www.economiadehoy.es

Una realidad que invita a pensar en segundas oportunidades

Una realidad que invita a pensar en segundas oportunidades
Ampliar
martes 22 de diciembre de 2020, 13:03h
La pandemia y sus consecuencias han provocado que muchas personas caigan en el endeudamiento y se vean obligadas a buscar soluciones. id:66500
Coger una pluma y dibujar con palabras la situación actual cada vez es más complicado. No porque las palabras no salgan como antes, sino porque existe el sentimiento de que lo que se quiere contar es realmente duro y a veces los términos no alcanzan. Cuesta relatar las sensaciones de negocios como los de la hostelería. Han sido meses de incertidumbre, de no saber ni cómo ni cuál será la situación a quince días vista. Una semana puedes abrir a pleno rendimiento, a la siguiente te toca limitar el aforo al 30% y la próxima toca cerrar sine die porque los datos de contagios no dan tregua.

Y aunque el de la hostelería quizá sea el ejemplo más visible y comentado a nivel mediático, su caso o realidad se puede hacer extensible a prácticamente cualquier negocio o incluso a la situación concreta de muchos autónomos. No hay planificación que soporte este vaivén de decisiones y por desgracia ha habido muchas personas que han tenido que vivir el lado más amargo de esta crisis: afrontar una situación de endeudamiento irreversible.

Esas personas deben saber que existen soluciones y que hay mecanismos que permiten salir del atolladero y dejar atrás esa aglomeración de deudas cuyo pago se ha convertido en un acto imposible. Para estos casos tan críticos se está erigiendo la Ley de Segunda Oportunidad como el mecanismo más escogido por los particulares.

Se han triplicado las consultas

Es una ley tan joven como desconocida, pero su propósito es claro y viene explicado a la perfección en la exposición de motivos de esta norma del año 2015. Su objetivo no es otro “que permitir lo que tan expresivamente describe su denominación”, es decir, una segunda oportunidad. Por ello pretenden que “una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas” y para lograrlo posibilitan que el solicitante no tenga que arrastrar indefinidamente “una losa de deuda que nunca podrá satisfacer”.

Dado que esta descripción se ajusta de forma muy precisa a la realidad imperante, cada vez son más las personas que solicitan información buscando librarse de esa pesada deuda que les impide seguir adelante. Desde el despacho Abogados para tus deudas, el CEO y economista Cristian Tanase asegura que “desde marzo se han triplicado tanto las entradas de casos, como las llamadas y los formularios rellenados solicitando información”.

Él considera que esto es debido a distintos factores, como que “muchos autónomos han visto reducidos sus ingresos a mínimos” o que “a raíz del final de algunos procesos de ERTEs muchas personas se han visto sin ningún ingreso”. Sobre ello realiza una doble lectura, en primer lugar valora “que esta situación esté sirviendo para visibilizar la existencia de la Ley de Segunda Oportunidad”, puesto que considera que es “una ley muy desconocida pero que ofrece unos resultados reales a todo aquel deudor que accede a ella”.

No obstante, no duda en reconocer como segunda conclusión que los casos “seguirán subiendo de forma exponencial hasta que se normalice de nuevo la economía”, un síntoma que lamentar puesto que es indicador de la grave situación que están viviendo muchas personas en España. En cualquier caso, siempre es bueno saber que existe la posibilidad de recurrir a una segunda oportunidad antes que emprender una huida hacia adelante que posponga lo inevitable y acreciente aún más la deuda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios