www.economiadehoy.es

Estanflación: consecuencias para los mercados financieros

Jan Viebig, ODDO BHF AM.
Ampliar
Jan Viebig, ODDO BHF AM.

OPINIÓN: Por Prof. Dr. Jan Viebig Global Co-CIO ODDO BHF AM

miércoles 22 de junio de 2022, 05:41h

A medida que aumenta el riesgo de recesión, nos inclinamos por la renta variable defensiva. La economía se ralentizará, lo que podría dar lugar a ajustes negativos en las estimaciones de beneficios en los próximos trimestres. id:84879

"Prepárense para un huracán económico", advierte Jamie Dimon consejero delegado de JP Morgan. Si será una tormenta o un huracán en toda regla no es, por supuesto, una conclusión previsible.

Y, de hecho, la economía mundial está experimentando actualmente un shock de oferta que podría provocar una crisis económica. En nuestra opinión, un shock de oferta tiene seis efectos económicos que pueden describirse así:

  1. El aumento de los precios de las materias primas como consecuencia del conflicto de Ucrania provoca un aumento de la inflación
  2. El aumento de la inflación actúa como un "impuesto al petróleo". Es decir, aquellos que gastan más en el surtidor tienen menos dinero disponible para comprar otros bienes y servicios
  3. La alta inflación, tarde o temprano, conduce a la subida de los tipos de interés, como ya vemos en Estados Unidos y próximamente en Europa.
  4. El aumento de los tipos de interés conduce a una menor inversión y a una desaceleración del crecimiento
  5. Como resultado de un shock de oferta, aumenta la incertidumbre en la economía, tras el aumento de los costes de los insumos, los problemas de la cadena de suministro o el aumento de los impagos de créditos, por ejemplo
  6. Una posible consecuencia adicional es una espiral de precios salariales, si los sindicatos pueden imponer una compensación por el aumento de la inflación en forma de salarios más altos

Los mercados deben prepararse para una ralentización del crecimiento con una inflación elevada. A ambos lados del Atlántico hay un 8 delante del punto decimal: en EE.UU., la inflación anual se sitúa en el 8,3 a finales de abril y en la eurozona, Eurostat estima la inflación anualizada de los precios al consumo en 8 1 a finales de mayo de 2022. La probabilidad de que Estados Unidos experimenten una recesión en los próximos 12 meses ha aumentado recientemente. Sin embargo, se mantiene en algo más del 30. En Europa, la economía se está enfriando de forma más marcada que en los Estados Unidos. Una recesión sería inevitable en Europa si se impusiera un embargo al gas ruso o si Rusia cortara el suministro.

La situación económica actual, con todas las diferencias que siempre conllevan las comparaciones históricas, recuerda a la situación de 1973-1974, cuando Arthur Burns dirigía la Reserva Federal. En la actualidad se considera que Burns fue demasiado prudente, en parte porque cedió a las presiones del gobierno de Estados Unidos.

El presidente Richard Nixon, que se enfrentaba a unas nuevas elecciones, abogaba por unos tipos de interés bajos. Así pues, la Fed subió los tipos de interés demasiado tarde y con demasiada lentitud tras la primera crisis de los precios del petróleo, y no pudo evitar que el aumento de las expectativas de inflación condujera a una subida de los salarios. La situación actual parece similar, ya que la guerra en Ucrania está provocando una crisis de los precios de la energía. El petróleo Brent ha pasado de unos 70 dólares hace un año a 120 dólares ahora, las elevadas medidas de estímulo de los presidentes Trump y Biden han impulsado la inflación. Según la "regla de Taylor", la Fed sigue actuando hoy demasiado tarde y con demasiadas dudas, ya que la inflación real está muy por encima del objetivo de inflación y la economía estadounidense está funcionando a gran capacidad La elevada inflación obligará casi con toda seguridad a los dos principales bancos centrales, la Fed y el BCE, a subir los tipos de interés por encima del tipo neutral. Además, la Reserva Federal ha anunciado que reducirá su balance mediante un ajuste cuantitativo, eliminando así la liquidez del mercado. Los inversores harían bien en prepararse para el fin de la era del dinero barato de los bancos centrales. La inflación probablemente caerá más lentamente de lo que los bancos centrales de ambos lados del Atlántico esperaban a principios de año, dados los elevados precios de la energía. En nuestra opinión, sigue siendo aconsejable una duración corta de los bonos. Los tipos de interés a corto plazo subirán significativamente y las curvas de rendimiento se aplanarán.

Las curvas de rendimiento planas o invertidas suelen indicar un aumento de la probabilidad de recesión. A medida que aumenta la probabilidad de una recesión, seguimos siendo cautelosos con respecto a los bonos de alto rendimiento. En el pasado, se ha demostrado que es prudente invertir en el alto rendimiento sólo cuando la recesión ya se ha instalado y los rendimientos han aumentado considerablemente. Todavía no hemos llegado a ese punto. Los valores defensivos de valor probablemente seguirán superando a los valores caros de crecimiento en un entorno de aumento de los tipos de interés. En los próximos trimestres, los problemas de la cadena de suministro y el aumento de los costes podrían provocar una mayor presión sobre los márgenes. Por lo tanto, nos centramos en las inversiones en empresas con un alto poder de fijación de precios. Seguimos teniendo una posición fundamentalmente prudente y mantenemos las cuotas de renta variable por debajo de las cuotas neutrales acordadas con nuestros clientes. China ofrece un primer rayo de esperanza. Las últimas noticias del Reino Medio indican que los responsables políticos tomarán medidas de estímulo y relajarán la estricta política de “cero Covid”. Como ya he dicho, sigue siendo incierto si podemos esperar una tormenta suave o un huracán grave.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios