www.economiadehoy.es
¿Es posible una conexión a Internet que se adapte a nuestras necesidades?
Ampliar

¿Es posible una conexión a Internet que se adapte a nuestras necesidades?

viernes 10 de julio de 2020, 13:43h
La nueva normalidad ha traído nuevas necesidades, entre ellas las de no perder el tiempo ni el dinero. id:60760
La posibilidad de contratar una conexión a internet sin permanencia es una de las que más éxito está teniendo entre los consumidores, tanto particulares como empresas.

Es difícil exagerar los impactos del COVID-19 en el sector comercial. Mientras que muchos consumidores dicen que se sienten más cómodos retomando los hábitos previos de compra en las tiendas que en otras categorías, el COVID-19 ha acelerado muchos de los cambios con los que los vendedores minoristas han estado lidiando durante varios años. Los minoristas tendrán que adaptar su combinación de productos para reflejar las tendencias que conforman el nuevo entorno, incluido el creciente interés por los productos de fabricación local, ambientalmente sostenibles y con conciencia social.

En realidad, nadie sabe cómo serán las calles por las que caminaremos dentro de un año. Ni si habrá tiendas en los locales comerciales. De momento, la nueva normalidad está siendo un paréntesis hasta que llegue el temido rebrote de octubre. Pero la gente también está bastante cansada de, primero, el confinamiento y de, segundo, las continuas informaciones contradictorias que lleva soportando estos meses.

A pesar de los rumores de que Internet estaba siendo censurado, en España ha funcionado razonablemente bien para el aumento de tráfico de datos que ha habido, casi a todas las horas del día. Internet era nuestra ventanita para recordar la libertad.

¿Para qué necesitamos Internet?

Un autónomo, un particular e, incluso, una pequeña empresa no necesitan todo lo que las grandes compañías operadoras de telefonía ofrecen como paquetes cerrados. Y mucho menos están dispuestos a soportar que esas mismas compañías realicen campañas publicitarias, de captación de nuevos clientes, a unos precios inferiores a los que están pagando en ese momento. La antigüedad siempre ha servido para algo, incluso para que te traten mejor cuando entramos en un bar.

Por experiencia personal sé que cuando llamé a mi anterior compañía para quejarme de semejante comportamiento, solo se les ocurrió decirme que cuando se acabase mi contrato en vigor, no aplicarían ninguna subida en el siguiente. Lógicamente, no hubo contrato siguiente, pase que intenten tomarte el pelo, pero que te lo vendan como un favor no es de recibo.

Por esos errores de marketing y esa falta de respeto por los clientes, han nacido otras empresas que ofrecen servicios de móvil y de internet adaptados a las necesidades de la mayoría de los clientes. Por ejemplo, la mayoría de los clientes no necesita una línea de teléfono fijo ni un terminal de móvil nuevo, por más que nos digan que nos lo regalan, lo cual es falso. Nunca, ni en la normalidad, ni ahora con el coronavirus una empresa regala nada.

Antes de la pandemia, la confianza de los consumidores era saludable, con un número de ellos que esperan gastar más en los próximos 12 meses. Pero como la confianza está ahora aturdida en medio de la continua incertidumbre económica, podemos esperar que los consumidores sean más cuidadosos con sus gastos, a medida que el mercado continúe mostrando nuevas oportunidades de ahorro sin ataduras.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios