www.economiadehoy.es

La sostenibilidad como pilar de desarrollo de las empresas del siglo XXI

La sostenibilidad como pilar de desarrollo de las empresas del siglo XXI
Ampliar
jueves 28 de octubre de 2021, 19:54h
En una sociedad cada vez más concienciada con el consumo responsable, el futuro de las empresas se encuentra en un cambio de visión de negocio hacia modelos energéticos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Son muchas las organizaciones que ante este cambio de paradigma ya han priorizado el buen uso de los recursos naturales frente a sus propios beneficios. id:77316

La evolución constante en el mundo empresarial y de los negocios pone su punto de mira en estos momentos en el desarrollo sostenible. Nuevos enfoques de transparencia y responsabilidad medioambiental son exigidos a las corporaciones para posicionarse en un lugar de relevancia dentro de la alta competitividad que existe en el mercado actual. Los usuarios y consumidores cada día prestan más importancia a cuestiones sobre la sostenibilidad de los recursos utilizados en la producción de los objetos y bienes de consumo para llevar a cabo la elección de su compra.

Retos empresariales para ser sostenibles

Los consumidores del siglo XXI son cada día más exigentes, y no solo en cuanto a la calidad de los productos que adquieren, sino ante los procesos productivos que llevan a cabo las empresas desde su origen hasta que llega al punto de venta, es decir, incluyendo los sistemas de transportes utilizados. La sostenibilidad y el respeto por los ecosistemas son puntos clave para que el consumidor deposite su confianza en una compañía y no en otra.

La información al alcance de todos

Los ciudadanos tienen todo el acceso a la información desde que internet pasase a ser un miembro más de la familia en todos los hogares. Las redes sociales se han convertido en auténticas protagonistas y son utilizadas por las empresas como altavoz donde promocionarse y dejar claro su relación con los ecosistemas para producir sus productos.

Sin embargo, todas estas herramientas pueden volverse en su contra sin las compañías ven expuestas prácticas poco éticas, como el abuso de los recursos naturales o la reducción de costes a costa de mayores índices de contaminación. En este sentido, ya no todo vale para maximizar los beneficios y abaratar los costes.

Las empresas del futuro deben centrar sus esfuerzos en conseguir un perfil de negocio que ofrezca valor a largo plazo a los usuarios, y una de las mejores apuestas en estos momentos es la sostenibilidad. La sociedad está cada día más concienciada sobre la terrible crisis medioambiental y climática que vive el planeta y pide a las empresas que se responsabilicen con la parte que les toca en este tema.

La tecnología para la sostenibilidad

La tecnología representa en muchas áreas un gran aliado hacia la sostenibilidad. Por ejemplo, en las últimas décadas, se ha reducido notablemente el uso de papel (y la tala indiscriminada de árboles que implica) gracias a las herramientas de digitalización y gestión documental.

En la actualidad, en relación a la informatización para gestionar los controles internos para cumplir con las normativas de sostenibilidad, han nacido diferentes herramientas, como el software de sostenibilidad de Laragon, para que resulte más fácil recopilar datos de los diferentes canales de información.

Este software ayuda a implementar la estrategia empresarial en relación al desarrollo sostenible, cumpliendo con la normativa nacional y europea de forma segura y eficiente, y simplificando la presentación de la información ESG (siglas en inglés de medioambiental, social y gobierno corporativo).

Consumidores responsables y exigentes

Las empresas en décadas anteriores creían tener todas las respuestas para ofrecer a los consumidores. Calidad a buen precio parecían ser las únicas preocupaciones. Sin embargo, la sociedad está cambiando las preguntas y ahora las empresas tienen que rendir cuentas en cuanto a la sostenibilidad de sus productos, desde el origen de la materia prima hasta la gestión del proceso de fabricación y la distribución logística usada para llegar a los puntos de venta.

El consumidor del siglo XXI no ha bajado sus exigencias en cuanto a calidad y precio, sino que además ha incluido otras variables a tener en cuenta, como los recursos que se han empleado para la fabricación de aquello que compra y cuánto contamina hasta que llega a sus manos.

El proceso productivo debe ser analizado desde el punto de vista del impacto ambiental que puede tener, cómo medirlo y en qué conviene invertir para favorecer la sostenibilidad.

En este sentido, serán las empresas sostenibles que comuniquen a la sociedad sus logros en materia medio ambiental las que conseguirán mejorar su reputación y convertirse en líderes en un mercado que cada vez se preocupa más por problemas como la contaminación de los acuíferos, el exceso de plásticos o el cambio climático.

La sostenibilidad como modelo de gestión empresarial

En este escenario, con una ciudadanía cada vez más preocupada por el medio ambiente, las empresas están en la obligación de contribuir a la sostenibilidad. Al ser actores protagonistas de los problemas que sufre el planeta, deben tomar un papel relevante y ofrecer soluciones a los retos ambientales que se plantean.

Una de las iniciativas es impulsar el uso de materia prima y energía limpia e inagotable como rasgo definitorio dentro de la cultura empresarial. Hacer crecer el negocio es lo que persigue cualquier emprendedor, pero hacerlo mediante el uso de tecnología sostenible, teniendo en cuenta los desafíos climáticos supone una oportunidad para dejar un impacto social positivo a través de su gestión. Sin lugar a dudas, este esfuerzo será muy valorado por la sociedad que tomará a estas empresas como referentes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios