www.economiadehoy.es

Cómo entender el pH del agua potable

Cómo entender el pH del agua potable
Ampliar
martes 30 de marzo de 2021, 10:55h
Hay algunas cosas esenciales que debe entender para garantizar la mejor calidad del agua potable en su hogar, una de las cuales es el valor del pH del agua. id:70019
Es posible que haya visto el término "pH" impreso en las etiquetas de varios tipos o marcas de agua embotellada en el supermercado (piense en el agua alcalina). O tal vez tenga un acuario en casa y deba comprobar su nivel de pH con regularidad para mantener a sus peces felices y sanos. En cualquiera de los casos, es probable que no sepa por qué es importante el pH, y mucho menos cuál es el mejor nivel de pH para el agua que bebe en casa.

En pocas palabras, el pH (potencial de hidrógeno) del agua potable es una medida de su concentración de iones de hidrógeno. Una sustancia (en este caso, el agua) con un número elevado de iones de hidrógeno es ácida y tiene un pH más bajo. Por el contrario, una solución con un mayor número de iones de hidróxido es básica (o alcalina) y tiene un valor de pH alto. Básicamente, el pH indica si una sustancia es ácida, neutra o alcalina.

¿Qué significa el pH para el agua potable?

La escala de pH va de 0 a 14, indicando las concentraciones de iones de hidrógeno (H+) e iones de hidróxido (OH-) en una solución. El agua pura tiene un pH de siete, lo que significa que contiene cantidades iguales de estas concentraciones de iones y no es ni ácida ni básica. Una solución con un pH inferior a siete se considera ácida, y cualquier cosa que supere un pH de siete se considera básica o alcalina.

Cuanto más se aleja una sustancia de la neutralidad, más fuerte es en la dirección ácida o básica. Esto significa que el ácido clorhídrico, el ácido de las baterías, el zumo de limón y el vinagre tienen valores de pH extremadamente bajos (cero o casi cero), por lo que son fuertemente ácidos.

En el otro extremo de la escala se encuentran las sustancias alcalinas, como la lejía, los limpiadores de hornos, el bicarbonato de sodio y el amoníaco. Las sustancias básicas tienen un pH superior a siete, y los números más altos son cada vez más alcalinos. En general, un pH muy alto o muy bajo puede hacer que el agua sea inutilizable para determinadas aplicaciones.

Pero en el agua que bebemos y en la que nos rodea hay que vigilar muchas otras variables que pueden afectar a su salubridad, y es conveniente acudir a profesionales para saber qué estamos bebiendo. Básicamente, un informe y análisis de agua potable sobre la calidad de la misma, destaca qué contaminantes, si los hay, pueden estar presentes en su agua potable y cómo pueden afectar a su salud.

La calidad del agua se mide examinando una serie de parámetros de una muestra de agua y comparándola con unos valores establecidos para obtener un índice de pureza del agua. Estas clasificaciones fueron establecidas por la organización internacional de clasificación ASTM y se clasifican del Tipo 1 (el más puro) al Tipo 4 (el menos puro).

El análisis microbiológico abarca el uso de métodos biológicos, bioquímicos o químicos para la detección, identificación o recuento de microorganismos. Suele aplicarse a los microorganismos causantes de enfermedades y al malestar general.

Deberíamos saber qué bebemos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios