www.economiadehoy.es

ESCP Business School da un paso más en la prevención del COVID-19

Es la primera escuela de negocios en España en incorporar medidores de CO2 en sus aulas

Es la primera escuela de negocios en España en incorporar medidores de CO2 en sus aulas
Ampliar
miércoles 18 de noviembre de 2020, 12:41h
El sistema se ha implantado para hacer frente al posible contagio por aerosoles del coronavirus. id:65232
Para ESCP Business School es primordial la seguridad de sus alumnos. Tomando de base el Modelo del Queso Suizo de Causalidad de Accidentes de James Reason y adaptado por el virólogo Ian Mackay de la Universidad de Queensland a la defensa de la pandemia, se ha analizado que aunque no hay algo que evite el contagio al 100% cuantas más medidas se tomen menos posibilidades de contagio tendremos.

ESCP ha dado un paso más allá tomando medidas que garanticen que todos sus alumnos recibirán una formación de primera calidad viviendo la experiencia ESCP al máximo con el menor riesgo de contagio posible. Aunado a las medidas básicas como son el distanciamiento, el uso de mascarillas obligatorio, la instalación de dispensadores de gel hidroalcoholico, el crear grupos burbuja, clases híbridas, se suma el medir también el nivel de CO2 en sus aulas para asegurarnos que el nivel aire sea el óptimo para disminuir el riesgo de contagio.

Una manera indirecta de medir la ventilación de un espacio es medir la concentración de CO2 ya que al exhalar emitimos moléculas de dicho gas. En el caso de ESCP lo primordial era asegurar que sus aulas tuvieran una buena ventilación y buscar un complemento al sistema de limpieza de aire que ya se tenia instalado desde hace varios años.

Como respuesta, a mediados del mes de septiembre, ESCP compra 20 medidores de CO2 más una centralita, de la empresa Aranet, con el fin de poner un medidor en cada aula más medidores en zonas comunes. Los medidores de CO2 cuentan con 3 niveles de medición: uno verde, uno naranja y uno rojo. El objetivo es siempre estar en verde o por debajo (o como máximo) en 700 partes por millón de moléculas de CO2 en el aire, por arriba de esto se puede decir que el 0,75% del aire que respiramos, lo respiramos por una segunda vez, siendo el riesgo de contagio mayor. Nuestro objetivo: que no se respire el aire por segunda vez y así implementar “una capa más” de protección contra el COVID19.

Christian Navarro, Manager de Aranet en España, recomienda que al adquirir un medidor de CO2 nos aseguremos que cuente con las siguientes características esenciales: un sensor NDIR incorporado ya que esto nos aportará una mayor precisión en la medición de CO2 que tenga un display (Pantalla) para poder ver los valores que recoge el medidor y que sea capaz de mostrarlos cada minuto y, finalmente, que pueda almacenar y graficar los datos que ha medido para poder hacernos una idea de la ventilación del lugar donde hemos estado.

¿Cómo mantener una buena ventilación en el aula? En el caso de ESCP, toda sus aulas son exteriores, y mantenien tanto puertas como ventanas abiertas o semiabiertas. Cuentan con purificadores de aire con filtros HEPA (1 o 2 por aula), para filtrar el aire y retener aerosoles.
Los medidores están puestos en la pared a vista de profesores y alumnos, los cuales pueden ir viendo la calidad de aire en su aula.

También todos los medidores están conectados a una centralita que emite un aviso si el nivel del aire empeora para implementar las medidas de ventilación de aula necesarias: ya sea salir del aula para ventilarla o a abrir el aula y bajar esos niveles de CO2por ventilación.

Jose Luis Jimenez menciona en una entrevista hecha por el Heraldo (https://www.youtube.com/watch?v=JJQNay6uvug) que de los 15 colegios de Madrid donde la Unión Europea hizo estudios sobre la calidad del aire antes de la pandemia, solamente 1 estuvo por debajo de 1000 ppm CO2 y el algunos llegaron a 2000, 3000 o más, lo que significa que la calidad del aire es mala o muy mala.

Recientemente, la Comunidad de Madrid ha anunciado que se implementarán sensores en todas las escuelas, ya que según los estudios científicos, el riesgo de contagiarse en espacios cerrados es veinte veces superior que al aire libre.

“Tenemos que adelantarnos a lo que pueda venir para que no nos pille desprevenidos. Si no se pueden abrir las ventanas todo lo que quisiéramos habrá que pensar en alternativas que nos ayuden a garantizar la seguridad de nuestros alumnos, profesores y staff”.

Señala Edurne Garde, Coordinadora de Covid-19 en el campus de Madrid de ESCP Business School.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios