www.economiadehoy.es

El 80 % de los profesionales sanitarios de España estaba dispuesto a vacunarse durante la segunda ola de COVID-19

El 80 % de los profesionales sanitarios de España estaba dispuesto a vacunarse durante la segunda ola de COVID-19
Ampliar
viernes 19 de marzo de 2021, 10:19h
Un estudio de la UOC en colaboración con investigadores europeos pone de manifiesto que, aunque la mayoría del personal sanitario se mostraba favorable a la vacunación, 2 de cada 10 médicos y 3 de cada 10 enfermeros eran reticentes a ella. id:69611
Cerca de 8 de cada 10 profesionales del ámbito sanitario en España están dispuestos a vacunarse contra la COVID-19, según un estudio liderado por investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). El trabajo, publicado en la revista de acceso abierto Vaccines, evalúa por primera vez la reticencia de este sector de la población frente a la vacunación contra el SARS-CoV-2 y concluye que hay más aceptación entre el personal médico que entre el personal de enfermería. Entre las razones que alegan los sanitarios por no querer inmunizarse destacan el miedo a que las vacunas no sean seguras y sus potenciales efectos secundarios.

Aunque la vacunación se considera el método más efectivo para prevenir y eliminar infecciones virales y detener su transmisión, un porcentaje significativo de la población recela del papel que tienen estos fármacos preventivos en la inmunidad. Y esto repercute en un descenso del número de personas vacunadas, lo que ha hecho que vuelva a haber brotes de enfermedades que ya estaban controladas o incluso erradicadas, como el sarampión. De hecho, el aumento de grupos antivacunas llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a considerar la reticencia frente a la vacunación una de las diez amenazas globales del año 2019.

En este sentido, una de las principales vías de potenciación de la información falsa y con falta de rigor científico contra las vacunas son las redes sociales, entre otras Instagram, Facebook, TikTok, Telegram y Twitter. Por este motivo, los investigadores, con Hans Eguia, doctorando del programa de doctorado de Salud y Psicología de la UOC, al frente, reclutaron a 1.002 voluntarios de Twitter entre el 10 de septiembre y el 23 de noviembre de 2020, la mayoría de los cuales era personal sanitario, y les pidieron que completaran un cuestionario en el que se les preguntaba si se pondrían la vacuna y el porqué de su respuesta.

De las 731 personas españolas, 164 respondieron que no se vacunarían, de los cuales el 17,5 % eran médicos, casi el 35 %, personal de enfermería y el 31,5 %, otros profesionales del ámbito sanitario. Entre los motivos principales alegados para no vacunarse estaba la preocupación por una posible falta de efectividad, falta de seguridad y posibles efectos secundarios adversos.

«Es excepcional que se hayan conseguido desarrollar las vacunas en menos de un año, es algo que no había pasado nunca antes en la historia y ello puede causar incredulidad incluso entre algunos profesionales de la salud», explica Francesc Saigí, profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC e investigador del grupo de investigación I2TIC, que ha liderado este estudio.

«Pero podemos estar completamente tranquilos de que todas las vacunas aprobadas son seguras. Si se han podido desarrollar en un tiempo récord es porque se han dedicado a ello muchos recursos y los criterios de aprobación de las agencias reguladoras de medicamentos son muy estrictos», añade.

Los resultados se obtuvieron cuando la segunda ola comenzaba a repuntar en España y aún no se habían terminado los ensayos clínicos de la fase III de las vacunas. «No había datos y quizás esto puede hacer entender que parte de los profesionales sanitarios prefería esperar a saber más detalles. Quizás, si repitiéramos ahora la encuesta, los resultados serían diferentes», apunta Marina Bosque, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y del grupo de investigación GRESP (Universidad de Vic/Manresa - UOC).

El hecho de que el doble de personal de enfermería que de personal médico sea reticente a vacunarse es, consideran los autores del trabajo, preocupante, pues «son los que están más cerca de los pacientes y, por lo tanto, son más susceptibles de influenciar su opinión, tal como ocurre en las campañas de vacunación contra la gripe», apunta Saigí.

Aunque el estudio se ha llevado a cabo con una muestra pequeña y anterior al inicio de la vacunación, los autores consideran que los resultados son un toque de alerta que muestra que son necesarias más intervenciones para conseguir una mejor comunicación con la población en general y en particular con los profesionales de la salud. Estudios previos han mostrado que cuando las personas tienen dudas acerca de las vacunas, si se les ofrecen mensajes claros y potentes, las reticencias disminuyen y tienden a desaparecer. En este sentido, se está avanzando en un segundo estudio para determinar la opinión y la predisposición a vacunarse de la población y los profesionales sanitarios, ahora que estamos en pleno proceso de vacunación.

«Comprender las razones por las que las personas no quieren vacunarse, sobre todo el personal sanitario, permite diseñar estrategias de comunicación y educación incluso utilizando las redes sociales para resolver dudas, conseguir una tasa más elevada de vacunación y, al final, el deseado efecto rebaño», concluyen los autores.

Los investigadores

Francesc Saigí, Profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud e investigador del grupo I2TIC de la UOC.

Marina Bosque, Profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud e investigadora del grupo GRESP (Universidad de Vic/Manresa-UOC).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios