www.economiadehoy.es
Retos y acciones para estabilizar la actividad agrícola tras la pandemia
Ampliar

Retos y acciones para estabilizar la actividad agrícola tras la pandemia

miércoles 13 de mayo de 2020, 18:26h
Dos aspectos son esenciales para los productores agrícolas: incorporar suficiente mano de obra tras una merma por el confinamiento y acceder a financiación para recuperarse. Ante dicho escenario es vital tener toda la documentación al día, siendo uno de los principales requisitos, el cuaderno de campo. id:58502
La crisis que se ha generado a raíz de la pandemia del Covid-19 ha dejado en evidencia una realidad que se venía desconociendo un poco, pero que hoy cobra importancia capital: la imperiosa necesidad de potenciar la agricultura con miras a optimizar la producción y que se dé la actividad con mayores garantías, es decir, reforzar la política agraria común para que España sea más autosuficiente en alimentación.

Son muchas las enseñanzas que esta situación adversa le está dejando al mundo, entre ellas, está el hecho de reconocer el gran valor que tiene la agricultura desde el punto de vista estratégico y pensar en que se debe visualizar el futuro enfocado en el mejor desarrollo posible de esta actividad. No se trata sólo de enfocarse en elementos coyunturales, sino en crear políticas a largo plazo.

Sin embargo, es primordial atender los requerimientos que en la actualidad el sector presenta, de cara a estabilizar la producción nacional, pero con la mira puesta en que es una actividad que se debe relanzar con cimientos mucho más fuertes para estar preparados ante situaciones que jamás se hubiese sospechado que se iban a presentar, como la que hoy se vive en todo el planeta.

Financiación y mano de obra: puntos principales

Uno de los principales temas que impacta en el sector del campo es el déficit en liquidez que se ha producido en torno a lo que ha representado tener parado al país por la pandemia del Coronavirus, lo que se ha traducido en una gran preocupación para los productores.

En relación con esta situación, un importante aliciente es la posibilidad de acceder a créditos o garantías otorgados por la Unión Europea, que pueden llegar a 200.000 euros bajo condiciones bastante favorables, tales como plazos de devolución flexibles y bajas tasas de interés. Los préstamos están cubiertos a través del Fondo Europeo de Agricultura y Desarrollo Rural (EAFRD).

En tal sentido, un aspecto primordial que se debe tener en cuenta para el acceso a la financiación es contar con toda la documentación al día, siendo uno de los principales requisitos el cuaderno de campo, también conocido como cuaderno de fitosanitarios, cuaderno de explotación o libro de campo. Se trata de un documento que recoge todos los datos relacionados con la actividad agrícola que se realiza, con un registro muy detallado.

Su uso es obligatorio desde el año 2013, según está establecido en el Real Decreto 1311/2012 y Ley de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios. Se puede llevar de manera manual o digital.

La financiación que está ofreciendo la UE sirve además para que los productores fortalezcan su estructura, precisamente para cumplir con lo que se mencionaba al principio, de potenciar la actividad agrícola de tal manera que pueda afrontar situaciones adversas como la actual. El EAFRD, además, está cubriendo inversiones para la adecuación del área rural, específicamente instalaciones médicas y de servicios.

Otra ayuda a la que pueden acogerse los agricultores afectados son las líneas de avales ofrecidas por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), mediante las entidades financieras que están concediendo préstamos a empresas y autónomos para afrontar el impacto que ha tenido el Covid-10 en su actividad económica.

Paralelamente a la situación de los recursos, otro de los principales temores que se tienen en la actualidad en lo que respecta a la agricultura, es la carencia de mano de obra ante las restricciones causadas por la cuarentena o los impedimentos para entrar al país en las fronteras, teniendo en cuenta que en algunos casos, es costumbre el empleo de mano de obra de países vecinos. Por ejemplo, en Huelva se acostumbra a contratar al menos a 15.000 marroquíes para la recolección de frutos rojos.

En tal sentido, la ANOVE (Asociación Nacional de Obtentores Vegetales) estima necesaria de la incorporación de al menos un 40% de trabajadores para apalancar nuevamente este importante sector y paliar el impacto negativo que ha tenido el Covid-19 en relación con esta fuente de empleo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios