www.economiadehoy.es
Perspectivas para el sector bancario europeo en 2021
Ampliar

Perspectivas para el sector bancario europeo en 2021

Scope Ratings, previsiones para el sector bancario europeo de cara a 2021

miércoles 16 de diciembre de 2020, 13:12h

Los bancos europeos han demostrado hasta ahora su capacidad de recuperación ante los estragos económicos causados por el Covid-19. No ha habido ninguna crisis bancaria, ya que las políticas de apoyo fiscal, monetario y de supervisión han neutralizado el riesgo de crédito, financiación y solvencia. id:66275

Scope considera que es muy improbable que se produzca una crisis bancaria generalizada en esta primera prueba de estrés real desde que el sector se desmarcó de la crisis financiera mundial. "El apoyo fiscal y monetario se mantendrán, al igual que el enfoque pragmático de los reguladores bancarios. Los sólidos fundamentales del sector serán clave para evitar el peor de los escenarios", dice Dierk Brandenburg, responsable del equipo de instituciones financieras de Scope Ratings.

"La calidad de los préstamos se deteriorará, pero la preocupación por la calidad de los activos está fuera de lugar. Las autoridades se equivocarán siendo extremadamente cautelosas al endurecer su postura regulatoria, pues la mayoría de los bancos podrán absorber los altos costes del crédito a través de sus beneficios antes de provisiones, comenta Brandenburg.

Scope espera que la rentabilidad de los bancos siga siendo baja en 2021, pero el sector debería poder evitar grandes pérdidas y la erosión del capital en su conjunto. Pero la combinación de curvas de rendimiento bajas y planas y los altos requerimientos de capital continuarán persiguiendo la rentabilidad de los bancos. Con muy pocas excepciones, los bancos no podrán compensar su costo de capital.

La prohibición general de los dividendos fue una medida de supervisión racional para conservar el capital del sector ante la escasa visibilidad de la magnitud de las pérdidas crediticias. La liberación del capital atrapado por la prohibición de los dividendos irá de la mano de la visibilidad de los beneficios. "El actual enfoque general puede transformarse en uno más específico, pero esperamos que los supervisores se resistan inicialmente a los llamamientos de la industria para que se restablezcan los dividendos y las recompras mientras persista la incertidumbre sobre las pérdidas crediticias. Eventualmente cederán a medida que mejore la visibilidad de los beneficios del año 2021", indica Marco Troiano, director adjunto del equipo de instituciones financieras de Scope.

“Apresurarse a distribuir el exceso de capital puede ser imprudente”, advierte Troiano. Cree que mantener cierto grado de flexibilidad financiera en un momento de gran incertidumbre no sólo es una opción prudente para proteger a los bancos en caso de nuevas caídas cíclicas, sino que también representa un impulso para comprar a los nuevos competidores a precios de saldo.

Desde una perspectiva temática, la reducción de costes y las fusiones y adquisiciones caracterizarán al sector bancario en 2021. Ante la creciente presión de los ingresos, y dado que los confinamientos relacionados con el Covid-19 han catalizado la penetración de los canales digitales, los bancos se esforzarán por acelerar la reducción de sus costes de distribución física para proteger la rentabilidad. Las fusiones y adquisiciones nacionales pueden favorecer esto al mismo tiempo que permiten economías de escala en las inversiones en tecnología de la información.

Scope ve tres fuerzas que impulsan las fusiones y adquisiciones. Primero, un replanteamiento de la distribución es más apremiante ahora que en cualquier momento desde la gran crisis financiera. El Covid-19 aceleró el paso a los canales digitales, aumentando el coste de tener redes de distribución obsoletas. Esto es especialmente relevante en sistemas caracterizados por un alto número de sucursales bancarias, como Alemania, Francia, España e Italia.

En segundo lugar, los impulsores económicos son muy fuertes. La recesión provocada por el Covid-19 todavía no ha producido impactos catastróficos en la calidad de los activos o en el coste del riesgo, pero ha consagrado la perspectiva de la curva de tipos negativos/planos. Esto es perjudicial para los ingresos de los bancos, y el recorte de costes es la principal palanca para proteger el resultado final. El valor de las sinergias de costes es mayor que antes.

En tercer lugar, el exceso de capital acumulado y los bajos precios de las acciones hacen que las adquisiciones sean más atractivas. Incapaz de pagar dividendos, recomprar acciones o encontrar suficientes oportunidades de préstamo para desplegar el capital de forma orgánica, la dirección del banco está recurriendo al crecimiento inorgánico para desplegar el exceso de capital.

"Esperamos que la tendencia hacia una mayor consolidación continúe en 2021, con los acuerdos a nivel doméstico protagonizando la mayor parte de la actividad. Sin embargo, los bancos estarían mejor si invirtieran el exceso de efectivo en la mejor tecnología escalable, dadas las tendencias seculares hacia la digitalización, y trataran de conquistar clientes mediante mejores productos y precios competitivos, en lugar de adquirir redes de distribución anticuadas que pueden terminar por sobrecargar el negocio a largo plazo", dijo Brandenburg.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios