cash-management consiste en la toma de decisiones que, permitiendo a la empresa hacer frente a sus compromisos de pago de manera puntual, minimicen en lo posible el saldo de tesorería o caja.

Se convierte, pues, en una tarea compleja determinar la cantidad idónea de saldo que debe mantenerse, ya que deben darse una serie de condiciones:

  • El saldo no puede quedar reducido a una cantidad muy pequeña, puesto que debe permitir a la Entidad hacer frente a los pagos que se le originen:
  • Con motivo de las operaciones o transacciones habituales en la actividad ordinaria de la empresa. Por ejemplo, las compras y gastos necesarios para la realización del proceso productivo. Si el ciclo económico se desarrolla con normalidad, las ventas permitirán obtener una liquidez con la que efectuar las compras necesarias de factores productivos y, así, no depender de un saldo de tesorería alto-
  • No obstante, debe mantenerse un determinado saldo por precaución, un stock de seguridad para posibles imprevistos. Por ejemplo, si fallan clientes en sus pagos y se rompe el mencionado ciclo de entre cobros y pagos.
  • Además, se hace necesario contar con un efectivo que permita realizar las inversiones a corto plazo que se presentan como oportunidades y que no podrían aprovecharse de tener estos recursos invertidos en otros activos, probablemente de menor rentabilidad. Se trata, pues, de un motivo especulativo.
  • Debe contarse con una cantidad mínima de efectivo para aprovechar otras oportunidades, como pueden ser los descuentos por pronto pago que puedan hacernos los proveedores, lo que permite un ahorro en los costes, o determinadas reducciones por tiempo limitado en los precios de materias primas o factores de producción. Además, la prontitud con que haga frente a sus pagos una empresa genera una buena imagen tanto ante proveedores o acreedores como ante entidades de financiación.

CÁLCULO DE SALDOS

1. Cálculo del saldo mínimo o necesario de tesorería

El saldo mínimo del efectivo de una empresa se determina así:

Saldo necesario para las transacciones ordinarias

+ Saldo necesario de seguridad o precaución

+ Saldo para especulación

____________________________

= SALDO MÍNIMO DE TESORERÍA

Si suponemos que el efectivo destinado a la especulación ya se encuentra materializado en inversiones temporales, el saldo mínimo que hay que tener en caja y bancos se reduce al necesario para las transacciones y el saldo de seguridad.

  1. Cálculo del saldo para transacciones

Partiendo de datos históricos sobre las entradas y salidas de fondos para un año, se calcula la media del año para los 30 días del mes, y se presenta en un gráfico. Por ejemplo:

Como se puede observar, la empresa tiene más salidas o pagos de efectivo que entradas o cobros entre los días 1 y 12 del mes y del 23 al 30; mientras que entre los días 13 y 22 los cobros superan a los pagos. En aquellos días en que se produce un déficit de caja, es decir una diferencia entre pagos y cobros de carácter negativo, se calculará la cuantía de esa diferencia. El saldo mínimo para hacer frente a las transacciones que habrá de dejarse en caja durante ese período será precisamente el valor de esos déficit.

Una parte de esas necesidades puede cubrirse con los excesos del período de superávit, ya que durante el tiempo en que los cobros sean superiores a los pagos no será necesario mantener el mínimo de tesorería por transacción.

El saldo necesario que ha de mantenerse como efectivo de seguridad vendrá determinado por las desviaciones que se hayan producido entre la previsión de tesorería y los resultados reales.

Los bancos con los que operan las empresas suelen exigir a éstas que mantengan un saldo mínimo en sus cuentas, o bien les obligan a mantener un determinado saldo medio durante un período de tiempo. Estos saldos se denominan saldos de compensación.

Teniendo en cuenta el valor cuantitativo que la entidad bancaria imponga para estos saldos, la empresa deberá establecer su nivel o saldo mínimo de tesorería en la mayor de las dos cantidades siguientes:

  • La suma del saldo mínimo necesario para transacciones más el saldo de
  • El saldo de compensación establecido por el banco.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Economía de Hoy

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.