www.economiadehoy.es

Ebury, tras la reunión del BCE

Seguimos siendo optimistas con el euro. Los estímulos monetarios y fiscales deberían permitir una recuperación más rápida de la eurozona
Ampliar

Seguimos siendo optimistas con el euro. Los estímulos monetarios y fiscales deberían permitir una recuperación más rápida de la eurozona

El BCE amplía el PEPP en 600.000 millones de euros

viernes 05 de junio de 2020, 19:55h
El Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a sacar este jueves sus armas de estímulo monetario, intensificando sus esfuerzos para salvar la economía de la zona euro de la recesión económica inducida por el COVID-19. id:59348
Aunque ya se esperaba un incremento del Programa de Compras de Emergencia para Pandemias (PEPP) por parte del banco –dado que al actual ritmo de compras el programa se habría agotado en octubre-, el aumento de 600.000 millones de euros ha sido mayor de lo previsto, con una dotación total de compras que asciende a 1,35 billones de euros. Como esperábamos, también se ha ampliado la fecha de finalización del programa. El esquema, en lugar de funcionar hasta finales de 2020, ahora lo hará al menos hasta finales de junio de 2021. El banco anunció que también reinvertirá en el PEPP los ingresos de la deuda que venza, como mínimo, hasta finales de 2022.

Estas decisiones parecen dejar claro que el BCE tendrá poca tolerancia a un aumento de los rendimientos de los bonos europeos. Incluso después de anunciar en marzo -durante el punto álgido de la pandemia- las enormes medidas de estímulo, los rendimientos en muchos países del bloque, concretamente los periféricos (sobre todo en Italia), han seguido siendo elevados en comparación con los niveles anteriores a la crisis.

Esto es un serio problema para los países que, como Italia, ya están luchando contra una elevada carga de deuda. Por ello, creemos que la reducción de los rendimientos en toda la zona del euro debería proporcionar un margen adicional para que los gobiernos aumenten el gasto fiscal con el fin de apoyar sus economías.

En cuanto a la rueda de prensa del banco, podría decirse que la principal noticia fue la revisión de las proyecciones del PIB del BCE. El BCE espera que la economía del bloque se contraiga en un 8,7% este año, rozando los pronósticos más bajos del escenario ‘medio-grave’ dibujado por Lagarde en abril. Se espera que la actividad se recupere en 2021, aunque sólo parcialmente, con un crecimiento del 5,2% el próximo año y del 3,3% en 2022 (Gráfico1)

La reacción en los mercados fue la esperada. La rentabilidad de los bonos cayó, especialmente entre los países periféricos: Italia (con un descenso de 16 bps en el rendimiento a 10 años), Grecia (-14 bps), España (-12 bps) y Portugal (-10 bps). Como habíamos previsto, el euro también se recuperó tras el anuncio, inicialmente en más de medio punto porcentual frente al dólar y después mejorando a medida que avanzaba el día.

Seguimos siendo optimistas con el euro y creemos que las grandes medidas de estímulos monetarios y fiscales anunciadas en el bloque deberían permitir que la economía de la zona euro se recupere más rápidamente que la de Estados Unidos.

A pesar del gran aumento de las compras de activos del banco, el BCE tiene todavía algunas herramientas más a su disposición. Una de ellas sería ampliar las compras de activos para incluir los bonos basura (es decir, los que están por debajo del grado de inversión).

Aunque Lagarde sostuvo que este punto no fue debatido en la reunión, creemos que podrá ser uno de los temas a tratar durante la próxima reunión del Banco Central en julio si la situación económica empeora, algo que no esperamos por ahora.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios