www.economiadehoy.es

Rusia afronta los efectos de su estrategia de fortaleza

Rusia afronta los efectos de su estrategia de fortaleza
Ampliar
miércoles 15 de septiembre de 2021, 10:38h
La prudente política fiscal y monetaria de Rusia ha aislado su economía de los choques externos y fortalecido las finanzas públicas, pero también ha estancado el crecimiento. id:75862

Archivos Adjuntos

A través de la austeridad fiscal y un objetivo de inflación creíble, Rusia ha conseguido aislar su economía de los choques externos en los últimos años. Moscú introdujo la denominada estrategia de fortaleza, tras el doble impacto de la caída de los precios del petróleo y las sanciones occidentales por la invasión de Crimea, que provocó una depreciación del 55% del rublo frente al dólar entre 2014 y 2015. Gracias a esta política macroeconómica prudente -tanto fiscal como monetaria-, el país ha reconstruido sus reservas internacionales y reducido su deuda externa, dando lugar a unas finanzas públicas sólidas. Sin embargo, también registra un estancamiento del crecimiento económico y la disminución de los ingresos reales. En 2020, la población rusa vivía por debajo del umbral de la pobreza creció hasta superar el 12%.

La dependencia de las materias primas, un perfil demográfico en declive, el alto grado de control estatal sobre la economía y un clima de inversión débil pesan sobre las tasas de crecimiento de Rusia. De acuerdo con el último informe difundido por Crédito y Caución, para incrementar sus niveles de ingresos, Rusia tendría que implementar reformas sólidas hacia un entorno empresarial más dinámico capaz de incrementar la inversión extranjera directa, diez puntos por detrás de los países de Europa del Este.

Para amortiguar el efecto procíclico de los precios del petróleo en la economía rusa, desde 2017 la Administración rusa opera bajo reglas fiscales que limitan el gasto federal a las estimaciones de ingreso. Las ventas de petróleo y el gas se calculan al precio de referencia del petróleo y a un tipo de cambio proyectado entre el rublo y el dólar. Cuando el precio del petróleo supera el valor de referencia, como en la actualidad, el exceso de ingresos se transfiere al Fondo de la Riqueza Nacional y se invierte en activos extranjeros. Si el precio cae por debajo del punto de referencia, la Administración retira dinero del Fondo, dando estabilidad al sistema. En este contexto, las finanzas del gobierno central en Rusia pueden considerarse muy saludables. La deuda pública era del 18% en 2020, aunque el déficit fiscal se deterioró hasta el 3,8% en 2020 debido a la recesión económica tras la pandemia. Sin embargo, se prevé que Rusia vuelva progresivamente a la austeridad fiscal.

El segundo pilar de la estrategia económica rusa es la actuación creíble e independiente del Banco Central de Rusia para mantener la inflación en el entorno del 4%. Durante 2020, el Banco bajó el tipo de interés oficial varias veces para estimular la economía. Sin embargo, Rusia afronta un aumento de la inflación, que ha superado el 6%, con incremento del precio de los alimentos del 9% interanual. Desde marzo de 2021 Rusia ha empezado a invertir su ciclo de relajación monetaria por el aumento de las presiones inflacionistas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios