www.economiadehoy.es

El programa fiscal de emergencia de Alemania debería contribuir a estabilizar la economía nacional y de la eurozona

Bernhard Bartels, Scope Ratings.
Ampliar
Bernhard Bartels, Scope Ratings.

OPINIÓN: Por Bernhard Bartels, analista principal de Alemania de Scope Ratings

viernes 27 de marzo de 2020, 13:11h
El Gobierno alemán ha incrementado rápidamente el apoyo fiscal a la economía, poniendo en marcha un presupuesto que aumenta el déficit en alrededor del 4,5% del PIB a costa de una mayor deuda pública a medio plazo, dado que las nuevas garantías estatales equivalen al 18% del PIB. id:56826
Scope Ratings espera que Alemania (AAA/Estable) se enfrente a una profunda recesión económica en 2020, con una contracción del PIB real prevista de entre el 4,5 y el 9%, dependiendo de la duración del bloqueo.

Nuestro escenario base contempla una contracción del 4,5% este año, lo que supone una liberación gradual de las medidas de bloqueo para mediados de abril y una pronunciada recuperación del PIB a partir de la segunda mitad de 2020. El programa fiscal de Alemania prevé la reanudación de una actividad económica más normal para mediados de abril, por lo que cualquier ampliación de las actuales restricciones a la actividad requeriría un apoyo presupuestario adicional para contrarrestar las pérdidas de producción estimadas en unos 50.000 millones de euros a la semana.

Por ahora, el importante apoyo anunciado por Berlín y aprobado en el Parlamento esta semana contiene medidas financieras directas para apoyar a las pequeñas empresas y a los hogares con ingresos limitados, así como planes de garantía para las grandes empresas. El paquete de emergencia podría estar listo a finales de la semana después de ser discutido en el Gobierno el lunes antes de su adopción por las asambleas parlamentarias superior e inferior de Alemania el miércoles y el viernes respectivamente. La puntualidad es crucial, especialmente para las empresas más pequeñas y los trabajadores autónomos que se están quedando sin dinero en efectivo.

El Gobierno prevé una disminución de los ingresos fiscales de 33.500 millones de euros debido a la contracción económica y a un gasto adicional de 122.800 millones de euros, lo que supone alrededor de 156.000 millones de euros (4,5% del PIB) de nueva deuda en 2020. Esperamos que este paquete de apoyo fiscal se ajuste al alza con cualquier futura ampliación o si se extiende la cuarentena.

El Gobierno también ha puesto en marcha programas de préstamos y garantías por valor de 600.000 millones de euros (18% del PIB) para apoyar a las pequeñas y medianas empresas y a las grandes compañías durante esta crisis. El nuevo Fondo de Estabilización Económica (FSE) sirve como herramienta complementaria al paquete de estímulos del BCE, con 100.000 millones de euros de préstamos asignados por el Banco de Desarrollo de Alemania (KfW) y otros 100.000 millones de euros reservados para inyecciones de capital a grandes empresas de más de 250 empleados, activos mínimos de 43 millones de euros y una facturación mínima de 50 millones de euros.

La introducción del fondo de estabilización económica eleva los pasivos contingentes de Alemania en alrededor del 18% al 118% del PIB. Es probable que esta proporción aumente aún más con los nuevos programas de préstamos de la zona euro que se están debatiendo actualmente, como los programas de préstamos adicionales en el marco del Mecanismo de Estabilidad Europeo.

Las medidas fiscales a gran escala y, por consiguiente, el aumento de la deuda pública, siguen siendo manejables en el caso de Alemania y todavía dejan al Gobierno con capacidad fiscal sobrante si es necesario.

Alemania, muy criticada dentro de Europa por su compromiso constitucional con el equilibrio presupuestario, se encuentra ahora con el espacio fiscal necesario para hacer frente a la crisis de Covid-19, con repercusiones beneficiosas para las economías del resto de la zona euro si este impulso fiscal se aplica de forma eficaz.

La economía alemana, rica, grande y diversificada, contribuye a su estatus de refugio seguro, asegurando una fuerte demanda de sus bonos soberanos. La relativa fortaleza de su sistema de salud pública, las elevadas reservas de efectivo y las exitosas experiencias de Alemania con programas de gestión de crisis como las reducciones de jornada en empresas ("Kurzarbeit") también respaldan el rating AAA del país.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios