www.economiadehoy.es

Renault Captur TCe 155 EDC

Renault Captur TCe 155 EDC
Ampliar

El más pequeño de los SUV de la marca del rombo se hace mayor

jueves 10 de septiembre de 2020, 23:35h
Con un moderno motor todo de aluminio, más potente y eficiente a la vez, un interior completamente renovado y un equipamiento más completo, el nuevo Captur ofrece además un mayor espacio para los ocupantes y unas mejores características ruteras, siendo además fabricado en España y exportado a todo el mundo. id:62906
Efectivamente, nada menos que 1.500.000 unidades del Captur han salido de la factoría de Valladolid repartidos entre 70 países, además, como decimos en el subtítulo, esta segunda generación ha crecido 10,5 cms. con respecto a la anterior, al utilizar la nueva plataforma modular CMF-8, que es la misma del Clio nuevo, lo que se traduce en un mayor empaque, con un cierto acercamiento a su hermano mayor el Kadjar y en un habitáculo más amplio y aprovechable.

El frontal esta ahora más elaborado, aunque sigue estando presidido por el rombo de la marca, situado en la parte alta de la típica parrilla de Renault de sus últimos modelos, es decir ancha hasta los faros en su parte superior, para algo más abajo estrecharse como un labio hacia la zona central. En este caso las cuatro lamas que la recorren son negras excepto la superior que alterna con zonas cromadas. Los citados faros son de led y la luz de día tiene forma de C, convirtiéndose en su parte inferior en parte del diseño del propio frontal, que también luce una gran entrada de aire, bajo la zona de la matrícula, rematada en su parte más baja por una lámina de color aluminio. Dos huecos negros con remates de aluminio, situados en los extremos de esa entrada de aire central, remata una parte delantera que ha ganado bastante enteros y que ensancha la visión del coche.

Lateralmente se aprecia la mayor longitud de esta segunda generación, al igual que el bicolor de la carrocería, con el techo negro y el resto del coche rojo metalizado. Los pasos de rueda están protegidos por una banda de plástico gris oscuro, que en los bajos de las puertas se ensanchan y se adaptan a las formas sinuosas de estas. Los retrovisores son de color negro y ahora una línea cromada recorre la parte baja de las ventanillas y que se ensancha, como un remate final, uniendo la pequeña tercera ventana con la luneta y a la vez separando los dos colores de techo y carrocería. Las barras que recorren el techo son de color aluminio, mientras que las llantas de aleación son verdaderamente llamativas con el dibujo de los radios en forma de hojas de trébol.

La trasera también ha cambiado gracias sobre todo a los nuevos grupos ópticos que ahora son de led y tienen forma de C prolongada en su parte superior por el portón, cupa apertura queda un tanto alta para llevar a cabo con comodidad las operaciones de carga y descarga. La luneta, un tanto estrecha, aunque como hemos podido comprobar, no impide la visión trasera, esta protegida por un generoso alerón. La parte baja del paragolpes es de color gris y esta rematada por un difusor de aluminio, a cada lado del cual se sitúan las luces de marcha atrás y los catadiópticos.

Como decimos el habitáculo es más amplio y ha cambiado su fisonomía, apreciándose de entrada una mayor calidad en los materiales empleados y un perfecto ajuste. El salpicadero se parece bastante al del nuevo Clío, lo que ya indica su excelente funcionalidad. El frontal del mismo es de color aluminio, mientras que el resto, tanto en la parte superior, como en las partes inferiores incluida la consola, son de color gris oscuro, casi negro. El cuadro es en realidad una pantalla de 7 pulgadas que tiene la posibilidad de cambiar en su configuración. En general ofrece a la izquierda la temperatura del líquido refrigerante y a la derecha el nivel de combustible, mientras que la parte central, de mayor superficie, es la que puede cambiar a gusto del conductor. Toda la información es clara y fácil de interpretar y tiene una buena calidad.

Por su parte, la pantalla multifunción, situada en el centro del salpicadero de forma preponderante, es de 9,3 pulgadas y esta colocada de forma vertical. Dispone del sistema denominado Easy Link y ofrece un grafismo moderno, con una buena velocidad de respuesta y unos menús sencillos y fáciles de comprender. La navegación es de Tom Tom y los móviles tienen conexión mediante Android Auto y CarPlay. Bajo la pantalla encontramos una fila de teclas para activar diversos servicios y más abajo encontramos los redondos mandos del climatizador. La consola en esta versión automática probada, es del tipo flotante, es decir que sale del frontal del salpicadero y bajo ella encontramos un útil hueco iluminado para dejar objetos. La pequeña palanca selectora del cambio situada en ella, no tiene conexión mecánica con la transmisión, ya que es del tipo “e-shifter” o sea que su conexión es electrónica. Delante de la palanca se sitúa otro hueco para dejar el móvil por ejemplo y en él se encuentran los enchufes auxiliares USB y de 12 voltios. Entre los dos asientos delanteros existen un par de portabotes, o botellas de ½ litro de agua, así como un espacio para dejar la tarjeta-llave si se quiere.

Los asientos, de piel en los bordes y de tejido jaspeado en el resto, sujetan bien el cuerpo y resultan cómodos, como es confortable la postura ante el volante. Ahora bien, hay algo que queremos destacar y es la falta de agarrador sobre la puerta del acompañante (Sobre las traseras si hay), no hay persona que se siente como “copiloto” que no eche de menos la carencia de este elemento, da igual del coche que se trate, demasiados dejan de ofrecerlo incomprensiblemente, siempre hay protestas ante su ausencia. Siguiendo con los asientos del Captur, digamos que el trasero, más apropiado para dos personas que para tres, puede desplazarse todo entero en sentido longitudinal 16 cms., mientras que el respaldo si se puede abatir en dos partes (60/40). Lógicamente el volumen del maletero varia en función de la posición de este asiento trasero, que si esta en posición retrasada deja un espacio de 422 litros, mientras que si esta en la posición más adelantada el volumen disponible es de 536 liltros. De todas formas, abatiendo este asiento por completo, queda un hueco de 1.275 litros. Para terminar con esta zona trasera, digamos que la parte posterior del reposabrazos entre los asientos delanteros, dispone de dos salidas de aire, así como dos puertos USB y un enchufe de 12V, con lo que los ocupantes traseros pueden viajar casi con la misma comodidad que los delanteros.

La versión probada montaba un dinámico motor de gasolina de cuatro cilindros de 1,3 litros, todo de aluminio, del que se obtiene un rendimiento de 154 CV a 5.500 r.p.m. y un par de 270 Nm a 1.800 r.p.m. Un motor que hemos calificado de dinámico, no por que sí, sino porque realmente lo es, en velocidades cortas o al arrancar, hay que pisar el acelerador con “tiento” ya que si no se hace así el tirón hacia delante esta más que asegurado y al cambiar a segunda ocurre lo mismo. Realmente hay que acostumbrarse a tratarle con mimo en esas velocidades cortas y dominarle ese “nerviosismo” y una vez conseguido, todo es coser y cantar, pues su funcionamiento es estupendo y parece que es más potente que esos 154 CV que anuncia. Prueba de ese mencionado dinamismo, son sus excelentes prestaciones, pues en lo que se refiere a la velocidad máxima, fácilmente supera los 200 km/h y en la aceleración de 0 a 100, los 8,5 segundos están más que asegurados. Cifras más que significativas. En lo que se refiere al consumo, digamos que en una utilización mixta carretera-ciudad, con una conducción más bien viva, este se queda en los 6 litros a los 100 km. Se nota que se aplicado en esta motorización un buen número de modernos elementos para un mejor rendimiento, dos árboles de levas en culata, inyección directa, turbo de geometría variable, intecooler……

Como complemento a este motor, en esta versión se monta una caja de cambios EDC de 7 velocidades que tiene también un magnífico funcionamiento. Suave en engranar las sucesivas relaciones y con reducciones rápidas para que el coche salga de inmediato hacia delante, aunque casi estemos obligados a parar o al pasar una curva muy lenta. Ya que hablamos de curvas, señalemos que realmente el Captur de esta segunda generación se conduce como un turismo compacto. Si es verdad que vamos sentados un poco más altos, pero a la hora de conducirle, ya sea por el cargado tráfico urbano, por carreteras despejadas a velocidades altas o por trazados con muchas curvas, el coche se maneja con suma facilidad y sin crear problemas o sustos relativos a la estabilidad. Los responsables de esta cómoda conducción son, por un lado una dirección rápida y que siempre nos transmite lo que ocurre entre el coche y el asfalto, por otro, un equipo de frenos muy eficaz (A pesar de que en el eje trasero se monten frenos de tambor) y “alérgico” a perder eficacia aunque lo utilicemos con profusión y por otro a la no menos eficacia de las suspensiones, con McPherson delante y rueda tirada atrás y tampoco perdamos de vista la excelente plataforma modular que es la base del coche. No es que sea un modelo eminentemente deportivo en lo que a manejo se refiere, pero si un vehículo cómodo, confortable, seguro y lo que hemos comentado, fácil de conducir.

En lo que se refiere a equipamiento, el nuevo Captur se puede decir que esta bien equipado de serie y que, en esta versión Zen, encontramos una buena serie de elementos en lo que a confort se refiere y ayudas a la conducción. Cabe destacar el programador de velocidad activo, que es capaz de mantener la distancia programada con el vehículo precedente y parar el coche llegado el caso. el asistente de mantenimiento de carril, avisador de vehículo en el ángulo muerto, cámara trasera, frontal y 360º, etc. Hay que señalar también que, al igual que la primera generación, existen múltiples opciones para personalizar el Captur, tanto por fuera como por dentro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios