www.economiadehoy.es

El rendimiento de las acciones sigue ofreciendo una buena prima frente al rendimiento real de los bonos

Michele Morganti, Generali Insurance AM.
Ampliar
Michele Morganti, Generali Insurance AM.

OPINIÓN: Por Michele Morganti, Head of Insurance & AM Research, Senior Equity Strategist de Generali Insurance AM

lunes 05 de julio de 2021, 09:16h
Tras la brusca reacción a la reunión de junio, la renta variable aumentó a medida que los funcionarios del FOMC se esforzaban por restar importancia a su mensaje belicista, con discursos de la Fed y el BCE sobre el probable carácter transitorio de los actuales repuntes de la inflación y la necesidad de mantener la política acomodaticia. id:73637

Biden alcanzó un primer acuerdo reducido sobre un nuevo gasto en infraestructuras de 580.000 millones de dólares en 8 años. Se pospone la red de seguridad social de 1.800 millones de dólares.

El índice de precios PCE subió al 3,4%, el máximo desde 1992, pero los inversores en bonos no se inmutaron.

En la zona del euro, los buenos datos confirmaron el repunte: la confianza de los consumidores y el PMI. Sin embargo, los costes de los productos están en alza y el IFO momentum dio señales de un pico cíclico.

La actual brecha de rendimiento del CAPE indica que los rendimientos de la renta variable siguen siendo decentes en comparación con el rendimiento real de los bonos a 10 años. El CAPE (PER ajustado) toma como denominador una media de los beneficios deflactados a 10 años. El cociente inverso (1/CAPE) es el rendimiento del CAPE del que se resta el rendimiento real de los bonos utilizando la inflación media a 10 años para obtener un exceso de rendimiento del CAPE (ECY). Actualmente, el ECY es más alto (más atractivo) que los experimentados antes de la crisis del mercado en 2000, 2008 y 2018.

En consecuencia, la renta variable sigue ofreciendo valor frente a la renta fija. ¿Significa esto que no hay riesgos? Por supuesto que no. La recuperación económica está muy avanzada y, aunque el PIB todavía tiene margen para aumentar por encima de su potencial, los indicadores de confianza podrían estar próximos a tocar techo. La Fed está cambiando poco a poco de postura y, muy probablemente, tanto el estímulo fiscal como el monetario han alcanzado ya su máxima expansión. Además, el aumento de la inflación y de los rendimientos reales (que pronosticamos) muy probablemente reducirá en cierta medida los ratios precio-beneficio. En resumen, nos mostramos más cautelosos con la renta variable y adoptamos una asignación sectorial más defensiva, aunque seguimos manteniendo la sobreponderación de la renta variable. De hecho, el crecimiento de los beneficios sigue siendo optimista y, con el aumento de la utilización de la capacidad, las empresas pueden lograr mayores márgenes a pesar del aumento de los costes de los productos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios