www.economiadehoy.es

¿Quién gana y quién pierde con este aumento de los precios de la energía?

¿Quién gana y quién pierde con este aumento de los precios de la energía?
Ampliar

OPINIÓN: Por Bruno Cavalier, economista jefe de ODDO BHF AM

lunes 04 de octubre de 2021, 10:23h
En un mercado libre de toda interferencia, los proveedores obtendrían los dividendos y sus clientes absorberían los costes más elevados. en realidad, la ruptura del excedente depende también de la organización del mercado y de la fiscalidad, es decir, de las decisiones políticas. id:76439
El choque actual es positivo para los productores de electricidad cuyos costes y producción apenas han cambiado (nuclear, hidroeléctrica y solar). También puede beneficiar a los gobiernos que reciben ingresos adicionales por el aumento de los precios del CO2 y que pueden reducir sus subvenciones a los productores de renovables.

Con los precios regulados, ya sea en forma de topes o de un mecanismo de ajuste diferido, los márgenes de los distribuidores se reducen. Las estrategias de cobertura han permitido repartir el riesgo entre muchos operadores. Los consumidores, tanto los fabricantes como los hogares, son los perdedores, pero hay que tener en cuenta los mecanismos de absorción de impactos.

Entre los hogares, la percepción de la inflación depende más de los cambios en los precios de ciertos bienes o servicios básicos, como los alimentos o la energía. Como el choque actual afecta al gas y la electricidad, también plantea un problema político a los gobiernos. En la antigua Roma, existían leyes sobre el grano para garantizar la distribución gratuita de trigo a la población y evitar disturbios. En Europa no ocurre lo mismo con el suministro de electricidad, pero varios gobiernos ya han tomado medidas especiales para amortiguar el golpe. La sensibilidad de este tema depende del país y de la volatilidad de los precios. En España, donde los precios mayoristas se trasladan rápidamente a los precios minoristas, el gobierno ha respondido ampliando los plazos de pago de la factura eléctrica para las familias con bajos ingresos y prometiendo limitar los beneficios de los proveedores. En Francia, se pagará una ayuda directa ("cheque energético") de aquí a finales de año a 5,8 millones de hogares. En el pasado reciente, los gobiernos franceses se han enfrentado a disturbios sociales relacionados con la fiscalidad y los precios de la energía (el episodio de los "gorros rojos" en 2013 y el de los "chalecos amarillos" en 2018). A pocos meses de unas elecciones presidenciales, la cautela es la consigna. En el conjunto de la UE, alrededor de un tercio del precio minorista de la electricidad se explica por el precio mayorista, una cuarta parte por los costes de distribución y más del 40% por los impuestos. Hay menos flexibilidad en los precios del gas (los impuestos representan el 25% del coste minorista). Por regla general, la respuesta más fácil a corto plazo es ajustar los impuestos y las subvenciones, a costa de asumir las consecuencias en las finanzas públicas. A largo plazo, la respuesta a las tensiones de precios en un mercado en el que la oferta está limitada no es subvencionar la demanda.

¿Es posible cuantificar el impacto en la inflación total? En el peor de los casos - digamos un racionamiento del suministro de gas ruso, más un invierno severo, más distribuciones duraderas a la producción de renovables - las tensiones en los precios al por mayor podrían prolongarse durante meses y es posible un aumento adicional de alrededor del 10-20% en los precios al por menor. Dado que el gas y la electricidad representan el 5% del índice de precios, el impacto directo en el IPCA sería de entre 0,5 y un punto porcentual. Esto se sumaría a la tasa de inflación, que ya se prevé que aumente hacia el 3,5% interanual en el cuarto trimestre de 2021. No hace falta decir que esto causaría cierta preocupación, y es poco probable que los gobiernos se queden de brazos cruzados. Los escenarios alternativos (menos feos) conducirían a una contribución todavía positiva, pero mucho menor, a la inflación total.

Ante un repunte de la inflación impulsado por los precios de la energía, es evidente que un endurecimiento de la política monetaria no permitiría superar las limitaciones de la producción o del suministro de gas y electricidad. El BCE cometió el error de subir sus tipos de interés oficiales en 2011 en medio de un repunte de los precios del petróleo, y ya sabemos cómo acabó. Pero el trastorno de hoy sigue siendo motivo de reflexión. Sería bueno que el BCE, que ha hecho de las cuestiones climáticas un componente de su nueva estrategia monetaria, aclarara si esto implica una mayor tolerancia a la volatilidad de la inflación o si esto requiere la construcción de una medida de precios que elimine los efectos de la "ecologización" del mix energético. En cuanto a los gobiernos, es hora de que digan claramente a los ciudadanos que con el aumento de las renovables (un objetivo con amplio apoyo popular), puede ser difícil tener en todo momento una energía que sea a la vez barata, verde (descarbonizada) e ininterrumpida. Si en principio se excluye la energía nuclear y el gas es la única variable de ajuste, probablemente habrá que rebajar las ambiciones de independencia energética, a no ser que se acelere significativamente el gasto en inversiones para lograr la transición deseada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios