www.economiadehoy.es
Sam Perry, gestor de acciones japonesas de Pictet AM.
Ampliar
Sam Perry, gestor de acciones japonesas de Pictet AM.

La salida de Abe no obstaculizará la renovación económica y empresarial de Japón

OPINIÓN: Por Sam Perry, gestor de acciones japonesas de Pictet AM

viernes 04 de septiembre de 2020, 18:44h
“Sus políticas seguirán, sin importar quién sea el próximo primer ministro”. id:62691
Algunos inversores dudan que las medidas económicas Abenomics de Japón puedan sobrevivir a la salida de su arquitecto, Shinzo Abe, primer ministro de Japón hasta el 28 de agosto. De hecho las acciones de Japón cayeron y el yen desplomó cuando anunció su renuncia, pues el programa de revitalización económica que forjó, combinación de política monetaria ultra-laxa, estímulo fiscal agresivo y reformas estructurales, podría retirarse con él.

Pero la salida de Abe no ralentizará el impulso monetario, fiscal y de reforma del gobierno corporativo. Los inversores nacionales lo entienden, aunque los internacionales, cuya asignación a acciones japonesas han caído por debajo de niveles de 2012, aún lo ignoran. Sin embargo los inversores a largo plazo deben mirar más allá del ruido político y centrarse en los cambios estructurales en Japón.

Las políticas de Abe seguirán

Efectivamente, las políticas de Abe seguirán, sin importar quién se convierta en el próximo primer ministro, en las mismas condiciones que han ayudado a debilitar el yen, impulsar las exportaciones de Japón y hacer que las acciones del país hayan subido 224% los últimos ocho años.

Por supuesto, a medida que se intensifica la batalla para reemplazar a Abe los mercados financieros de Japón seguramente sigan volátiles las próximas semanas. Sin embargo, dada la mayoría del Partido Liberal Democrático en el Parlamento, es poco probable que el nuevo primer ministro impulse cambios drásticos. Más aún, abundan candidatos para la continuidad y entre los principales contendientes están el secretario principal del gabinete Yoshihide Suga y el ministro de Defensa Taro Kono, firmes partidarios de las políticas de Abe.

Aún menos probable que la política monetaria cambie de rumbo

Aún menos probable es que la política monetaria cambie de rumbo.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, reelegido para segundo mandato de cinco años, que termina en 2023, conservará el marco monetario ultra-laxo que puso en marcha poco después de que Abe lo reclutara. En su intento por derrotar a la deflación ha llevado los tipos de interés a corto plazo a mínimo histórico de menos 0,1 % y mantenido la rentabilidad a vencimiento de los bonos a diez años en torno a cero por ciento. Esto no quiere decir que sea completamente inflexible. Kuroda es consciente de los efectos secundarios negativos de algunas de sus políticas, sobre todo para los bancos de Japón, que tienen dificultades para aumentar beneficios a medida que la curva de rentabilidades a vencimiento se aplana. Pero la política monetaria permanecerá facilitadora bajo su mandato y posiblemente más allá.

La próxima administración de Japón tampoco cambiará fiscalmente. De hecho algunos legisladores del partido gobernante pidieron un gasto aún mayor cuando Abe lanzó un paquete de estímulo de casi un billón de dólares para combatir la crisis del coronavirus.

No habrá vuelta atrás la reforma del gobierno corporativo

Tampoco habrá vuelta atrás en el impulso de Abe para mejorar los estándares de gobierno corporativo de las empresas japonesas.

De hecho las reformas de gobierno de Abe han sido recibidas con entusiasmo por los accionistas y la dirección de las empresas y se ha dado un cambio notable en la actitud y comportamiento de Japan Inc hacia los factores ambientales, sostenibles y de gobernanza.

Es cierto que las mejoras en la gobernanza son un trabajo en curso. Sin embargo, los cambios se están produciendo rápidamente. Por ejemplo, la proporción de empresas cotizadas en la primera sección de la Bolsa de Tokio con dos o más consejeros externos en su consejo de administración ya aumentó hasta el 91 % en 2018 desde 18 % de 2013.

A medida que ha mejorado el gobierno corporativo de las empresas de Japón su rentabilidad sobre recursos propios ha aumentado hasta 9,5 % en 2018 en comparación con sólo 4 % de 2012. Es mayor en EEUU, pero alimentada por deuda. Japan Inc, en cambio, sigue abundante en efectivo y ese dinero no está inactivo. Las empresas, impulsadas por las reformas Abenomics, están utilizando los fondos para impulsar el crecimiento y aumentar a rentabilidad para los accionistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios