www.economiadehoy.es
¿Qué es un robo advisor? Estas son las ventajas de un gestor automatizado de inversiones
Ampliar

¿Qué es un robo advisor? Estas son las ventajas de un gestor automatizado de inversiones

miércoles 16 de septiembre de 2020, 18:32h
Una de las principales barreras de acceso al mundo de los finanzas es la falta de información. Es obvio que hay que tener dinero para invertir, pero quienes disponen de liquidez y quieren hacerlo no saben por dónde empezar si no desarrollan su actividad en sectores relacionados. id:63103
Hasta ahora, una de las figuras clave ha sido la del asesor financiero, cuyo cometido era informar a clientes sobre las posibilidades que tenían con su dinero. Su trabajo no ha estado exento de polémica, sobre todo cuando estos asesores trabajan con una entidad bancaria. El discurrir de los acontecimientos ha demostrado que miraban más por el beneficio de la empresa para la que trabajaban que el del cliente.

Nuestra realidad contrasta con la de otros países como Estados Unidos y Reino Unido, donde más del 80% de los inversores pueden recurrir a asesores independientes que no se venden al mejor postor. Simplemente, se centran en ofrecer el mejor producto para sus clientes.

El asesor independiente está cobrando cada vez más relevancia en España, pero las tecnologías digitales han motivado la aparición de un nuevo jugador en el tablero: el robo advisor. Profundizamos en el sistema en IroboAdvisors.com, una web que ofrece amplia información sobre el funcionamiento y compara las opciones a las que recurrir.

Qué es y cómo funciona un roboadvisor

El robo advisor es un gestor automatizado de inversiones que puede predecir cuál es la mejor estrategia de inversión, y que de algún modo sustituye a ese asesor financiero tradicional del que te hemos hablado. El concepto surge de una combinación de las palabras “robot” y “advisor” que, con más o menos acierto, pretende trasladar esa idea de gestión automatizada.

La figura humana no se elimina. No se trata de una sala de ordenadores que funcionan de manera autónoma haciendo con tu dinero lo que marca el algoritmo, y en función del estado y los movimientos del mercado. Detrás hay expertos/as que, aunque se basan en modelos inteligentes digitales, gestionan las inversiones.

En cuanto al proceso para invertir, resulta sencillo. Lo primero es elegir un robo advisor, y lo recomendable es decantarse por aquellos que tengan menos comisiones y ofrezcan un mejor servicio.

Lo siguiente es realizar el test que te indica el sistema y que tiene por objeto conocer tu perfil de inversor/a. Es habitual que pregunten detalles como la edad, la cantidad de dinero que se desea invertir, el nivel de experiencia y conocimientos o qué harías si el mercado sufre una bajada. Según las respuestas, el algoritmo decide cuál es la inversión que mejor se adapta al contexto y a la tolerancia al riesgo del cliente, por lo que conviene no contestar al azar.

El próximo paso es revisar la cartera recomendada, es decir, hay que dedicar unos minutos a leer los detalles de la futura inversión: composición, rentabilidad histórica, proyección, etc. Si hay algún aspecto que no esté claro, siempre se puede consultar al soporte.

Por último, se crea la cuenta y se ingresa el dinero. En base al funcionamiento de estos sistemas, las claves son no ingresar todo de una vez, sino progresivamente; y ordenar una transferencia periódica para sacar el máximo partido a la automatización de la inversión.

Ventajas del sistema

Con el robo advisor se elimina esa primera barrera de la falta de formación, de manera que no hace falta ser un/a experto/a en finanzas para tener éxito (aunque siempre está bien formarse). Es el sistema el que decide cómo, dónde y cuánto dinero debes invertir.

Se elimina también el factor emocional, lo que también se ve como una ventaja. Se suele coincidir en que las decisiones poco meditadas y en caliente que se ejecutan a partir de una mera sensación, son las que hacen a los inversores perder dinero. Eso no sucede con un gestor automatizado, por lo que se reducen los costes.

El robo advisor, además, invierte generalmente en fondos indexados, que tienen comisiones bastante bajas. Según iRoboAdvisors.com, la comisión media que cobra un banco puede estar en torno al 3,2%, mientras que las de este sistema es de un 0,8% aproximadamente.

¿Es seguro un roboadvisor?

Está claro que uno/a no se arriesga a poner su dinero en cualquier sitio, y está bien no dejarse llevar por cantos de sirena. Para empezar, hay que tener en cuenta que los robo advisors cuentan con el respaldo de bancos custodios, es decir, tienen acuerdos con entidades financieras y aseguradoras de la talla de BNP Paribas, Openbank o Caser, que actúan como resguardo.

El robo advisor también ofrece máxima seguridad y datos encriptados, pues los sistemas han sido desarrollados por ingenieros/as de software y seguridad que han conseguido crear plataformas 100% seguras.

Lo que termina de ofrecer la tranquilidad que busca el/la inversor/a es que el robo advisor esté autorizado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Hay que asegurarse de que es así tanto por el robo advisor como por el banco custodio, pero el dinero estará tan seguro como en una cuenta corriente.

Indexacapital, Finizens, Inbestme, Popcoin...ya son muchos los robo advisors que permiten invertir en fondos indexados o ETFs de forma automatizada. Ya son muchos los inversores que se decantan por esta opción para sacar rentabilidad de su dinero y cada vez serán más, como ya predijo este ingeniero que ya en 2018 tenía claro cuál era el perfil del inversor en robo advisors.

¿Veremos en los próximos meses si realmente se equivocaba o cada vez son más los inversores que confían en este tipo de inversión automatizada?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios