www.economiadehoy.es

Cuánto gasta un fumador al año

Cuánto gasta un fumador al año
Ampliar
miércoles 23 de junio de 2021, 14:37h
El tabaco es cada vez más caro y por eso el gasto medio de un fumador al año no para de crecer en nuestro país, algo que se debe a que los fumadores son una fuente de financiación excelente para el Estado que los exprime un poco más cada poco tiempo, subiendo los impuestos de las cajetillas. id:73238

Un fumador no se da cuenta de lo que gasta todos los años, ya que no suele llevar una contabilidad detallada y, al ser un importe pequeño y diario, no se tiene en cuenta, así que nosotros vamos a hacer las cuentas.

Un fumador medio gasta unos 1.657 euros todos los años

Para las cifras que vamos a dar a continuación no vamos a tener en cuenta los gastos que un fumador puede hacer en una tienda como https://www.articulosfumador.com/, sino que solo vamos a sumar el dinero que se gasta en los estancos, en las cajetillas de tabaco.

Sacando un precio medio teniendo en cuenta las cuatro marcas de tabaco más vendidas en España, y contando con una cajetilla diaria (una cifra razonable para cualquier fumador), el gasto anual es de 1.657 euros al año.

Esta cantidad puede variar dependiendo del número de cigarrillos diarios y podemos ver varios escenarios, como por ejemplo el de un fumador que consume diez cigarrillos al día, en cuyo caso el gasto anual será de 826 euros.

Si nos vamos al otro extremo, el de los fumadores que consumen dos cajetillas al día (que por desgracia no es extraño), el gasto anual sería de 3.303 euros.

¿Qué se puede comprar con ese dinero?

Centrándonos en el gasto de un fumador medio, aquel que gasta 1.657 euros al año, con esa cifra podríamos comprar muchas cosas.

Por ejemplo, es lo que cuesta un scooter de 50 cc de los más económicos o el alquiler de un apartamento durante unos días para las vacaciones.

También podría suponer un pequeño colchón económico para cuando salen imprevistos, como una reparación en el coche, un electrodoméstico que se rompe, etc.

Calculando este ahorro en un periodo de tiempo mayor, en cinco años sería de 8.258 euros y en 10 años 16.516 euros, el precio de un coche de pequeño tamaño que podríamos pagar al contado si dejamos de fumar.

Hay otro tipo de gasto que no se puede cuantificar

Los fumadores también tienen otro tipo de gastos que son más difíciles de cuantificar, pero que habría que sumar al total.

Nos referimos a los gastos que se producen por la merma en la salud ocasionada, poco a poco, por el consumo de tabaco.

Aquí habría que poner el gasto en caramelos para la garganta, el dinero para comprar medicinas para la faringitis, catarros y otras afecciones respiratorias, el combustible para los desplazamientos al médico, las bajas laborales debido a los problemas respiratorios de los que hablábamos antes, etc.

Son gastos que se hacen muy poco a poco, pero que a lo largo de los años pueden suponer una cantidad importante.

¿Y cuánto gasta un vapeador?

A los vapeadores también los podemos considerar fumadores, y de hecho muchos de los que gastan cantidades ingentes de dinero todos los años en cajetillas se pasan al “vapeo”, aunque no lo hacen por cuestiones económicas, sino de salud.

Aunque ya se ha advertido que el cigarrillo electrónico no es inocuo, desde luego es menos perjudicial para la salud, más si tenemos en cuenta que en muchas ocasiones es el paso intermedio para dejar de fumar.

De todas maneras, pasarse al vapeador supone un ahorro de dinero más que considerable, pues se ha calculado que una persona que use un cigarrillo electrónico gasta al año unos 380 euros.

Para ese cálculo se han tenido en cuenta todos los consumibles que se necesitan, como los líquidos, el atomizador y la batería, aunque habría que sumar el precio del propio aparato que es muy pequeño si lo dividimos entre todos los meses que dura.

Un vapeador se ahorra alrededor de 1.200 euros al año, lo que es una cifra muy alta que le permitirá comprar otros artículos o poder vapear durante más de tres años, por no hablar de la mejora en la salud que supone dejar de meter humo en sus pulmones.

Como pasaba en el apartado que hemos dedicado a los fumadores de tabaco, en el ahorro también habría que cuantificar la mejora en la salud, sumando el dinero que un vapeador no gasta en medicamentos para la garganta, el ahorro que supone no ir al médico, las bajas laborales que se evita e incluso visitas al hospital con ingresos que sufren los fumadores debido a que los pulmones van perdiendo capacidad y son más propensos a enfermar.

Os hemos dejado las cifras de lo que se gasta un fumador y un vapeador todos los años. Las cifras del vapeador son más modestas, pero las del fumador son muy altas y eso teniendo en cuenta que fuma una cajetilla al día, algo que por desgracia es superado por muchas personas disparando así su gasto anual.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios