www.economiadehoy.es

CBD, la otra cara de la planta del cannabis

CBD, la otra cara de la planta del cannabis
Ampliar
viernes 22 de enero de 2021, 08:05h
La planta que tantos quebraderos de cabeza ha traído, pero al mismo tiempo, toda una desconocida para el público general. Hay mucha idea preconcebida en torno al cannabis, y es lógico, dadas las consecuencias que ha traído el consumo ilegal de marihuana. id:67377
Sin embargo, muchos frentes están abordándola desde perspectivas distintas, descubriendo incluso que hay ciertas similitudes entre esta planta y el organismo humano. Fruto de estos estudios se ha descubierto en ella un componente de lo más interesante: el CBD.

¿Qué es el CBD y por qué hay tanto revuelo a su alrededor? Para empezar, podemos asegurarte que no es algo que se pueda encontrar usando un Grinder. Para terminar, podemos decirte que su potencial es enorme. Tanto, que cada vez hay más estudios analizando sus posibilidades.

Pero no vamos a adelantar acontecimientos. Vayamos por partes. Vamos a contarte qué es esta sustancia, cómo afecta a nuestro organismo y qué está pasando con ella en todo el mundo. Desde luego, es un caso digno de estudio, y de uno bien completo.

Qué es el CBD: lo que debes saber

El CBD, también conocido como Cannabidiol, es uno de tantísimos fitocannabinoides que se encuentran en la flor del cannabis. Es el componente más famoso de esta planta, con permiso del THC (Tetrahidrocannabinol), que es el responsable de los efectos psicoactivos que derivan del consumo de cannabis.

Ambos han pasado por la mirada de numerosos científicos de todo el globo y, de hecho, siguen siendo estudiados en la actualidad. No obstante, es el CBD el que más favor está ganando dentro y fuera de la comunidad médica dados los efectos positivos que ha estado manifestando.

A diferencia del THC, el CBD tiene un mayor carácter terapéutico y, de hecho, no intoxica a las personas. Ni siquiera tiene ese potencial psicoactivo del THC.

Debido a esto, es muy habitual encontrar tiendas que venden Aceite de CBD, el producto estrella derivado de este compuesto del cannabis.

Del miedo al reconocimiento como medicamento

El cannabis siempre ha sido una planta perseguida por sus efectos psicoactivos, principal motivo del que deriva su uso recreativo. Ahora bien, en el año 2018, la FDA (Administración de Drogas y Alimentos) de Estados Unidos dio un paso al frente al reconocer el CBD o cannabidiol como un medicamento.

El responsable de esto fue el Epidiolex, una fórmula farmacéutica que consistía prácticamente en CBD puro. Su uso iba orientado al tratamiento del Síndrome de Gastaut y al Síndrome de Dravet. Dos trastornos convulsivos bastante graves.

Pocos meses después de esta declaración, en septiembre del mismo año, la DEA dio un paso en el mismo sentido, retirando el Epidiolex de la categoría de drogas peligrosas sin valor médico. Su empleo estaba trayendo efectos positivos, se había demostrado que tiene un uso medicinal claro y justificado.

No obstante, la propia DEA mantiene el CBD en la categoría de sustancias peligrosas, haciendo solo una pequeña excepción con el CBD farmacéutico, al que se considera como el único bueno para la salud.

Precisamente por este cambio es por lo que el ya citado aceite de CBD ha empezado a comercializarse con más frecuencia. Su validez se está demostrando poco a poco, aunque todavía quedan muchos estudios por delante. De hecho, en España se están tomando medidas en relación con el cannabis que miran de soslayo al CBD.

Se están recopilando datos para comprobar los efectos totales tanto de la planta como de esta sustancia. Pero, por el momento, ya hay países que reconocen sus posibilidades en el ámbito médico.

¿Cómo afecta al organismo?

Aunque resulte extraño, nuestro organismo tiene una serie de compuestos a los que se conoce como “cannabinoides endógenos”. Su nombre se debe al parecido que tienen con los compuestos que dan forma a la planta del cannabis. Por lo tanto, se podría decir que el CBD y nuestro organismo están incluso conectados.

Dichos componentes dan forma al “sistema endocannabinoide”, que es el responsable de regular diferentes aspectos de nuestro organismo. Es lo que controla nuestro estado de ánimo, nuestra densidad ósea, la actividad inmunológica, la sensación de dolor, el hambre, la presión arterial e incluso el estrés, entre otras tantas cosas.

Por eso, si hay algún desequilibrio en este se producen enfermedades. Por eso mismo, el CBD resulta tan interesante. Dado que sigue un patrón de comportamiento muy similar al de los compuestos de este sistema, puede ayudar a regularlos y, por tanto, afectar a la salud del individuo.

¿En qué magnitud? Es algo que todavía no está del todo claro. Diversos estudios aseguran que tiene la capacidad de detener la progresión de enfermedades degenerativas, dada su capacidad para modular el sistema endocannabinoide. De hecho, hay países que lo recomiendan para pacientes de enfermedades como el cáncer, el SIDA, el alzhéimer o la Enfermedad de Crohn.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios