www.economiadehoy.es

La tecnología se reivindica como promotora de nuevos modelos de generación de riqueza en el marco de la era digital y los ODS

La tecnología se reivindica como promotora de nuevos modelos de generación de riqueza en el marco de la era digital y los ODS
Ampliar
jueves 08 de julio de 2021, 19:04h
El Innova Institute de La Salle-URL estudia la incidencia de la tecnología en la respuesta de las empresas a las demandas sociales. id:73820
En las últimas décadas se ha visto cómo la tecnología digital ha tomado un rol determinante en la forma de operar de las empresas e instituciones, convirtiéndose en un promotor de modelos de generación de riqueza y un medio para la búsqueda de los intereses definidos en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Su incorporación permite a las empresas mayor eficiencia, mejor control, nuevos sistemas de comunicación y buenos resultados económicos al aumentar la productividad y el alcance de sus estrategias.

Sin embargo, también se ha podido apreciar que actualmente las empresas, además de los fines económicos, buscan responder a demandas sociales, convirtiéndose en algunos de sus diferenciadores al presentarse en el mercado. Algunos de sus efectos son nuevas formas de inclusión, facilidad en el acceso a la información, control social, redistribución de la riqueza, uso eficiente de los recursos y el desarrollo de habilidades para la comunidad en general. La tecnología se ha convertido en un canal que permite comprender rápidamente estas demandas gracias al análisis de datos y a la incorporación en tiempo real de información pertinente que se deriva de la hiperconectividad y la geolocalización.

Con la masificación de internet, el desarrollo de los dispositivos móviles y el boom de las plataformas, cada individuo se convierte en un elemento activo de la dinámica social, elevando prácticas que son comunes en pequeñas comunidades a un universo digital que superó los límites de tiempo y espacio, uniendo esfuerzos en pro de estos objetivos comunes descritos en los ODS y masificando resultados gracias a la vinculación masiva que la tecnología digital promueve.

Desde el Innova Institute de La Salle-URL se ha llevado a cabo un análisis de algunas de las características de la tecnología digital que promueven la generación de estas iniciativas:

  1. Desarrollo de capacidades en los participantes

A la vez que internet se ha ido desarrollando, también las personas han ido incorporando el conocimiento necesario para utilizarlo. Así, se ha aprendido a interactuar con asistentes virtuales, uno puede conectarse a su banco a través de internet y se realizan pagos a través de dispositivos móviles. Internet acerca servicios y productos a las personas provocando a la vez su capacitación para el uso de la tecnología y facilitando de esta forma sistemas autónomos de aprendizaje para el ciudadano.

La adquisición de capacidades de interacción con máquinas por parte de las personas también ha propiciado nuevos modelos de negocio. Empresas como el portal Wallapop, o cualquier tipo de portal de anuncios clasificados, están basados en el concepto de generativity, en la capacidad de los propios usuarios de crear el contenido y publicar ellos mismos los anuncios. Los administradores de Wallapop podrían estar de vacaciones y el servicio seguirá funcionando y creciendo porque son los propios usuarios los que crean el contenido y contactan entre ellos. Internet y la conectividad favorecen el desarrollo de capacidades de los propios usuarios y amplían la posibilidad de vincular usuarios de diferentes lugares y características, facilitando su acceso a través de diferentes dispositivos y reduciendo las desigualdades.

  1. Complementariedad entre desarrollos tecnológicos

Una de las características que tienen estas nuevas iniciativas es que se apoyan e incorporan rápidamente los desarrollos tecnológicos, potenciando sus beneficios a través de la complementariedad. Empresas como Airbnb permiten que cualquier individuo propietario pueda ofrecer su espacio a través de la plataforma para el hospedaje y uso de turistas sin necesidad de registrarse como unidad hotelera, permitiendo el aprovechamiento de activos hasta ahora subutilizados y permitiendo al oferente nuevas formas de generación de ingresos, lo que impacta positivamente en la reducción de la pobreza, en la promoción del crecimiento económico y en la reducción de las desigualdades.

De forma simultánea, la geolocalización permite que el usuario tenga acceso a información de negocios cercanos como restaurantes, medios de transporte y centros culturales, entre otros, lo que amplía la posibilidad de inclusión en el modelo de negocio de participantes que usualmente son excluidos por las grandes cadenas hoteleras, lo que se puede ver como una forma de redistribuir la riqueza y buscar la equidad.

  1. Inmediatez y aumento de la información

La oportunidad que tienen los usuarios para poder acceder a información de otras experiencias de consumo es infinita. Hoy, el consumidor se vale de valoraciones y experiencias previas antes de tomar una decisión de compra. La inmediatez de la información y el análisis que se da a la misma lleva a las empresas a que desarrollen estrategias centradas en el cliente, que permitan un mejor monitoreo y optimización de actividades para el logro de objetivos. Esto favorece el proceso de producción y consumo responsable y evita excesos por parte de los oferentes.

Del mismo modo, también brinda estadísticas sobre las preferencias y el comportamiento de los usuarios, información que es utilizada por las empresas, los autónomos y el gobierno local. Las alcaldías han logrado obtener información de sectores como el turismo informal, que a través de plataformas como Airbnb recogen datos en tiempo real de las zonas de alta concentración turística, facilitando así el control por parte de los entes correspondientes, permitiendo mayor seguridad y tranquilidad en dichos territorios y fortaleciendo así las instituciones. De igual forma, la optimización incide en el bienestar de las comunidades y una mejor calidad de vida, además de permitir a las instituciones una respuesta oportuna y planeación con base en datos reales.

  1. Desarrollo de nuevas propuestas de valor

La posibilidad de analizar datos de los usuarios permite conocer y desarrollar de forma rápida nuevas propuestas para responder a los intereses de los usuarios. En cualquier caso, analizar estos datos requiere conocimiento, por lo cual se han creado diferentes herramientas, ya sean gratuitas o de pago, que permiten analizar los datos que dejan los clientes. Esto lleva a crear nuevos roles como los desarrolladores, que deben asegurar el análisis de la información, pero también un diseño flexible y agradable para los usuarios, de forma tal que capturen la mayor cantidad de datos de cada experiencia. Esto se ve como un negocio muy lucrativo para las redes sociales, que al analizar la información y los patrones de comportamiento de sus usuarios pueden vender esta información. También se ha visto como una oportunidad para crear iniciativas en sectores como la agricultura. Tal es el caso de Geocampo, que a través de sensores logra mejorar el control de plagas, permitiendo así al agricultor reaccionar de forma eficiente y al territorio crear iniciativas colectivas para proteger a la región de ataques que pueden afectar su producción y, por ende, su economía.

  1. Acceso a recursos subutilizados

La tecnología digital brinda la oportunidad de conocer y optimizar el uso de recursos, así como la implementación de soluciones que aporten al bienestar del planeta. Se ha visto incorporada en iniciativas de economía circular, que pretenden extender el ciclo de la vida de los productos. Este modelo de producción y consumo implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. Esto se ha logrado a través de plataformas que facilitan labores de trueque o alquiler con dicho fin, disminuyendo el consumismo y la generación de desperdicios que generan efectos negativos en el medio ambiente, cambiando el modelo de negocio de compra a acceso.

De igual forma, la interconexión de objetos cotidianos con internet, o Internet de las Cosas (IoT), se convierte en un fuerte aliado para la economía circular, puesto que los objetos conectados pueden constituir la base para la mejora de todo un ciclo. Iniciativas como la supervisión de campos de cultivo para detectar dónde hay un malgasto de agua, facilitan su mantenimiento, previenen posibles averías y alargan el ciclo de vida del producto.

  1. Creación de comunidades

Internet y los desarrollos virtuales han facilitado el contacto y la conexión de personas de todo el mundo con intereses comunes, de forma rápida y sin intermediarios. Actualmente, se han desarrollado nuevos modelos de negocio y nuevas formas de consumo en los que se intercambian servicios y/o bienes a cambio de una compensación pactada entre ambos. La economía colaborativa y la gig economy fomentan la confianza entre los proveedores del servicio y el consumidor. Además, en épocas de crisis, este tipo de economía amplía la posibilidad de emprender. Algunas iniciativas que promueven este efecto son Wallapop (comercio), HelloTalk (conocimiento), coworking (espacio físico), Airbnb (alojamiento), Uber (transporte), Verkami (crowdfunding - financiación) y Zank (crowdlending - financiación), entre otras.

  1. Baja costos de operación

La tecnología ha permitido la aparición de nuevos modelos de negocio que permiten reducir los costos de ciertos componentes de la cadena de valor de un producto o servicio. Por ejemplo, aplicaciones como “Too Good To Go”, en Europa, permiten a los restaurantes vender los productos no consumidos en el día a muy bajo precio. Con ello, se consigue reducir la cantidad de comida que se desecha y los costos operativos derivados de su gestión. En definitiva, un claro ejemplo de inclusión y de optimización del modelo que, además, contribuye a objetivos como hambre cero y la reducción de desigualdades. Por otro lado, las plataformas de eCommerce permiten a cualquier emprendedor vender sus productos de manera online sin la necesidad de incurrir en alquilar locales físicos, reduciendo así el costo de operación y facilitando el desarrollo de emprendimientos más pequeños, que contribuyen a la reducción de la pobreza y al crecimiento económico.

Desde el punto de vista energético, hay compañías que instalan paneles solares en cualquier domicilio con el fin de proveer energía verde a una mayor cantidad de usuarios reduciendo sus costos de explotación y la necesidad de inversión en instalaciones de mayor infraestructura; además, generan un impacto positivo en el ambiente promoviendo nuevas fuentes de energía.

  1. Acceso a nuevas fuentes de financiación

Hace algunos años, cualquier persona que quisiera empezar un proyecto empresarial y no tuviera dinero propio para hacerlo optaba por varias posibilidades: pedir una subvención, solicitar un crédito a su banco o recibir ayuda de sus amigos y familiares. Con la llegada de internet y la conectividad general de un gran número de personas, otras fuentes de financiación han emergido. La más popular es el crowdfunding o micromecenazgo: una red de financiación colectiva, normalmente online, que a través de donaciones económicas o de otro tipo, consigue financiar un determinado proyecto a cambio de recompensas o de participaciones de forma altruista. Los proyectos para los que se utiliza el crowdfunding como fuente de financiación pueden ser muy variados: proyectos musicales o artísticos (conseguir dinero para una película o un corto), campañas políticas, financiación de deudas, creación de escuelas o nacimiento de empresas, entre otros, que inciden en el objetivo de reducir las desigualdades.

  1. Distribución de la riqueza e incorporación de nuevos fines

Se crean oportunidades de acceso a nuevas formas de generar ingresos para comunidades que de otra manera no las tendrían a su alcance, incorporando a usuarios que no buscan vínculos permanentes y que incluso pueden haber sido catalogados como procrastinadores. Esto se ve en iniciativas como Airbnb o Uber que permite a individuos vincularse a cadenas productivas hasta hace pocos años muy cerradas como son las del turismo y el transporte, lo que permite que una parte de los ingresos que generan estos sectores lleguen a comunidades diferentes. Esto favorece la reducción de la pobreza y las desigualdades.

De igual forma se han creado iniciativas que no orientan su modelo en el dinero, como son los bancos de tiempo, en donde la moneda de cambio es el tiempo de servicio en beneficio de otro, permitiendo que la hora de trabajo de un albañil pueda ser intercambiada por la hora de trabajo de un profesor de matemáticas para su hijo o por una hora de orientación jurídica en caso de alguna eventualidad, lo que brinda una alternativa que promueve la equidad. Esto incide en la búsqueda de la igualdad y promueve el trabajo decente.

  1. Control de propuestas por parte de la sociedad

La tecnología también permite realizar ejercicios de control social y auditoría, como se ve en propuestas como Development check, que vincula ciudadanos voluntarios que auditan obras civiles financiadas con recursos públicos en países que han sufrido conflictos sociales y militares como una forma de ejercer un control masificado. Estos ciudadanos comunican alguna situación anómala por la plataforma para que una ONG pueda hacer intervención y procesos de rendición de cuentas en las regiones donde se vean señales de corrupción o malversación de recursos. Esto tiene incidencia en la mejora de la institucionalidad de un país.

Riesgo de la tecnología

Si bien hasta ahora el artículo describe características que bien utilizadas pueden ser fuente de riqueza y aportar al cumplimiento de los ODS, también pueden ser un motor de prácticas de inequidad si se utilizan de forma errónea, como se ve en las críticas que se hacen a empresas como Uber al acusarlo de competencia desleal por ir contra las regulaciones que protegen la inversión que hacen algunos sectores. También las críticas a malas prácticas de explotación laboral al vincular personal como hacen algunas empresas de entrega de paquetes, que pagan por servicio prestado y auditan el proceso mediante un algoritmo que calcula tiempos, frecuencia de servicio y eficiencia de la operación y en relación a sus resultados asigna o no nuevos servicios, siendo claramente una relación laboral disfrazada de modelos alternativos para evadir responsabilidad.

Otro riesgo que se enfrenta es el respaldo a la información y a las denominadas fake news que se ven en redes sociales, al no tener un control o auditoría de los procesos, la seriedad de la propuesta como se ha criticado a algunas iniciativas de criptomonedas, o a los abusos de los prestadores de servicio como se ha visto en algunas iniciativas de créditos en línea o exclusión y racismo en otras.

Reflexión de cierre

En resumen, el Innova Institute de La Salle-URL considera que es evidente que la tecnología digital tiene el potencial de generar nuevos modelos de generación de riqueza y aportar al desarrollo de los ODS. Las características descritas evidencian este potencial y cómo su incorporación en modelos de negocio tradicional y en las relaciones sociales abre un potencial de crecimiento y futuros desarrollos muy amplio para la sociedad moderna. La accesibilidad y portabilidad de esta tecnología permite promover iniciativas que son rápidamente aceptadas por las personas, pero requieren de un control real para evitar abusos que estas mismas características pueden potenciar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios